Niños con síndrome de Down: claves para una educación exitosa

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la farmacéutica Silvia Martín Repullo el 11 diciembre, 2018
Daniela Colmenares · 23 diciembre, 2018
Los niños con síndrome de Down requieren de más apoyo, cariño y atención por parte de sus padres. Sin embargo, para una educación exitosa es recomendable la práctica de actividades que desarrollen y estimulen sus habilidades.

Los niños con síndrome de Down tienen las mismas necesidades y deben ser tratados como cualquier otro niño.

En la educación de estos pequeños es fundamental la buena comunicación de los padres, prestar atención a su salud y alimentación y, sobre todo, el apoyo de toda la familia. En caso de que tengas un niño con esta alteración, procura también que realice alguna actividad para desarrollar sus habilidades y explotar sus talentos.

¿Qué es el síndrome de Down?

El síndrome de Down se trata de una alteración genética que es el resultado de una copia adicional que se produce del cromosoma 21. La anomalía ocurre en 1 de cada 1.000 nacimientos y es considerada como una de las más comunes a nivel mundial.

Las causas del síndrome de Down no están muy claras. Hay un porcentaje de casos de niños con síndrome de Down que son hereditarios y también hay otros casos que se asocian con la edad de la madre. Más allá de eso, no hay una causa específica que provoque este síndrome.

Niña con síndrome de Down muestra una flor blanca.

Físicamente, los niños con síndrome de Down comparten ciertas características. Los ojos almendrados, la boca, los labios y las orejas pequeñas son algunos de sus rasgos. No obstante, estos niños pueden tener personalidades completamente diferentes. Su forma de aprendizaje y su sentido del humor también pueden ser distintos. Lo que sí es seguro es que estos niños gozan de gran inteligencia emocional y les gusta expresar cariño.

Lee este artículo: Noelia Garella, la maestra con síndrome de Down que desafía todos los prejuicios.

¿Cómo tratar a los niños con síndrome de Down?

Ser padres de niños con síndrome de Down es toda una aventura positiva. Sin embargo, puede resultar un poco inquietante para algunas personas ante la falta de información con respecto a este tema.

Si tu hijo presenta esta alteración, no sientas miedo. La educación de tu hijo puede ser completamente convencional, especialmente si está guiada por el afecto tuyo y el de la familia.

Hay muchos consejos sobre cómo tratar a los niños con síndrome de Down. Lo fundamental que te conviene saber es comprender que son totalmente normales y, por lo tanto, deben ser tratados como tal. Para ello, es necesario que tengas la mejor actitud y la mayor compresión. Como siempre, la idea es que le transmitas a tu hijo todo ese amor que sientes por él.

La comunicación de los padres

La buena comunicación de los padres hacia los hijos es sumamente importante. En el caso de que tengas niños con síndrome de Down, debes prestar mayor atención a tu forma de expresión.

Los niños con esta alteración generalmente tardan más en la adquisición del habla. Del mismo modo, pueden tener problemas de lenguaje y para comunicarse. No obstante, no debes desesperarte. Procura tener paciencia y buscar métodos para entenderte con tu hijo de una forma eficaz.

La interacción con los hermanos y otros niños

Niña con síndrome de Down acariciando la cara a una mujer joven.

Los niños con síndrome de Down presentan etapas del desarrollo que llegan en momentos diferentes. Pero eso no condiciona cómo deber ser la interacción. El interactuar con sus hermanos u otros niños incluso hará que tenga un desenvolvimiento más pleno y satisfactorio.

Procura que también se relacione con adultos, sobre todo los de su entorno. Hacer que un niño con síndrome de Down entre en contacto con otras personas, comparta ideas y se comunique hará que se sienta bien. Al mismo tiempo, será una manera de que tu círculo cercano se familiarice con la situación.

¿Asistir a escuelas convencionales o especiales?

No existe ningún impedimento para que un niño con síndrome de Down asista a una escuela convencional. De hecho, es recomendable para lograr la integración social con otros niños con la misma alteración y sin ella. Eso le dará autoestima, confianza y lo ayudará a establecer vínculos.

En el ámbito educativo, es probable que los niños con síndrome de Down vayan a un ritmo distinto con respecto a los demás niños de su clase. Sin embargo, esto se podría solventar con la ayuda del maestro y de mamá y papá en casa. No hay que olvidar que estos pequeños viven las etapas del crecimiento de forma particular.

La práctica de diferentes  actividades

Niña con síndrome de Down juega con un juguete.

Todos tenemos algún talento o destreza. Los niños con síndrome de Down pueden desarrollar una capacidad especial para destacar en determinadas áreas. Estos niños pueden realizar cualquier actividad de forma efectiva. Solo es cuestión de que fomentes la práctica de actividades que hagan que tu hijo explote todas sus habilidades.

1. Las artes.

La pintura, la música, la danza y otras artes pueden ser muy útiles para desarrollar la inteligencia emocional de los niños con síndrome de Down. Si tienes un hijo con esta alteración, es recomendable que lo inscribas en actividades como el baile, el canto o la actuación. Tu hijo podrá poner a volar su imaginación al mismo tiempo que se educa y aprende.

2. Los deportes.

Las actividades deportivas también traen beneficios a los niños con síndrome de Down. Ayudan a mejorar su condición física, el trabajo en equipo y la consecución de logros. Los deportes son muy beneficiosos. Sobre todo, aquellos de breve duración en los que haya descansos frecuentes. Algunos de los deportes más recomendados son:

  • Natación.
  • Fútbol.
  • Gimnasia rítmica.
  • Baloncesto.
  • Tenis de mesa.
  • Artes marciales.

3. Los juegos.

Todo niño necesita la recreación y el entretenimiento para tener un óptimo desarrollo. Es importante que los niños con síndrome de Down tengan espacios para los juegos y los juguetes. A través de los juegos podrás enseñarles todo lo que quieras y será una valiosa herramienta para estimular la motivación en el niño.

Descubre: Modelo con síndrome de Down triunfa en Nueva York.

¿Es recomendable prestar mayor atención a su alimentación?

Bebé con síndrome de Down sacando la lengua.

La alimentación en los niños con síndrome de Down debe cuidarse en todas las etapas de crecimiento. Los pequeños que presentan esta alteración, por lo general, tardan más en aprender a tomar la leche materna o el biberón mientras son bebés. Esto hará que necesites paciencia y mayores estímulos para que el niño se vaya adaptando a su forma de alimentarse.

Durante la niñez, es crucial que el niño tenga una dieta equilibrada que incluya todos los grupos de alimentos. Pueden tener propensión a sufrir problemas de sobrepeso debido a su menor estatura y a que su actividad física tiende a ser menor que el promedio.

La salud de los niños con síndrome de Down

Un porcentaje considerable de niños con síndrome de Down puede sufrir problemas cardíacos. Se estima que el 45 % de estos niños padecen del corazón. Igualmente, los niños con síndrome de Down tienden a padecer de los pulmones, por lo que se resfrían con facilidad.

Otros de los problemas de salud que son comunes entre los niños con síndrome de Down son las deficiencias auditivas. Las anomalías visuales, como las cataratas, la miopía o el estrabismo también son frecuentes. Las enfermedades del estómago pueden ser recurrentes, debido a que algunos bebés nacen con malformaciones intestinales.

Aunque parecen muchas patologías, no hay de qué preocuparse, ya que todas tienen tratamiento médico. Lo primordial es la prevención y el cuidado. Por ello, si eres madre o padre de un niño con síndrome de Down, es recomendable que estés muy atento de la salud de tu pequeño y consultes regularmente a tu médico.

Conclusiones

La educación y crianza de un niño con síndrome de Down puede ser considerada un desafío por algunas familias. Sin embargo, tan solo se trata de un proceso distinto que deben experimentar algunos padres.

No hay nada que una buena dosis de amor no pueda solventar. Solo debes recordar y aplicar cada una de estas recomendaciones y de esa forma harás que tu hijo tenga un crecimiento óptimo y un desarrollo pleno.