“No eres tú, soy yo”: ¿Qué esconde en realidad esta expresión?

Habla de tus necesidades actuales y de cómo te sientes. No busques culpables. Todo ello os ayudará a ambos a afrontar el proceso con mayor aplomo.

-“No eres tú, soy yo”.- Una de las frases más utilizadas durante la ruptura de las parejas. Aunque mucha gente la considera una manera sutil de terminar sus relaciones, es en realidad una máscara que puede crear confusiones y dejar un mal sabor en la persona que la escucha. En este artículo te comentamos que esconde en realidad esta expresión.

“No eres tú, soy yo”: ¿Qué esconde en realidad esta expresión?

  1. Hacer la ruptura menos dolorosa

¿Existe en realidad alguna forma de dar por finalizada una relación sin causar daño? Generalmente no. Sin embargo, hay una serie de detalles que toda persona merece saber cuando vamos a “romper” ese vínculo.

  • Todos merecemos sinceridad y respeto: Con el “no eres tú, soy yo” buscamos que nuestra pareja no sienta dolor, puesto que cargamos sobre nuestras espaldas toda la responsabilidad del fracaso de la relación, cuando, en realidad, existen razones reales por las cuales hemos dejado de quererla. Lejos de decirle la verdad, pensamos que es mejor decir aquello de “tú eres demasiado buena para mí, yo no te merezco, yo no sé hacerte feliz”. No nos engañemos, es también una forma de egoísmo, estamos evitando explicaciones y también afrontar la tristeza.
  1. No damos opción alguna a la pareja

Si decimos que el problema está en nosotros mismos, nuestra pareja ya no puede hacer absolutamente nada, salvo aceptarlo. Hemos levantado un muro que no puede cruzar. De nada le va a servir a nuestra pareja decir: “intentaré cambiar”, “vamos a intentarlo de nuevo y yo haré lo que sea para hacerte feliz” o “haré lo que tú quieras para que esta relación prospere”. Aunque es comprensible que, en ocasiones, es lo que estamos buscando.

  1. La incapacidad de actuar con madurez y responsabilidad

La expresión “no eres tú, soy yo” es posiblemente la expresión de nuestra inmadurez y vacío emocional.  Si la utilizas estarás mostrando:

  • Escasa inteligencia emocional. Las personas que no asumen sus responsabilidades tienen poca capacidad para afrontar los problemas y manejar las emociones.
  • Falta de valentía y de madurez. Pensar que con el “no eres tú, soy yo” vamos a acabar antes y nos vamos a quitar un peso de encima es un error. Crecer es también enfrentar lo que tememos.

¿Cuál es el mejor modo de dar por finalizada una relación?

Aunque terminar una relación de pareja es siempre difícil, hay ciertos tips que podemos darte para que lo hagas de la manera más respetuosa y menos dolorosa posible:

  • Jamás utilices la frase “no eres tú soy yo”, por supuesto. Simplemente conversa con la persona de forma sincera acerca de los problemas que existen en su relación y por qué has decidido terminarla.
  • Nunca dejes a alguien a través de un mensaje, por teléfono y aún menos mediante las redes sociales,provocando que terceras personas conozcan también esa información que, no olvidemos, es muy privada. Debes hablar cara a cara con la persona mostrándole una sinceridad absoluta, aunque le haga daño. Es la verdad y como tal debe asumirse.
  • No eleves la voz, argumenta las cosas con calma y de modo preciso. De ese modo iremos siempre al grano y nos sentiremos mucho más seguras. Habla de tus necesidades actuales y de cómo te sientes. No busques culpables. Todo ello os ayudará a ambos a afrontar el proceso con mayor aplomo.

Si dices la verdad y no te escondes en las máscaras y las mentiras, también tú te sentirás mucho mejor. Y eso es algo que vale la pena y que te servirá como aprendizaje.