Neuralgia postherpética: síntomas y causas

26 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
La neuralgia postherpética es una consecuencia de la infección por el virus del herpes zóster. Se trata de una patología muy dolorosa. En este artículo te contamos cómo se origina y las opciones para su tratamiento.

La neuralgia postherpética es la complicación más frecuente del herpes zóster. Esta infección vírica relativamente habitual en la población general no siempre evoluciona con esta consecuencia, pero, cuando lo hace, genera un gran problema.

Lo que sucede habitualmente es que una persona se contagia con el virus del herpes zóster o varicela. Esta infección puede pasar desapercibida, puede manifestarse con los síntomas de la varicela –sobre todo en niños- o expresarse con lo que se conoce como ‘culebrilla.

La culebrilla es la primera infección de herpes zóster en un organismo. Aparecen lesiones como pequeñas ampollas en la piel siguiendo el trayecto del nervio donde se aloja el virus. Las localizaciones más frecuentes son el nervio oftálmico, el nervio trigémino en el rostro y algunos nervios intercostales en el tórax.

Estas ampollas se acompañan de un dolor intenso, como una quemazón. Después de un mes, aproximadamente, las lesiones cutáneas desaparecen y poco a poco el dolor de esta primera infección cede.

El problema de fondo es que el virus sigue alojado en el nervio, aunque no se manifieste. Tiempo después, algunas personas experimentan un dolor muy fuerte en la misma región donde tuvieron la primera infección, pero esta vez sin lesiones cutáneas. Esa es la neuralgia postherpética.

Tienen más posibilidades de padecerla aquellas personas de mayor edad, sobre todo por encima de los sesenta años. Si bien no hay un tratamiento curativo, se pueden tomar medidas para aliviar los síntomas.

Causas de la neuralgia postherpética

El origen de la neuralgia postherpética es claro: se trata del virus herpes zóster. La característica principal de este microorganismo es que permanece alojado en los nervios del ser humano para toda la vida, aunque no se manifieste con síntomas.

Cuando la persona que posee el virus en su interior envejece o su sistema inmunitario disminuye la actividad, entonces se reactiva. La reactivación puede expresarse como neuralgia postherpética, es decir, dolor intenso en el nervio afectado.

El dolor es muy intenso y con sensación de quemazón porque el nervio infectado está dañado. El virus provoca destrucción de algunas fibras nerviosas que transmiten información. Con las fibras destruidas, la información nerviosa es confusa para el cerebro, que la interpreta como dolor.

Más allá de la causa principal de la enfermedad, hay factores de riesgo que hacen más probable su aparición. Estos son:

  • Edad: por encima de los sesenta años aumenta la frecuencia.
  • Características de la infección inicial: si la primera aparición del herpes zóster fue intensa, hay más riesgo de neuralgia posterior.
  • Enfermedades crónicas: las personas con diabetes, por ejemplo, corren más riesgo.
  • Ubicación: el rostro y, particularmente, la zona oftálmica son más dolorosos.
Herpes en los labios
El virus del herpes es el origen y causa de la neuralgia postherpética

Sigue descubriendo: La varicela en los adultos

Síntomas de la enfermedad

El síntoma de la neuralgia postherpética es el dolor. Aparece en una zona determinada que se corresponde con el nervio infectado. Normalmente, es una zona que meses o años antes estuvo afectada por las ampollas de la primera infección.

Si se deja evolucionar solo, en la mayoría de los casos el dolor duraría seis meses. Pero en algunas personas, sin tratamiento, puede volverse un dolor indefinido. Hay casos que pueden considerarse como dolor invalidante.

Podríamos decir que los tres síntomas básicos de la enfermedad son:

  • Dolor: intenso, quemante, con un recorrido particular y fácilmente identificable por el paciente; con una persistencia de meses.
  • Sensibilidad: en la zona afectada, hasta el contacto con la ropa estimula y gatilla el dolor.
  • Picazón: el nervio afectado envía señales confusas al cerebro, que son interpretadas como una picazón en el territorio afectado.
Dolor de oído

Sigue descubriendo: Neuralgia del trigémino

Tratamiento de la neuralgia postherpética

La enfermedad no tiene cura. El virus permanecerá alojado en el nervio toda la vida de la persona que lo posee. Sin embargo, sí existen alternativas terapéuticas para el tratamiento del dolor y la mejora en la calidad de vida.

El primer escalón del tratamiento son los antiinflamatorios comunes no esteroideos. Aunque en muchos países son de venta libre, deberían ser prescriptos por un profesional, debido a sus posibles efectos adversos. Los antiinflamatorios más utilizados para la neuralgia postherpética son el ibuprofeno y el naproxeno. Pero las personas con hipertensión arterial, gastritis o anticoagulados no pueden tomarlos libremente sin supervisión.

El segundo escalón de tratamiento son otros analgésicos. El más simple es el paracetamol, aunque la intensidad del dolor puede llevar hasta el uso de narcóticos. En este caso, obviamente, solo con prescripción médica.

Se está experimentando con la toxina botulínica, buscando alternativas de tratamiento. La primera referencia a la utilización de este tratamiento es relativamente reciente, del año 2002. Se requieren más estudios, pero es prometedora la expectativa. Los otros dos medicamentos que no son específicamente analgésicos, pero de los que se ha probado su eficacia son los anticonvulsivos y los antidepresivos tricíclicos.

Como enfermedad de abordaje complejo, necesita sí o sí la intervención profesional. Si padeces un dolor sospechoso de neuralgia postherpética es fundamental la consulta médica. El equipo de salud sabrá guiarte con las medidas de alivio y con el tipo de medicamentos que puedes consumir.

  • Rodríguez, María José Mena. "Herpes zoster y su principal complicación: Neuralgia postherpética." Revista Médica de Costa Rica y Centroamérica 69.600 (2012): 9-13.
  • Whitley RJ. Chickenpox and herpes zoster (varicella-zoster virus). In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases, Updated Edition. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 139.
  • Redondo Fernández, M., J. Costillo Rodríguez, and M. Jiménez Rodríguez. "Abordaje de la neuralgia postherpética en Atención Primaria: situación actual del tratamiento farmacológico." Medicina de Familia-SEMERGEN 33.2 (2007): 80-85.