Por qué algunos niños se portan mal en presencia de su madre

Algunos niños se portan mal en presencia de su madre debido al profundo apego que han desarrollado desde pequeños. Sin embargo, puede que te exijan algo más.

El sexo de los padres ejerce una influencia distinta en los hijos, y también incide de manera diferente en el comportamiento de los hijos. De hecho, esto pudiera jugar un papel importante con respecto a por qué algunos niños se portan mal en presencia de su madre.

Alrededor de los 7 a los 24 meses, el proceso de maduración emocional y físico de los niños va en aumento, lo que involucra apartarse de la figura de apego.

Sin embargo, este proceso implica que protesten por la separación a manera de llantos o ciertos comportamientos que servirán para llamar la atención de su madre.

El simbolismo de los padres

De acuerdo a la psicología, los hijos están más apegados a la madre por distintas causas. Entre las razones está la constante presencia y disponibilidad; el apego monotrópico, en el que el niño busca el acercamiento de las personas que lo protegen, en este caso, la madre.

También se encuentra el impulso secundario que se explica por la satisfacción de las necesidades primarias del pequeño. En estas necesidades la madre suele estar presente.

Juega con los niños.

No es raro que los hijos estén mucho más apegados a su madre, puesto que las madres simbolizan las necesidades para los niños. Por ende, los pequeños intensificarán su comportamiento para llamar la atención de su madre y así satisfacer esta exigencia.

Lee: ¿Cómo lograr una buena relación entre madre e hijo?

Por otro lado, para los niños, los padres simbolizan la confianza. Generalmente los hijos buscan a sus padres para sentirse seguros a la hora de tomar riesgos o para jugar con ellos.

Como resultado, los pequeños no se desesperan de manera especial por capturar la atención del padre. Esto es porque no representan la necesidad que la figura materna simboliza para ellos.

No obstante, ¿por qué algunos niños se portan mal en presencia de su madre y no de su padre? A continuación te compartimos las razones y qué puedes hacer al respecto.

Los lazos paternos y maternos no son lo mismo

De acuerdo con diversos estudios que comparan los estilos de crianza materno y paterno, concluyen que las madres obtienen mayores puntuaciones tanto en factores positivos y negativos. Además, ellas están más implicadas en el proceso.

Sin embargo, la diferencia e inconsistencia de criterios de crianza entre los padres se relaciona con falta de control, problemas emocionales y de conducta en los hijos.

Por qué algunos niños se portan mal en presencia de su madre

Todos los niños pueden ser agresivos, de hecho, algunos pueden ser más temperamentales que otros.

Generalmente es en esta etapa que algunos niños se portan mal en presencia de su madre. Simplemente quieren llamar la atención de su mamá. Puede hacerlo mediante el llanto, pidiéndole ayuda aunque esté ocupada, haciéndola enfadar e incluso desafiando su autoridad.

Conoce: ¿En realidad los hijos son el reflejo de los padres?

Cabe decir que, en los primeros años, el niño no está consciente de lo que es bueno o malo en cada situación. Además, tampoco conoce sobre lo que puede ser peligroso o no.

Por esa razón los padres deben tenerle paciencia al pequeño y enseñarle poco a poco para que vaya comprendiendo tales riesgos y normas.

No obstante, es importante aclarar que los niños buscarán tanta atención como les sea posible. Si no reciben la atención necesaria la exigen a través de conductas negativas e incluso inaceptables; entonces los niños se portan mal en presencia de su madre.

Qué puedes hacer

Cómo tratar a niños caprichosos.

Es probable que algunos niños se porten mal en presencia de su madre porque de verdad reclaman la atención. A continuación te compartimos algunas pautas sencillas que puedes aplicar para ayudar a tus hijos a mejorar su comportamiento.

Comprueba que en realidad le des la suficiente atención a tu pequeño

Todos los niños son distintos. Algunos requieren de mayor atención y tiempo que otros. No obstante, procura interesarte en él en todo tiempo. Si le prestas atención solo cuando se porte mal, con lloriqueos o berrinches, solo estarás reforzando su mala conducta.

No le prestes atención cuando hace berrinches

Esta es una técnica muy poderosa para enseñarle a tu pequeño que el comportamiento de esa clase no sirve para llamar tu atención.

Cuando haga alguna rabieta, déjalo solo e ignóralo, siempre y cuando no se haga daño. Requiere disciplina de parte de los padres, pero es algo que debes hacer si no deseas que la conducta de tu hijo empeore.

Refuerza la conducta positiva

Conducta positiva.

Es imposible que los niños siempre se porten mal. Cuando mires o escuches que tu hijo hizo algo bien, felicítalo y elógialo. Para ello debes involucrarte más en sus actividades, sobre todo cuando te lo pida.

Los niños desean recibir la aprobación de sus padres y hacerles sentir orgullosos. Simplemente tienes que demostrarlo con un gesto, palabras y acciones.

“El comportamiento de los niños, como individuos en formación, depende fundamentalmente de su entorno”.

César A. Rey A.

No te rindas y sé positiva

Si una mamá es negativa, seguramente el pequeño tendrá problemas de conducta, especialmente en la escuela. Y si tu relación con él es hostil, el niño también tendrá un comportamiento negativo. Procura ser positiva y marcar límites.

Reflexiones

Como ves, algunos niños se portan mal en presencia de su madre debido al profundo apego que han desarrollado desde pequeños. Saben que con su madre pueden relajar su conducta y liberar sus emociones.

No obstante, este mal comportamiento también puede deberse a la falta de atención a la hora de satisfacer sus necesidades.

Asimismo, es importante que, como padres, marquen límites a su pequeño. También es fundamental que le enseñen a gestionar sus emociones e impulsos de manera positiva.

Recuerda que los hijos son el reflejo de sus padres. Si educas con amor y paciencia a tus pequeños, ellos podrán desarrollarse de manera integral y vivir plenamente. Y tú, ¿has pasado por una experiencia de este tipo?