Niños desobedientes: ¿qué podemos hacer en esta situación?

¿Te preocupa el comportamiento de tu hijo? Si tu pequeño ignora tus órdenes, es momento que actúes para solucionar el problema. La desobediencia puede corregirse con comunicación y estrategias adecuadas. Educa a tu hijo y logra una buena relación entre vosotros.

Los niños desobedientes pueden ser un dolor de cabeza para los padres. La infancia del niño es uno de los momentos más felices y más desafiantes para todo padre. Pues son muchas las etapas, retos y cambios que deben enfrentar juntos, manteniendo el respeto, la confianza y la comunicación padre e hijo.

Ahora, en el caso de niños desobedientes las complicaciones pueden ser aún mayores. Sus actitudes son más complicadas de manejar y se requiere de mucha paciencia y disposición para poder corregirlas eficazmente.

¿Cómo son los niños desobedientes?

Para identificar cómo es un niño desobediente, debes estar atento a su comportamiento. Por ejemplo, si comienza a ignorar tus órdenes, lo más probable es que esté atravesando una fase de su vida en la que quiere medir hasta dónde es capaz de llegar para conseguir lo que quiere.

Este punto los lleva a tomar decisiones en las que solo quieren llevar la contraria. Situación que se produce, en muchos casos, cuando el niño es criado en un ambiente autoritario. Normalmente, se cansa de siempre seguir órdenes y comienza a sublevarse ante sus padres o cualquiera que le indique algo.

Niña desobediente.

Esto los irrita fácilmente y los motiva a generar una estrecha relación entre la desobediencia y la rebeldía infantil con tal de mostrarse como una figura de poder que también quiere ser escuchado. Los niños rebeldes suelen tener actitudes no comunes que te permiten identificar cuando está siendo malcriado y poder atacarlo a tiempo.

Ignora tus ordenes

El incumplimiento de los deberes es un síntoma claro en los niños desobedientes. En este caso busca ejercer una pequeña figura de poder capaz de romper con las reglas que debe cumplir. Que un niño no obedezca puede ser consecuencia de múltiples factores. Por ejemplo, conflictos entre los padres, trastornos de sueño, divorcio, dificultades en habilidades sociales, hiperactividad, etc.

Sin embargo, es importante reconocer a quién desobedece el niño. Muchas veces esto es un indicador para saber por qué el niño está desobedeciendo y de esta manera, atacar el problema eficazmente.

Leer también: 7 comportamientos tóxicos de los que no son conscientes los padres

No cumple con sus deberes

Existe la posibilidad de que como padre seas excesivamente condescendiente. Quizá con la intención de hacerte amigo de tu hijo para generar mayor confianza entre ustedes. Esto suele producir un hecho contraproducente y hace que tu hijo pierda el respeto hacia a ti y empiece a no cumplir con sus deberes.

Niño que no hace los deberes.

Tu hijo debe ver en ti una figura de autoridad a quien debe respetar siempre y cuando tus órdenes sean para bien. Por más buena relación que tengan, debes hacer que cumpla con sus deberes en el colegio y en el hogar. Todo esto sin dejar a un lado los valores que se le inculcan y le fomentas día a día.

Te miente

Mentir es una actitud bastante común en los niños. No obstante, debes atacarla a tiempo ya que puede ir desde lo más pequeño a lo más grande y generar problemas a futuro. En este punto es  relevante que hables con tu hijo, ya que a esa edad se van creando rasgos en la personalidad del niño y que, probablemente, se van a mantener hasta su juventud y que pueden generarle problemas más adelante.

Te interesa leer: ¿Es posible cambiar determinados rasgos de personalidad?

¿Qué podemos hacer para corregir a un niño desobediente?

Identificar cuáles son los comportamientos más comunes en un niño desobediente es sumamente importante para corregirlo a tiempo. No obstante, te daremos unos consejos para corregir la desobediencia de cualquier niño.

Inscribirlo en actividades deportivas o artísticas

Muchas veces tu hijo contiene en su cuerpo mucha adrenalina y tensión debido a la monotonía de permanecer siempre bajo reglas. Su manera de manifestarlo es siendo un niño desobediente. Por lo tanto, inscribirlo en actividades deportivas o artisticas que le llamen la atención no solo ayuda a liberar todo el estrés que puedan llegar a acumular, sino tambien le crea habitos y disciplina.

Quitarle privilegios cuando te desobedezca

Quitarle privilegios cuando se comporte como un niño desobediente, te ayudará a corregir sus conductas inadecuadas.

Quitar los privilegios a los niños desobedientes.

Privarlo de cosas que le gusta o lo entretienen puede ser efectivo al momento de mejorar su comportamiento. Pero no lo castigues sin explicación alguna. Habla con él y hazle entender que todo acto tiene sus consecuencias. De pensar muy bien las cosas antes de hacerlas, pues esto lo ayudará toda su vida.

Comunicarle cómo te hace sentir su desobediencia

Regañar va mucho más allá de castigar al niño o prohibirle que haga algo que le gusta. Regañar es decirle cómo te hace sentir su actitud y explicarle en que perjudica el no ser obediente en cada etapa de su vida. Es importante también hacer diferencia entre obediencia y sumisión. Enseñarle que seguir las normas es importante para mantener buenas relaciones personales, familiares y sociales.

El hacerle saber al niño desobediente que su comportamiento te afecta y que te preocupa, produce un mayor vínculo familiar. El niño entiende por sí solo que sus actitudes afectan a un ser querido y automáticamente las reprime por instinto de protección.

Conclusión

Los niños desobedientes son más comunes de lo que crees, así que no te alarmes. Además, no es complicado corregir este problema. Siguiendo algunos consejos, conociendo día a día a tu hijo, escuchándolo y hablando con él, podrás solventar la desobediencia y cualquier otro inconveniente que se te presente.

Como padre, ante estas situaciones, debes mantener la calma y no tomar acciones por impulsos. Si bien sabemos que suele ser frustrante la desobediencia de los hijos, lo mejor es afrontar este tipo de problemas con una buena comunicación y estrategias favorables para ambos.