No dejes de ser tú para gustarle a alguien más - Mejor con Salud

No dejes de ser tú para gustarle a alguien más

Aunque te pueda tentar la idea de que, siendo de otra manera, la persona que te interesa se pueda fijar en ti, todo lo que logres será pasajero si dejas de ser tú
no dejes de ser tú

No pierdas tu identidad, no te defraudes. No dejes de ser tú para gustarle a alguien más. Si lo haces, de forma inevitable, te estarás saboteando.

Cuando conocemos a una persona y queremos conocerla más profundamente, deseamos causarle una buena impresión. Esto, a veces, nos lleva a no actuar con naturalidad.

Lee: Evita dañar tu relación de pareja

Sin embargo, con esta actitud te mientes a ti y también a la persona que tienes enfrente. Llenarás sus expectativas con mentiras, creerán que les atraen ciertas cosas de ti que, en realidad, son fingidas…

No dejes de ser tú o terminarás en un falso amor.

La magia de todo comienzo

expectativas

Los inicios de las relaciones son mágicos. Todo parece fluir de una manera mística, sin apenas esfuerzo. Sin embargo, con el tiempo esto se desvanece. De repente, hay que esforzarse en aspectos en los que antes no teníamos que hacerlo.

Quizás has llegado a este momento porque te convertiste en el ideal de la otra persona. Quisiste afirmar las expectativas que sobre ti tenía. Esto, tarde o temprano, tenía que terminar.

No solo tú te enamoras de alguien que esperas que se adapte a tus cánones, sino que tú mismo intentas enamorar a la otra persona convirtiéndote en lo que ella desea.

¿Dónde ha quedado tu autenticidad? ¿Qué ha pasado con tu “yo”? Lo has intentado camuflar, todo lo que te ha sido posible, para sumergirte en un falso amor.

Descubre: La expectativa imposible: ser perfectos

Todas esas conexiones que creaste con la otra persona eran falsas. Tu miedo a no gustarle, a que tus defectos la espantasen, provocaron que actuases tal y como no eres.

Esa magia del comienzo no se irá porque sí, sino porque tu forma de iniciar la relación no fue la más sincera ni justa.

La importancia de ser asertivos

asertividad

Desde un primer momento con la persona que nos gusta es imprescindible manifestar nuestros gustos, nuestros intereses y mostrar nuestro verdadero carácter.

No tenemos por qué esconder lo que nos desagrada, porque con el tiempo dejaremos de hacerlo y nuestra pareja se encontrará confundida al respecto. ¡No lo sabía!

Pongamos un breve ejemplo. Imagina que la persona con la que estás fuma. Lo ha hecho desde siempre y jamás le has expresado tu disconformidad con que lo haga en el coche o en casa.

Pero, un día, te molestas muchísimo. Te enfadas, le gritas y le recriminas que si no se da cuenta de que no te gusta. Su respuesta, sin duda, será “no creí que te molestara, nunca te has quejado”.

No te pierdas: 5 características de las personas asertivas

Podríamos poner muchos más ejemplos similares que no harán más que poner de manifiesto lo poco asertivos que somos.

No nos damos cuenta de que, en nuestro afán por gustar, engañamos.

Los problemas que surgen cuando empiezas a ser tú

problemas-de-pareja

Todo va bien, sobre ruedas, hasta que empiezas a ser tú mismo. Porque la máscara que te has puesto no se puede mantener por mucho tiempo.

Es entonces cuando surgen los conflictos. La conexión que hay entre tú y tu pareja se ve ahora alterada. Ahora estás siendo asertivo, pero ya es tarde.

Hay partes de nuestra pareja que empiezan a no gustarnos, pero lo mismo le ocurre a ella. Empezamos a quejarnos de cosas que antes no nos molestaban o eso es lo que parecía.

Discusiones, enfados y conflictos que no os llevan a ningún entendimiento hacen acto de presencia y no tienen vuelta atrás.

Todo esto te desgasta. Crees que ya no quieres a tu pareja, que el amor se ha desgastado. No obstante, no te das cuenta de que todo esto es fruto de un falso amor que ambos habéis creado.

Antes de irte ten siempre en mente: Solo hay un amor que es para siempre: el amor propio

No dejes de ser tú aunque te veas tentado a ello. Es difícil ser conscientes de cómo estamos actuando en un principio, pero debemos hacer el esfuerzo para no terminar frustrados, dolidos y decepcionados.

No temas mostrarte auténtico. Quien se enamore de ti debe hacerlo de tu verdadero yo, no del modelo que has adoptado para que se fije en ti.

Si no puedes ser quien eres al lado de la persona que amas desde un principio, no vale la pena que te mantengas a su lado.

No dejes de ser tú y tendrás la relación que siempre has deseado.