¿Por qué algunos niños piden agua antes de ir a dormir?

Mas allá de la manipulación o falta de afecto, algunos niños piden agua antes de ir a dormir porque quieren asegurarse de que estás allí, listo para protegerlos y que pueden contar contigo como padre o madre.

¿Por qué algunos niños piden agua antes de ir a dormir? Al leer esta pregunta seguramente habrás recordado alguna escena parecida con tus pequeños.

Los arropas, les das un beso de buenas noches, apagas las luces y cierras la puerta; pero después de unos minutos, uno de ellos te pide un poco de agua. Esta conducta es común en algunas familias.

En los medios existen distintas opiniones sobre las razones que motivan a los niños a pedir agua antes de dormir. Entre ellos figuran el capricho, manipulación, necesidad de tiempo y afecto.

También se piensa que puede ser la solicitud de presencia paternal o a veces simplemente sed. A continuación examinaremos brevemente dichos argumentos.

Descubre: Las causas del insomnio infantil

Capricho y manipulación

Niño enfadado porque no consigue lo que quiere.

Algunos padres opinan que los niños piden agua antes de ir a dormir porque es una manera de ver qué tanto control tienen sobre sus padres.

Es cierto que algunos niños se hacen caprichosos por la manera en cómo los padres educan y satisfacen las necesidades y deseos de sus hijos. No obstante, para un niño, querer manipular a sus padres a través de un vaso de agua es un acto muy complejo y difícil de planear.

Por tal razón, los niños no son capaces de pedir agua antes de ir a dormir teniendo en mente esa búsqueda de manipulación o simple capricho.

Quieren pasar más tiempo contigo

En el caso de otros padres, ellos creen que si los niños piden agua antes de ir a dormir es porque no pasan suficiente tiempo con sus pequeños. En particular si la pareja trabaja y se siente un poco culpable por descuidar a sus hijos.

Sin embargo, este comportamiento en los niños también sucede en familias cuyos padres destinan tiempo en cantidad y calidad a sus hijos.

Por otra parte, pensemos en el tiempo que los pequeños tardan en beber agua. Si acaso, este acto toma menos de un minuto; es muy breve como para que los niños interactúen con sus padres.

Esto indica que, la razón por la que algunos niños piden agua antes de ir a dormir no es pasar más tiempo con sus padres, sino que va más allá.

Es importante: Los increíbles beneficios de pasar más tiempo en casa

Realmente tienen sed

Beber agua y estar hidratado es fundamental para el buen desarrollo de los niños. En algunas ocasiones quizás los niños no beban el agua suficiente y tengan sed por la noche. De hecho, no es nada malo que el niño pida agua.

No obstante, es necesario que los padres observen la ingesta diaria de líquido en sus hijos. Si el pedido se repite en varias ocasiones, o si notas que tu hijo bebe agua en abundancia, pudiera ser un síntoma de diabetes infantil. En tal caso, debes consultar con un especialista para evitar cualquier problema de salud o complicación.

Los niños piden agua antes de ir a dormir para saber que estás allí

Vínculos entre padres e hijos.

Como hemos visto, algunas de las razones por las que los padres piensan que sus hijos les piden agua antes de ir a la cama no resultan ser muy lógicas del todo.

Y es que pensamos como adultos, no como niños. Los pequeños tienen una manera distinta de comprender lo que les rodea y al mundo, incluso la relación con sus padres.

Antes que nada, debemos recordar que los niños dependen totalmente de sus padres. En ellos encuentran el refugio y protección que necesitan para sentirse seguros. De hecho, un aspecto vital para el desarrollo de los niños es sentirse protegido.

Por esa razón, los niños a veces precisan comprobar que cuentan con sus padres de manera incondicional. Ellos quieren “asegurarse” de que estás allí con ellos, si es que algo llegara a suceder en la noche. Y una manera de hacerlo es, pedir agua antes de dormir.

Qué puedes hacer al respecto

No te desesperes

Recuerda, el objetivo de tu pequeño es confirmar que estás allí para él. Como adultos, tal vez pensemos que, al ser nuestros hijos, ellos confiarán en nosotros en automático, pero no es así.

La paternidad no es tan sencilla como programar a un robot para que los hijos no duden de nosotros. Como padres, tenemos que hacerlos sentir seguros y consolarlos siempre que sea saludable hacerlo.

Así que guarda este consejo en mente y verás que te ayudará a guardar la calma cuando sientas que estás perdiendo la paciencia. El amor debe ser el móvil en su crianza y ellos lo necesitan.

Pasa tiempo con tus hijos

Pasar una hora al día con tus hijos, al menos, ayudará a que los niños perciban tu cariño e interés. Además, durante la noche puedes hacer ciertas actividades con ellos como leer un cuento.

También puedes hacer ejercicios de respiración con tus pequeños para que puedan relajarse y descansar apropiadamente. Esto contribuirá a que dejen de sentir el impulso de llamar a sus padres por un vaso de agua.

Ayúdales a gestionar sus emociones

Vínculo entre madre e hija.

La educación emocional que les brindan los padres a los hijos puede resultar de gran ayuda. Que tú le enseñes a gestionar sus emociones y a la vez le demuestres tu amor le preparará para que su etapa adulta sea más satisfactoria y estable.

A la vez que prestas atención a tus hijos satisfaciendo su deseo de beber agua antes de ir a dormir, es importante enseñarle a hacer cosas por sí solos de manera progresiva; lo cual incluye que ellos mismos vayan a la cocina a beber agua, incluso antes de ir a la cama.

Conclusiones

En síntesis, la razón del por qué algunos niños piden agua antes de ir a dormir obedece a una carencia afectiva y emocional. Para satisfacer esta necesidad, los pequeños requieren el consuelo que los padres brindan para sentirse seguros.

Recuerda, tus hijos no lo hacen para molestar, manipular o simplemente hacer un berrinche. Solo quieren sentirse reconfortados y protegidos.

No obstante, si observas algún comportamiento fuera de lo común, puedes consultar con un especialista para que te haga saber las medidas necesarias. ¿Te ha pasado esto alguna vez? Nos gustaría saber cómo lo has resuelto.