Niños superdotados: pros y contras de ser superdotado

Thady Carabaño · 22 diciembre, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la farmacéutica Silvia Martín Repullo el 20 diciembre, 2018
Los niños superdotados son bendiciones que llegan a la vida de una familia. Ayudarlos a desarrollar su potencial sin perder su infancia y felicidad es el reto.

Criar y educar a niños superdotados es un desafío. Los pros y contras de ser superdotado ponen a prueba tanto a los padres como al sistema educativo, que generalmente no está preparado para estos niños especiales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que aproximadamente el 2% de la población es superdotada. Esto no significa que sean únicos ni raros. Existen y pueden nacer en cualquier familia o comunidad. Lo que ocurre si no son detectados a tiempo es que su potencial no se desarrolle.

Sin embargo, no solo se trata de identificarlos. Hay que aportar las herramientas necesarias para estimular y desarrollar su potencial, pero al mismo tiempo intentar que crezcan como niños amados y felices. Esto a veces es exigente tanto para la familia como para la escuela. Para todos es un reto lidiar con los pros y contras de ser superdotado.

¿Cómo diagnosticar que un niño es superdotado?

Niño pensativo sonríe mirando un dibujo de una bombilla.

Uno de los mayores problemas que enfrentan los niños superdotados es que los diagnósticos no son efectivos o, más bien, deficientes. Para poder identificar una superdotación se necesita recurrir a especialistas formados en el área.

De este modo, también es necesario que se apliquen tests acordes con la edad y nivel de madurez del niño. Los tests genéricos o que se consiguen en Internet no son suficientes para dar un diagnóstico de altas capacidades.

Igualmente, el hecho de que un niño sea muy precoz aprendiendo a hablar o en alguna otra habilidad psicomotora, no significa que sea superdotado. Tampoco «formaremos» un niño superdotado si aplicamos técnicas de estimulación prenatal o postnatal. La inteligencia con la que nace el niño no aumentará con estos ejercicios.

La evaluación correcta la tiene que hacer un psicólogo o psicopedagogo especialista en superdotación. También puedes investigar si en tu localidad hay organizaciones especializadas en el tema que te puedan ayudar.

Te puede interesar: Cómo desarrollar la inteligencia emocional del niño.

Pros y contras de ser superdotado

Niña con gafas sostiene varios libros en el pasillo de una biblioteca.

Quizás para muchos hablar de superdotación sea sinónimo de beneficios, pero también se presentan algunas desventajas frente al resto de la población que está en la media intelectual.

Los niños superdotados no solamente tienen un alto coeficiente intelectual, también son altamente sensibles. Por ello, cuando se da un diagnóstico de superdotación hay mucho temor, ignorancia y ansiedad de por medio. Entran en juego los pro y contras de ser superdotado.

Primero, los padres se enfrentarán a muchos dilemas sobre qué es lo que deben hacer y sobre cómo tratar a un hijo que sobresale de lo «normal». Luego, los propios niños superdotados tienen que aceptarse y comprenderse a sí mismos con sus especificidades y complejidades.

Por lo general, en los países hispanoparlantes no están tan preparados para tratar la superdotación, lo que acentúa las desventajas de ser superdotado. Es por ello que, en este artículo, queremos hablar de pros y contras de ser superdotado para brindar herramientas a los padres y que puedan ayudar mejor a sus hijos.

Entre lo positivo y lo negativo

Niña pequeña lee un libro con fotografías en una biblioteca.

  • Los niños superdotados aprenden más rápido y con menos esfuerzo. Ven antes la solución a los problemas y saben antes lo que va a ocurrir. Pero van tan deprisa que pueden llegar a conclusiones erróneas. También se aburren y distraen en un entorno poco estimulante.
  • Los niños superdotados pueden ser muy talentosos en unas asignaturas, pero no en otras. El esfuerzo que hace el niño no es reconocido. El fracaso los afecta enormemente.
  • Como entienden con rapidez las normas explícitas e implícitas de un entorno, se adaptan rápidamente. También pueden deducir cuál es la vía más expedita para salirse de las normas.
  • Alta capacidad para innovar y para aprovechar los recursos que están a su alcance. Lo que genera altas expectativas en padres y maestros, quienes exigirán resultados extraordinarios, sometiendo al niño a tensión y estrés.

Y además:

  • Los niños superdotados tienen una gran capacidad para resolver problemas o anticiparse a situaciones. Sin embargo, esa misma capacidad lo puede llevar a tener conflictos con un entorno que no entienda sus cuestionamientos o razonamientos.
  • La sensibilidad e intuición desarrollada de los niños superdotados los lleva a comprender situaciones mucho más complejas que su nivel de maduración. Esto les puede generar preocupaciones o angustias excesivas para su edad.
  • La capacidad para investigar y cuestionar los impulsa a adquirir nuevos conocimientos, los lleva a relacionarse con niños de más edad o adultos. Eso puede ser mal recibido por familiares o maestros, que no saben como dar respuesta ni enseñar a estos niños.
  • La acelerada capacidad intelectual capta la atención de padres y maestros. Esto puede ocasionar rechazo o celos entre sus hermanos o demás niños. Esto los hace víctimas de bullying o de aislamiento, lo que puede generar un deficiente desarrollo de sus habilidades sociales.

Quizá te interese: La inteligencia se hereda de la madre, afirma la ciencia

El rol de los padres

Los padres que logran distinguir señales de superdotación en sus hijos, deben confirmar el diagnóstico. Para eso es necesario recurrir a los servicios especializados en niños superdotados.

Una vez que se ha confirmado que el niño tiene un coeficiente intelectual superior a 130, los padres deben comprender que, aunque su hijo tenga altas capacidades intelectuales, emocionalmente sigue siendo un niño.

La capacidad de razonamiento de los niños superdotados nos puede confundir, pero su experiencia y su afectividad sigue siendo la de un niño. Hay que tratarles con sumo cuidado porque es muy fácil lastimarlos.

Así mismo, la alta capacidad intelectual no significa que estos niños vayan a ser más asertivos en la toma de decisiones. Ante lo cual, la visión orientadora de los padres cobra especial relevancia. Los padres, al considerar los pros y contras de ser superdotado, pueden ayudar a su hijo a tomar los mejores caminos para su felicidad y desarrollo futuros.

  • Borgstede, Sonja, and Lianne Hoogeveen. “Una mirada creativa hacia la superdotación: posibilidades y dificultades en la identificación de la creatividad.” Revista de Psicología (PUCP)32.1 (2014): 157-180.
  • Calero, Mª, and Mª García-Martin. “Estabilidad temporal del CI y potencial de aprendizaje en niños superdotados: implicaciones diagnósticas.” Anales de psicología 30.2 (2014): 512-521.
  • Gómez-Pérez, M. Mar, et al. “Valoración de un programa de habilidades interpersonales en niños superdotados.” Revista Latinoamericana de Psicología 46.1 (2014): 59-69.