Ni gluten ni lactosa: la dieta de moda

Romper con los paradigmas dietéticos para perder peso es posible gracias a las dietas innovadoras que se presentan en la actualidad.

En estos tiempos donde la imagen física se ha vuelto determinante en la vida de mujeres y hombres, el auge de diferentes estilos de alimentación no ha parado. Parece un torrente de propuestas sin fin. Entre ellas, la dieta de moda es comer sin gluten y lactosa.

Puede que este novedoso plan forme parte de la rutina de quienes se han propuesto eliminar los kilos de más. Un factor que se deslinda de lo habitual, ya que no solo la siguen quienes sufren de celiaquía o de intolerancia a la lactosa, sino personas muy preocupadas por la apariencia de su cuerpo.

Comer sin gluten ni lactosa dejó de ser una prescripción de dietoterapia, con la cual se busca incluir y excluir alimentos para tratar un trastorno o enfermedad para mejorar el estado de salud. Es una dieta de moda que va contra todos los paradigmas.

¿Qué es la lactosa y el gluten?

Los definiremos de manera muy práctica, para que lo puedas entender con facilidad. En cuanto a la lactosa, nos referimos al azúcar de la leche. Es decir que un individuo sufre de intolerancia a la lactosa cuando ha perdido la enzima que se encarga de digerirla: lactasa.

Gluten.

Cuando esto ocurre se pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Vómitos
  • Náuseas
  • Diarrea
  • Dolor e hinchazón abdominal (más pronunciados en algunas personas que en otras).

Ahora bien, el gluten es una proteína que se encuentran en el trigo, cebada, avena, centeno y todos sus derivados. Por lo tanto, los síntomas de la intolerancia al gluten son muy parecidos al caso anterior.

La diferencia radica en que gradualmente deteriora las vellosidades del intestino, las cuales se encargan de absorber los alimentos. Si es el caso, hay que eliminarlo de la dieta con premura. En ese sentido, los individuos que padezcan estos trastornos deben investigar cuáles son los productos que contienen esos componentes.

¿Cuándo podemos hablar de intolerancia al gluten y a la lactosa?

Para aquellas personas que desean integrar en su vida más que una dieta de moda, y para quienes no puedan ingerir estos elementos debido a que su salud se ve comprometida, es necesario aclarar qué implica sufrir de estos trastornos.

Nuestra intención es que logres identificar lo que ocurre en tu cuerpo para que así puedas definir y entender lo que realmente le sucede a tu organismo.

Sustituir la leche con lactosa.

En ambos casos las reacciones ocurren en el intestino delgado, uno de los órganos más importantes en el proceso digestivo. En cuanto a la lactosa, todo el sistema gastrointestinal sufre cuando hay deficiencia de la enzima lactasa.

Por otro lado, con el gluten sucede algo más que una intolerancia. Se trata de una alergia que conlleva una reacción en el sistema inmunitario. En este trastorno la proteína no se puede enviar al torrente sanguíneo ni a las células. Por eso se deterioran las microvellosidades del intestino delgado.

Te interesa leer: ¿Las dietas proteinadas son beneficiosas o perjudiciales?

¿Es realmente peligroso seguir esta dieta de moda?

Regirse bajo las restricciones de esta dieta de moda, sin ser intolerante o la lactosa o celiaco, no es peligroso, debido a que estos nutrientes no son indispensables para el organismo.

Sin embargo, la eliminación injustificada de la lactosa en la dieta diaria pudiera ocasionar que en el futuro sea mucho más difícil digerirla.

Por otro lado, puede que seguir este plan alimentario sin gluten ni lactosa ocasione una pérdida considerable de peso. Esto no se debe a los efectos de sus componentes. Se trata de una alimentación más sana ya que se eliminaron las harinas y el azúcar.

Cereales con leche.

En contra de una dieta generalizada

Gabriel Oliveira, endocrinólogo que dirige la Sociedad Andaluza de Nutrición Clínica y Dietética (Sancyd), afirmó para el diario La Opinión de Málaga que comer sin gluten ni lactosa es una decisión por la que solo deben optar quienes se ven afectados por estos nutrientes.

Señaló que esta es una dieta de moda que no tiene ningún sentido.  Explicó que los lácteos tienen numerosos beneficios y que deben formar parte de una dieta equilibrada, al igual que el gluten. Define esta tendencia como “una práctica cara que forma parte de un gran negocio mundial”.

Debes leer: La intolerancia a la lactosa, una lucha contra la propia genética

Explicado esto, es indispensable que tomes conciencia sobre la importancia de cuidar tu salud. Si bien quedó claro que no correrás peligro si eliminas los alimentos libres de lactosa y gluten, es recomendable que recurras, más que a una dieta de moda, a una alimentación equilibrada y saludable.

No tomes decisiones apresuradas. Asiste a un especialista, él te indicará qué alimentos se adaptan a tus características si eres celiaco, intolerante a la lactosa o si simplemente quieres bajar de peso. No te dejes guiar por una dieta de moda.