Necesitas tiempo para ti: 5 dimensiones psicológicas que te lo demuestran

Valeria Sabater·
17 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
24 Diciembre, 2018
Aunque sabes que necesitas tiempo para ti, a veces le restas importancia o, incluso, lo olvidas. Te presentamos 5 aspectos que justo hablan de esta cuestión.
 

Necesitas tiempo para ti, pero a menudo se lo dedicas a quienes te rodean o lo inviertes en actividades que intensifican aún más tu sensación de desgaste y ansiedad.

Ante esta situación, saber descansar de modo adecuado resulta, sin duda, fundamental si queremos gozar de una buena salud. No obstante, es frecuente que en ocasiones estos aspectos nos pasen desapercibidos o que nos dejemos llevar por el ritmo que otros nos marcan.

Pero disponer de un lapso para uno mismo no es sinónimo de vacaciones o de momentos de ocio para olvidar el estrés. Este tipo de inversión implica, en primer lugar, aprender a desconectar y establecer una unión delicada y auténtica con las propias necesidades.

En otras palabras, consiste en apagar el ruido mental y atender a lo que de verdad sentimos. Esta es la forma de tomar decisiones relevantes en la vida. ¿Lo aplicas?

Para comprobarlo te animamos a fijarte en algunas posibles pistas. ¡No te las pierdas!

Necesitas tiempo para ti: 5 pistas a tener en cuenta

Algo que suele ocurrir es que, cuando llegan las épocas vacacionales, somos unos cuantos los que preparamos viajes, encuentros y escapadas pensando que nos van a sentar fenomenal. Sin embargo, esta supuesta ‘regla de tres’ no siempre se cumple.

Salir de la rutina a veces intensifica el estrés: desplazamientos, maletas, reuniones familiares, programar cada evento con la idea de ‘aprovechar el tiempo’…

Además, un aspecto esencial es que ese espacio para ti, que te ayudaría a encontrarte mejor en un momento dado, lo compartes con otras personas como pareja, hijos, padres o amigos. Pero, lo creamos o no, esos pequeños períodos de soledad cotidianos resultan de lo más saludable.

 

Algo tan sencillo como dedicarnos un rato cada día a nosotros mismos actúa como la más potente de las vitaminas. Veamos ahora qué dimensiones psicológicas nos señalan que quizás hemos de pararnos un instante a reflexionar sobre esto.

Sigue leyendo: La soledad buscada es placentera

mujer-rota

1. El mal humor y la apatía

Tal vez hayamos pasado por esas etapas en que cualquier detalle nos molesta o en las que perdemos el ánimo o el interés por casi todo. Acaso se trate solo de rachas o días puntuales, pero el problema adquiere otras connotaciones cuando esta sensación se alarga hasta cronificarse.

Esto es así cuando, por ejemplo, nos levantamos con desgana o pensando que vamos a contracorriente y que las prioridades de los otros no encajan con las nuestras. Todo ello conforma un conjunto de pinceladas que al final nos provoca un constante malestar.

Así, cuando el mal humor es casi como ese aliento vital del que no podemos despegarnos es que algo ocurre en el propio interior.

2. La impresión de no tener tiempo para nada

El fenómeno del ‘tiempo perdido’ es un síntoma común asociado a la ansiedad. Se trata de esa sensación en la que percibimos que no llegamos a todo o que nos faltan las fuerzas.

 

Además, las dificultades de concentración y para organizar tareas y horarios también son habituales en estos casos.

Descubre: Razones de estar cansado todo el tiempo

3. El fracaso autopercibido

Hagamos lo que hagamos, todo va a salir mal. Asimismo, es probable que ese deterioro de la autoconfianza tenga que ver con un locus de control externo. Es decir, sentimos que, aunque nos esforcemos, nada depende de nosotros.

Es una experiencia compleja que expresa la frustración que estamos viviendo. Ahora bien, si nos prestarnos más atención, estaremos en unas condiciones más óptimas para recuperar el equilibrio.

4. No sentirnos valorados

Lo señalábamos en los párrafos anteriores. El mundo va a contracorriente y parece que quienes nos rodean se priorizan en exceso a sí mismos, dando por sentado que estaremos siempre a su disposición. Que cuando necesitan respirar, les damos aire; que cuando quieren andar, colocamos el suelo bajos sus pies.

Ante esta clase de emociones, la solución se basa sobre todo en reaccionar y poner límites. Porque el no sentirnos valorados merma la propia autoestima y afecta de forma directa a nuestro estado de ánimo.

mujer colgando porque necesitas tiempo para ti
 

5. Síntomas psicosomáticos

El cuerpo también responde cuando no nos dedicamos tiempo. Así, la ausencia de paréntesis para pensar, relajarnos o iniciar una charla interna para descubrir las propias prioridades puede relacionarse con señales como:

Cómo empezar a dedicarte tiempo para ti

La clave no es darse unas vacaciones o esperar al viernes para ‘ser persona’. El mejor momento es ahora.

  • El tiempo para ti es invertir en salud. Es una necesidad básica como comer o dormir.
  • Consiste en establecer un rato cada día para estar ‘en exclusiva’ con uno mismo.
  • Hay quien medita, hace yoga o quien simplemente se sienta ante una ventana y deja escapar un largo suspiro en profunda calma.
  • Ese espacio para ti es una oportunidad para cuidarte y pensar qué quieres y qué no deseas en la vida.

Poco a poco, al entender qué prefieres, irás apostando por unas alternativas u otras. Porque para ser feliz es preciso tomar decisiones y avanzar sin miedos. Está en tus manos conseguirlo.

 
  • Glise, K., Ahlborg, G., Jr, & Jonsdottir, I. H. (2014). Prevalence and course of somatic symptoms in patients with stress-related exhaustion: does sex or age matter. BMC Psychiatry14, 118. https://doi.org/10.1186/1471-244X-14-118
  • Wang, S., Zhao, Y., Zhang, L., Wang, X., Wang, X., Cheng, B., Luo, K., & Gong, Q. (2019). Stress and the brain: Perceived stress mediates the impact of the superior frontal gyrus spontaneous activity on depressive symptoms in late adolescence. Human Brain Mapping40(17), 4982–4993. https://doi.org/10.1002/hbm.24752
  • Wiegner, L., Hange, D., Björkelund, C., & Ahlborg, G., Jr (2015). Prevalence of perceived stress and associations to symptoms of exhaustion, depression and anxiety in a working age population seeking primary care--an observational study. BMC Family Practice16, 38. https://doi.org/10.1186/s12875-015-0252-7