No tener amigos es malo para la salud

No se trata de salir a divertirse, sino de contar con personas que nos puedan apoyar en todo momento. No tener amigos puede ser perjudicial para nuestro bienestar.

En esta época donde las redes sociales nos muestran perfiles con cientos de amistades nos damos cuenta de que, en realidad, no estamos rodeados de tantas personas en las que podemos confiar. Por eso, no tener amigos es algo que muchas personas experimentan a diario.

Pero ¿sabías que no tener amigos es malo para la salud? En este artículo te explicamos por qué y cómo puedes revertir la situación.

No tener amigos: ¿un problema del siglo XXI?

Las personas no estamos “programadas” para vivir en soledad. Sin embargo, son cada vez más las que reconocen no tener amigos “de verdad” más allá de los contactos desde las redes sociales.

Y no se trata de ermitaños que viven en medio de la montaña, sino de seres que habitan en una gran ciudad. Tampoco es una cuestión de edad ya que puede afectar tanto a los jóvenes como a los mayores.

La falta de amigos trae muchas consecuencias para nuestra salud emocional. La más destacada es la depresión.

Joven con el móvil

Si bien podemos pensar que el enlace con la sociedad y el sentido de pertenencia se lo debemos a nuestra familia, lo cierto es que las amistades son necesarias y recomendables para hacernos sentir bien y elegir nuestra compañía.

¿Qué sucede cuando no tener amigos se traduce en no contar con nadie que sea capaz de apoyarte, de escucharte o de estar allí para ti cuando lo necesitas?

Ver también: Consejos para tener más amigos

Los sentimientos de angustia aparecen de un momento al otro, la autoestima está por el suelo y nos sentimos realmente solos en un mundo con billones de personas.

Es normal que aquellos que no tienen amigos se sientan enojados o sean críticos con ellos mismos, ya que ven este problema como un fracaso personal. Si bien esto es cierto, también está en sus manos cambiar la situación.

No tener amigos afecta tu salud

Siempre se ha hablado de los beneficios de la amistad y de tener personas en quien confiar. ¿Pero qué sucede con las repercusiones de no tener amigos para nuestra salud (tanto física como emocional)?

Según un artículo de investigación publicado en 2010, aquellos que tienen buenas relaciones sociales pueden vivir hasta un 50 % más (y mejor) que los solitarios.

Esto se debe a que llevar una vida retraída y sin compartir con nadie experiencias y opiniones es un factor de riesgo tan grave como fumar 15 cigarrillos al día o ser alcohólico.

La investigación se llevó a cabo en Utah, Estados Unidos. Se examinó a más de 300 000 personas durante 7 años.

Los análisis medían las relaciones de diferentes maneras: el tamaño del círculo social, si estaba en pareja, cuantas veces veía a sus amigos por mes, en qué situaciones se podía contar con las amistades, etc.

Sin importar la edad o el nivel de salud, se llegó a la conclusión de que los participantes que tenían vínculos sociales fuertes mostraban una tasa superior de supervivencia.

Quien tiene un amigo tiene un tesoro

Amigas dándose un abrazo

Una de las autoras del estudio, Julianne Holt Lunstad, indicó que las relaciones interpersonales pueden influir en nuestra salud y, por ende, en los años que vivimos.

Tener gente con la cual se pueda contar en momentos estresantes o angustiantes quizás pueda parecernos algo “normal”; sin embargo, para muchos no es tan frecuente.

Un amigo nos puede recomendar visitar al médico si nos ve mal, nos puede alentar para que comamos mejor si hemos aumentado mucho de peso o nos puede instar para hacer ejercicio juntos.

Incluso, podemos hacer “sacrificios” por esa persona si así lo necesita: ir a un restaurante de comida saludable, acompañarle al gimnasio, no fumar delante de ella, etc.

Las relaciones sociales son muy importantes para nuestra salud física y, por supuesto, mental. Los amigos son más eficaces que cualquier tratamiento, cualquier terapia o cualquier medicina.

¿Cómo hacer amigos?

En la teoría todo es muy bonito, pero ahora es tiempo de encontrar amigos verdaderos (y no perfiles en las redes sociales). El contacto “cara a cara” es siempre mucho más difícil, pero también el que más beneficios aporta.

Si no eres una persona muy sociable, te caracterizas por ser tímido o introvertido o tienes un trabajo muy solitario, entonces te recomendamos estos consejos para hacer amigos (y disfrutar de todos los beneficios de la amistad para tu salud):

Te recomendamos leer: ¿Te cuesta hacer amigos? Tiene solución

1. Supera tus inseguridades

Deja de lado tus miedos, no te critiques, no digas que nadie quiere estar contigo… porque esas afirmaciones alejan a la gente de tu lado.

Por el contrario, convéncete de que eres sociable, agradable, interesante y con muchas de las cualidades positivas que tiene un buen amigo.

2. No juzgues a los demás

hombre-recibiendo-apoyo-de-sus-amigos

Quizás el hecho de no tener amigos es por prejuicios propios. Si cada persona que conoces te parece inadecuada para ti, tal vez deberías ser menos “exigente” o dejar de lado las apariencias.

Dale la oportunidad al otro para que puedas conocerle mejor.

3. Habla más

Nunca se sabe en qué lugar puedes entablar una amistad. En tus vacaciones, en el mercado, en el metro… Seguramente hay personas que comparten contigo varias actividades y no te has dado cuenta.

¿Qué tal comenzar con un simple saludo o una charla básica sobre el clima o algún suceso del día? No esperes a que los demás tomen la iniciativa. El “no” ya lo tienes.

4. Busca amigos por afinidad

Una buena manera de tener amigos es asistiendo a eventos relacionados con tus intereses. Puede ser el deporte, la música, el arte o la jardinería.

Lo importante es que te rodees de personas con las cuales puedas compartir momentos agradables.

No tener amigos puede ayudarte a poner en práctica todos estos consejos para encontrar a esas personas con las que sí tienes afinidad. Hay mucha gente en el mundo.