Náuseas matutinas: ¿por qué aparecen y cómo evitarlas?

Carmen Martín · 30 mayo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 29 mayo, 2020
Para evitar las náuseas matutinas es muy importarle prestarle atención a la alimentación y evitar alimentos irritantes, como el picante o la cafeína. ¿Por qué se produce este síntoma? En este espacio lo detallamos.

Las náuseas matutinas, como su propio nombre indica, consisten en esa sensación de ganas de vomitar que aparece durante las primeras horas del día. Lo cierto es que son uno de los síntomas más frecuentes al principio del embarazo.

Tanto es así que se estima que entre un 50 y un 70 % de las mujeres embarazadas las padecen. No obstante, el embarazo no es la única causa de este síntoma tan molesto. Muchas enfermedades o malos hábitos también están relacionados con ellas.

Las náuseas matutinas pueden ser muy difíciles de gestionar. Por ello, en este artículo te explicamos por qué aparecen y ciertas medidas para evitarlas o poder sobrellevarlas de la mejor manera posible.

¿Qué causa las náuseas matutinas?

Como ya hemos mencionado, la principal causa de las náuseas matutinas es el embarazo. Tienden a ser protagonistas durante el primer trimestre, y la gran mayoría de casos desaparecen por completo al segundo trimestre de la gestación.

Se cree que, en este caso, la causa de dichas náuseas es una hormona que se produce en la placenta. Es la llamada gonadotropina coriónica humana (hCG), que permite que se desarrolle el embarazo.

Sin embargo, se ha visto que hay otros factores, como el estrés, el cansancio o los niveles bajos de azúcar en sangre, que influyen de manera notoria. En el embarazo, las náuseas matutinas se suelen acompañar de vómitos.

Lo cierto es que este síntoma en la gestación es bastante impredecible. Parece que haber tenido náuseas en un embarazo anterior o tener una gestación múltiple es un factor de riesgo para desarrollarlas.

En algunas mujeres, las náuseas y los vómitos pueden ser demasiado abundantes o frecuentes. Cuando esto ocurre, puede producirse una patología llamada hiperémesis gravídica. Consiste en que la mujer embarazada sufre deshidratación y pérdida de peso importante, por lo que pone en riesgo la gestación.

¿Qué causa las náuseas matutinas?
Las náuseas matutinas tienden a ser frecuentes durante el primer trimestre de embarazo.

Podría gustarte: El cáncer y el embarazo

Otras posibles causas

Hay que tener en cuenta que las náuseas matutinas son un síntoma bastante inespecífico que puede aparecer en muchas otras circunstancias aparte del embarazo. Por ejemplo, en cualquier infección gastrointestinal.

De hecho, el hábito alimenticio que se siga por la noche o de madrugada es determinante. Una mala digestión o tomar alimentos con cafeína o estimulantes pueden ser los detonantes de este problema.

Del mismo modo, otras enfermedades como la diabetes o la enfermedad inflamatoria pélvica se han relacionado con las náuseas matutinas. También debemos destacar que el estrés y la ansiedad son unos de los factores de riesgo más importantes.

Por último, las náuseas y los vómitos a cualquier hora, incluida la mañana, pueden ser un efecto secundario de un tratamiento médico. Como bien sabemos, los tratamientos quimioterápicos y muchos otros medicamentos las producen.

¿Qué causa las náuseas matutinas?
Las náuseas también pueden aparecer como consecuencia de una infección intestinal o digestiones pesadas.

Quizá te interese: Lupus y embarazo

¿Cómo se pueden solucionar las náuseas matutinas?

Hay mujeres a las que les cuesta mucho sobrellevar las náuseas matutinas. Lo mismo puede sucederle a las personas que las padecen por algo diferente al embarazo. Por eso, es muy importante seguir ciertas recomendaciones que pueden disminuirlas o aliviarlas.

En primer lugar, hay que prestarle especial atención a la alimentación. Se recomienda realizar cinco comidas más pequeñas a lo largo del día y evitar las cenas pesadas. Hay que reducir el consumo de alimentos picantes y grasosos, al igual que la cafeína y el alcohol.

Además, este síntoma está influido por los olores y sabores. Es esencial evitar todos aquellos que resulten desagradables o que puedan detonarlas. Incluso, puede ser un acto tan sencillo como lavarse los dientes, por lo que hay que ser delicados y mentalizarse.

A algunas personas les funciona emplear mecanismos de relajación y técnicas de respiración para evitar el vómito. Aún así, si el síntoma se vuelve persistente, o si se acompaña de vómitos, lo mejor es mantener una óptima hidratación y consultar al médico. El profesional, tras una evaluación, determinará si son necesarios otros tratamientos.

  • Flaxman SM, Sherman PW. Morning sickness: a mechanism for protecting mother and embryo. Q Rev Biol. 2000;75(2):113‐148. doi:10.1086/393377
  • Lee NM, Saha S. Nausea and vomiting of pregnancy. Gastroenterol Clin North Am. 2011;40(2):309‐vii. doi:10.1016/j.gtc.2011.03.009
  • Bustos M, Venkataramanan R, Caritis S. Nausea and vomiting of pregnancy - What's new?. Auton Neurosci. 2017;202:62‐72. doi:10.1016/j.autneu.2016.05.002
  • Maltepe C. Surviving morning sickness successfully: from patient's perception to rational management. J Popul Ther Clin Pharmacol. 2014;21(3):e555‐e564.