Namelaka

Para degustar una namelaka cremosa, debemos dejarla reposar varias horas en frío y esperar que se asiente la mezcla y se afiancen los sabores.

¿Has oído hablar alguna vez de la namelaka? Prepárate para aprender la receta de la más ultracremosa pasta de la pastelería mundial. Si no habías escuchado esta palabra, súmala ya a tu lista de postres. Te adelantamos que lo más probable es que no te resistas a prepararla una y otra vez.

La namelaka es una palabra japonesa que significa “ultracremosa”. Creada por un pastelero nipón, la namelaka se ha hecho famosa tras su mención en La Enciclopedia del Chocolate de la École du Chocolat.

La más popular es la namelaka de chocolate, pero hay otros sabores exquisitos con los que se puede combinar: frutos secos y frutas. Aquí, en Mejor con Salud, la namelaka de pistacho es la que triunfa. Contrariamente a lo que se cree, no es una receta reservada para maestros chocolateros o grandes pasteleros. En realidad, es tan sublime como sencilla.

Similar al mousse, ganache o pana cotta, la namelaka no lleva huevos y es menos grasosa. La gelatina que se le añade le da firmeza, sin perder cremosidad. Imagínate unas exquisitas tartaletas rellenas de namelaka de chocolate e higos ¡de muerte lenta! He aquí, pues, dos variantes de esta receta: de pistacho y de chocolate con leche.

Namelaka de pistacho

Ingredientes

  • 80 g de pasta de pistacho
  • 100 g de leche entera
  • 5 g de glucosa
  • 3 g de gelatina en polvo sin sabor, diluida en 15 g de agua
  • 170 g de chocolate blanco
  • 200 g de nata (crema de leche)

pistacho sweetbeetandgreenbean

Preparación

  • Derrite a baño de maría o en el microondas los trozos de chocolate blanco.
  • Vigila que el chocolate no entre tanto en contacto con el calor y que no le caiga agua. (De lo contrario, dañarías la preparación.) Este es un procedimiento relativamente rápido, pero hay que prestar atención.
  • Una vez derretido el chocolate, con ayuda de una espátula une el chocolate con la pasta de pistacho. Consérvala.
  • Coloca en una olla pequeña la leche y lleva a fuego bajo. Cuando esté a punto de ebullición, agrega la gelatina sin sabor y, por último, la glucosa.
  • Añade poco a poco la leche a la crema de chocolate y pistacho. Revuelve suavemente con una espátula.
  • En este paso es necesario una batidora de mano o eléctrica, para comenzar a montar la namelaka. Incorpora poco a poco la nata a la preparación. La nata debe estar fría.
  • Bate enérgicamente. La crema comenzará a espesar.
  • Deja reposar unos minutos para que sea más fácil retirar la espuma que se forma en la superficie.
  • Vierte la namelaka en un recipiente hermético o envuelve con papel film y llévala al refrigerador por 12 horas, para que alcance la consistencia de una crema batida.
  • La namelaka debe conservarse en la nevera. Puedes acompañar crepes, galletas o tortas con esta crema, aunque sola también es adictiva.

 Namelaka de chocolate con leche

chocolate mousse and ingredient

Ingredientes

  • 340 g de chocolate con leche
  • 1 vaina de vainilla
  • 200 g de leche líquida
  • 400 g de nata (crema de leche)
  • 5 g de gelatina sin sabor, disuelta en 20 g de agua
  • 10 g de glucosa

Preparación

  • Corta en trozos pequeños el chocolate con leche (cacao al 45%-55%) y derrite al baño de maría o en el microondas.
  • En una cazuela, agrega la leche y cuando ya esté caliente incorpora la vaina de vainilla.
  • Cuando comience a hervir, retira la vaina y agrega la gelatina diluida. Remueve la mezcla con una paleta. Retira del fuego.
  • Incorpora la glucosa a la leche y, posteriormente, añade esta mezcla al chocolate derretido.
  • Con la batidora de mano o eléctrica, comienza a montar la nata. Luego, incorpórala poco a poco al chocolate, removiendo siempre.
  • Lleva a refrigeración por 10 horas. Conserva en un tarro de vidrio o recipiente hermético.
  • Bau, F., ed. (2013). La Enciclopedia del Chocolate. París: Blume Naturart.
  • Hermé, P. (2007). Le grand livre du chocolat: 380 recettes. Vevey: Mondo.
  • Vierling, E. (2003). Aliments et boissons: fillières et produits. Paris: Doin.