¿No duermes bien durante la noche?

Si estás teniendo problemas para conciliar el sueño, puede deberse a diferentes razones. Por lo tanto, no dejes de leer el siguiente artículo para enterarte de qué puede estar causando el insomnio o ciertas alteraciones en el descanso. Recuerda que dormir lo suficiente es vital para no enfermarnos, reponer las energías y sentirnos con mayor vitalidad a diario.

Si bien es cierto que el sueño es un gran misterio para los científicos e investigadores, poco a poco se van conociendo nuevos aspectos sobre cómo dormir puede afectar o modificar nuestra vida cotidiana. Dormir bien es un pilar fundamental para nuestra salud. Esto quiere decir que tanto descansar de más como de menos puede tener consecuencias adversas.

Sin embargo, la falta de sueño es más frecuente que el exceso. Los médicos han revelado que no dormir lo suficiente cada día, pasar muchas noches en vela y despertarse varias veces por la noche puede tener efectos serios para nuestro cuerpo y mente.

Dormir

¿Qué causa la falta de sueño?

Si no duermes entre 6 y 8 horas al día, estas son algunas de las consecuencias:

  • Debilitamiento del sistema inmune (más enfermedades o problemas para curarse de ciertas patologías).
  • Aceleración en el crecimiento de los tumores (dos a tres veces más rápido)
  • Desarrollo de un estado prediabético, el cual produce hambre cuando recién se termina de comer y también sobrepeso y obesidad.
  • Afectación de la memoria, impacto negativo en la capacidad de pensar claramente, de memorizar información, etc.
  • Cambios en el desempeño físico y mental, problemas para resolver problemas o para responder a ciertos estímulos.
  • Menor producción de melatonina, una hormona antioxidante que tiene la capacidad de combatir, por ejemplo, el cáncer .
  • Aumento de los niveles de estrés, lo que puede traer como consecuencia otros problemas como son enfermedades cardíacas, úlceras en el estómago, estreñimiento, depresión.
  • Envejecimiento prematuro por un desequilibrio en la hormona del crecimiento que sirve para sentirse y verse más joven y saludable.
dormir

Cómo mejorar los hábitos de descanso

Para poder evitar todas las consecuencias derivadas de la falta de sueño señaladas anteriormente es preciso que cambies ciertos hábitos en tu día a día:

Duerme en un sitio bien oscuro

Un poco de luz (como de una lámpara o de la televisión encendida) puede alterar el reloj interno o biológico, así como también la producción de las hormonas serotonina y melatonina. A algunas personas hasta el brillo del reloj en la mesa de noche les afecta el sueño. Cierra la puerta de la habitación, apaga todas las luces, coloca cortinas oscuras o persianas, tapa el reloj y, si es necesario, utiliza un antifaz.

Mantén la temperatura de la habitación a menos de 21°C

Durante el invierno solemos tener la calefacción demasiado alta  y eso no es bueno si tenemos algún tipo de trastorno del sueño. Además que es más difícil que nos levantemos por la mañana. La temperatura óptima para descansar correctamente es de unos 20°C en cualquier época del año. Tanto si la habitación está muy fría como muy caliente nos producirá alteraciones para dormir, ya que en esa etapa la temperatura del cuerpo desciende. Si el ambiente está fresco imitará la caída de los grados corporales.

Dormir-con-el-movil

Presta atención a los campos electromagnéticos

Estos pueden afectar el funcionamiento de la glándula pineal y la producción de las hormonas melatonina y serotonina, entre otros efectos adversos. Los campos electromagnéticos son producidos por los aparatos electrónicos que tenemos en la habitación (móvil, ordenador, televisión), así como también los que están en la casa (módem de internet, microondas aunque no se esté usando) y por antenas de telefonía o televisión por cable. Al menos, desenchufa los aparatos que te rodean, no los dejes siquiera en stand by (con el punto rojo o azul). Aleja dos metros el móvil y el reloj de al lado de tu cama.

Evita los despertadores que son muy ruidosos

El clásico sonido del reloj despertador no es apto para cualquier persona. Busca sonidos que sean más amenos, que vayan aumentando su volumen de a poco, con una música suave, como clásica, por ejemplo. No pongas sonidos muy estridentes, tampoco una emisora de radio ni una música del estilo heavy metal. Esto es muy estresante para el cuerpo y para la mente. Elevará tus niveles de estrés desde la mañana temprano y hará que te sientas de mal humor o con dolor de cabeza todo el día.

Dormir

La cama es para dormir

Muchas personas cometen el error de llevarse diferentes dispositivos y tareas a la cama. Por ejemplo, trabajar, estudiar, comer, etc. Son muy pocas las actividades permitidas para este mueble tan importante de tu casa y todas deben ser placenteras. Por ejemplo, leer es un buen ejercicio para quedarse dormido, siempre y cuando la lectura sea lúdica y no incluya nada laboral ni académico.

Dormir en habitaciones individuales

Las últimas investigaciones indican que aquellas personas que duermen solas (sin personas o mascotas al lado) descansan mucho mejor que los que comparten su habitación con otros seres. Esto se debe a que el sueño o insomnio, las pesadillas, los ronquidos, levantarse en la madrugada para ir al baño o beber agua o los movimientos nocturnos pueden afectar seriamente nuestro descanso, sobre todo si somos de sueño liviano. Considera la posibilidad de dormir en camas separadas con tu pareja o no permitir que tu perro duerma en la misma habitación que tú.

Respeta los horarios para acostarte y levantarte

Si te acuestas siempre a la misma hora y te levantas en el mismo horario cada día, tu cuerpo estará siguiendo una planificación o cierto ritmo. Algunas veces puedes cambiarlo (con algún acontecimiento en particular), pero que sea una excepción y no la regla. Trata de acostarte antes de las 11 de la noche porque hasta la 1 de la madrugada es cuanto más se recuperan las energías.

Te puede gustar