Naranja amarga: Una cura maravillosa para empezar el día

La naranja amarga es rica en vitamina C, antioxidantes y favorece nuestra salud hepática. Procura conseguir naranjas ecológicas para poder utilizar su cáscara sin problemas

Como ya sabes, hay muchos tipos de naranjas. No obstante, la naranja amarga (citrus aurantium) tiene unas propiedades que la hacen única y excepcional para nuestra salud.

Es un cítrico mucho más pequeño, redondeado y con la piel más clara y rugosa. Sus propiedades saciantes y activadoras del metabolismo hacen de la naranja amarga un remedio muy útil para perder peso.

Ahora bien, no solo son adecuadas para facilitar la pérdida de grasa corporal, sino que, además, su múltiples vitaminas y minerales convierten a esta pequeña fruta en una pieza muy útil para varios remedios medicinales.

Por ello, hoy en nuestro espacio queremos explicarte cómo puedes llevar a cabo una sencilla cura a base de naranja amarga.

Beneficios de la naranja amarga para tu salud

Naranja Amarga

La naranja amarga puede tener muchos usos. De hecho, es común elaborar con ella aceites esenciales para cosméticos, perfumes u otro tipo de tratamientos de belleza.

También es un recurso muy útil en nuestra cocina, en especial para elaborar diversos postres. Su sabor amargo le confiere un toque original que combina muy bien con chocolate, o que también podemos aprovechar para disfrutar de la rica mermelada de naranja amarga.

Descubre si es saludable consumir jugo de naranja

Ahora bien, si nos acostumbramos, por ejemplo, a tomar una naranja amarga a lo largo de varios días, conseguiremos todos estos beneficios:

La naranja amarga es un estimulante del metabolismo

La naranja amarga es rica en un tipo de alcaloide llamado sinefrina que nos ayuda a activar el metabolismo. Su pulpa y los componentes naturales que hay en ella son estimuladores termogénicos.

  • Como ya sabes, la aceleración del metabolismo de la grasa va acompañado de un incremento en la quema de calorías, lo que, a su vez, provoca una subida de la temperatura del cuerpo.

 Por lo tanto, la naranja amarga actúa casi de la misma manera que el té verde para ayudarnos a perder peso.

  • Un aspecto que debemos tener en cuenta es que sus propiedades activadoras y termogénicas actúan también como elevadoras de la presión arterial. Por tanto, si padecemos hipertensión es mejor no excederse en el consumo de naranja amarga.

La naranja amarga trata la indigestión

Algo interesante que debemos recordar es que toda fruta o verdura amarga cuida de nuestra salud hepática y digestiva. Son estimulantes y reguladores de los ácidos biliares, y estos nos ayudan a hacer mucho mejor la digestión.

La naranja amarga es muy adecuada para curar los problemas digestivos. No obstante, para llevar a cabo esta cura nos limitaremos a usar sus cortezas para hacer infusiones medicinales.  ¡Nunca falla!

La naranja amarga refuerza nuestro sistema inmunológico

Hay muchos especialistas que nos indican que para disponer de un sistema inmunológico sano y fuerte es necesario cuidar de nuestro hígado.

  • Cuando el hígado enferma no depuramos toxinas, la sangre se llena de elementos nocivos y dejamos de sintetizar muchas hormonas y vitaminas esenciales para nuestra salud.
  • La naranja amarga estimula las funciones hepáticas, nos aporta múltiples antioxidantes y vitamina C. Todo ello se traduce en una mejor salud inmune y más defensas para luchar contra virus, bacterias e infecciones.

Conoce cómo perder peso con la dieta del limón

Cómo llevar a cabo mi cura de naranja amarga

te de naranja amarga

Tienes varias opciones para llevar a cabo tu cura con naranja amarga para perder peso, mejorar tu digestiones o fortalecer tu sistema inmunológico.

Puedes, si lo deseas, consumir mermelada de naranja amarga. No obstante, toda mermelada incluye, lo queramos o no, algún endulzante que le resta beneficios.

Te invitamos a descubrir todas las propiedades de la canela

Por otro lado, tienes la opción de consumir naranja amarga natural pero, en este caso, nos encontramos con otros problemas: tiene mucha pulpa, se hace algo incómoda a la hora de tragar y el sabor no es muy agradable.

Así pues, cada uno de nosotros deberemos encontrar el modo en que mejor nos siente a la hora de consumirla. Por nuestra parte, te recomendamos una infusión: es digestiva y aprovechamos una de sus partes más beneficiosas: la cáscara.

Toma nota de cómo llevar a cabo esta infusión de naranja amarga.

Ingredientes

  • La corteza de 1 naranja amarga
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • 1 ramita de canela
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • Lo primero que vamos a hacer es lavar bien la cáscara de la naranja, para después, cortarla en tiritas.
  • Seguidamente ponemos ya a calentar en un cazo ese vaso de agua y añadimos en la ramita de canela, la piel de la naranja amarga y la cucharada de miel.
  • Permite que infusione todo durante 20 minutos, para luego permitir que repose otros 10.

Lo beberemos tibio y en ayunas. Es una bebida que sienta muy bien, que acelerará nuestro metabolismo gracias a la combinación de la naranja y la canela y que, además, elevará nuestras defensas.

¡Y está deliciosa!