No deberíamos seguir juntos

Ante una crisis es muy importante tener en cuenta qué motivos tenemos para seguir con nuestra pareja y, en caso de que no nos convenzan, dejar la relación para no causar más daño

¿Por qué sigues al lado de esa persona con la que no eres feliz?

Es normal que en todas las parejas se sucedan crisis y que, aunque el problema sea muy grave, seguir juntos sea una opción bien acogida por ambos. Pero… ¿y si ya no eres feliz? ¿Qué te está empujando a continuar al lado de tu pareja?

No te pierdas: 5 cosas que no debes permitir en tu relación de pareja

A veces, sacrificamos nuestra felicidad pensando que estamos haciendo lo que se considera “correcto” cuando lo cierto es que deberíamos hacer lo que en verdad queremos.

Hoy veremos algunos de los motivos por los que una pareja no debería seguir compartiendo su vida y, menos aún, cuando aparecen las siguientes razones de por medio.

Los niños necesitan a sus padres juntos

madre-abrazando-a-su-hija

Esta creencia que se nos ha inculcado de que los niños necesitan una pareja estable que los cuide es completamente equívoca. Quizás sea una excusa para no dejar a esa pareja con la que hemos compartido tantas cosas.

Tal vez, nos estamos aferrando a un imposible.

Si pensamos con la cabeza fría, ¿es mejor para los niños que presencien discusiones, lloros, situaciones emocionales inestables? Lo cierto es que esto no es así. Tal vez la separación sea una opción mucho más válida y beneficiosa para ellos.

Lee: Nuestros hijos también lidian con el duelo

Seguir juntos por los niños es una razón apta, siempre y cuando no vayan a estar en un ambiente negativo con emociones que no les beneficiarán en nada.

Si pensamos en ellos, debemos hacerlo en todos los sentidos porque, a veces, nos equivocamos.

No quiero enfrentarme a la soledad

mujer-mirando-las-puertas-del-cielo-pensando-en-el-peso-de-ser-indepediente

Cuando rompemos con una pareja con la que llevamos varios años, es lógico que debamos desprendernos también de algunos amigos y de la familia política.

Y decimos “desprendernos” porque no mantendremos la misma relación que antes, a pesar de que podemos continuar manteniendo el contacto.

En cuestión de amigos, la situación es bastante delicada. Si cada uno tiene los suyos, ¡no hay problema! Sin embargo, la tendencia es compartir amistades, algo que, en caso de separación, provoca que haya que posicionarse.

Pero, bien es cierto que no hay por qué mezclar. No pasa nada porque vuestra relación se haya roto, podéis seguir manteniendo una amistad, siempre y cuando esto sea posible.

No te pierdas: Prefiero una soledad digna a una falsa compañía

¿Qué ocurre cuando el sentimiento de soledad viene por otro lado? Dependiendo de la edad en la que nos encontremos, puede surgir el miedo a no volver a encontrar a otra pareja o a quedarse solo por un tiempo (dependencia emocional).

Todo esto son miedos que debemos superar. Es más, un tiempo en soledad nos puede beneficiar.

Me da pena…

pareja-abrazándose

Esto es lo peor que puede ocurrir, que sigas manteniendo una relación con otra persona porque te da pena. ¿Te gustaría que sucediese lo contrario? Seguro que no.

Ninguno de los dos es un bebé y no debe darte pena romper una relación si así vais a estar mejor.

Considerad que estáis intentando ser felices y que estar en una situación que os disgusta es solo una elección vuestra. Tu pareja sobrevivirá a esta ruptura. Es más, ambos vais a salir de esto.

Tan solo es una experiencia más que puede ser mucho más positiva que negativa.

En nuestra mente tenemos siempre la incorrecta percepción de que hay determinados momentos que pueden ser muy dolorosos. En cambio, no vemos que, en muchas ocasiones, pueden ser de lo más positivos.

¿Por qué no empezamos a cambiar nuestra forma de ver las cosas?

No quiero fracasar

Que vuestra relación no haya ido bien y que os hayáis planteado la ruptura no implica que hayáis fracasado. Simplemente, son cosas que suceden y es mejor que estéis separados a seguir juntos, pero llenos de infelicidad.

mujer-tapándose-el-rostro

Pensad que, aunque os aferréis con todas vuestras fuerzas a esa relación cuyas paredes ya se están desmoronando, tarde o temprano todo caerá por su propio peso. Tan solo estáis retrasando lo inevitable y, cuanto más lo hagáis, más doloroso será.

Como bien hemos dicho anteriormente, no toda ruptura es algo negativo. Debéis quedaros con lo bueno, con todo lo positivo que la relación os ha aportado.

Ahora es el momento de aceptar una situación completamente normal. Una ruptura que os va a aportar más beneficios que daño.

No te vayas sin descubrir: A veces, aunque duela, es mejor decir adiós

En el momento en el que por vuestra cabeza aparezcan todos los motivos anteriores para continuar con una relación, debéis reflexionar sobre ellos, porque no estáis tomando la decisión adecuada.

Nunca os mantengáis en una situación que os disguste. El cambio, aunque cuesta, es necesario. Seguir juntos por motivos ajenos no es la mejor solución.