No es que no tengas tiempo, es que no tienes interés

En lugar de mostrar un interés fingido, empieza a exteriorizar lo que realmente sientes. Deja de mentir a los demás y, sobre todo, a ti mismo

Siempre se tiene tiempo para aquello que uno desea hacer. Sin embargo en ocasiones nos ponemos la excusa de la falta de tiempo para no hacer aquellas cosas por las que no tenemos ningún interés.

Por ejemplo, tal vez estemos invitados a una cena con los amigos, pero no nos apetece nada ir. Quizás estemos cansados o existan otro tipo de cosas que nos apetece hacer más.

Entonces, decimos “uy, lo siento, no voy a poder ir ¡no tengo tiempo!”.

Lee: Valora a quien te dedica su tiempo. Te está dando algo que no recuperará

Nuestros amigos pueden pensar que esto es así, pero, cuando esta respuesta se convierte en una constante, algo está pasando.

No finjas que tienes interés

falta de interés

El hecho de fingir interés por alguien o algo para, después, poner una excusa para no hacer eso que tan poco nos apetece es consecuencia de desear dar una imagen que no se corresponde con lo que somos.

Queremos quedar bien, así es como nos enseñaron, a no decir “no”, a no negarnos ante algo que se considera socialmente bien visto.

Sin embargo, aquí hay un conflicto entre lo que es deseable y lo que nosotros queremos. Si no deseamos quedar con nuestros amigos porque no nos apetece, ¡digámoslo! Pero no pongamos excusas sobre un tiempo que, en realidad, sí tenemos.

Lo peor de esto no es que sepamos fingir bien, sino que nos creemos esta mentira que le contamos a los demás y la transformamos en nuestra forma de proceder.

Descubre: Quiero en mi vida personas que sumen, no personas que resten

Si nos descubren, perderemos la confianza de aquellos a quienes amamos porque no hemos sabido ser sinceros con ellos y expresar nuestras necesidades sin sentirnos mal por ello.

Sin embargo, es algo que tenemos que practicar porque desde muy pequeños nos han educado para satisfacer las necesidades de los demás, pero no las propias.

Puedes decir “no” sin sentirte mal

mentir

No nos han educado para decir lo que queremos, para expresar lo que deseamos, para decir “no” si es lo que pensamos.

Nos han educado en el “sí” a todo y en las excusas cuando esto no se corresponde con nuestras necesidades. Estamos jugando a mantener las apariencias mientras nos engañamos y, también, engañamos a los demás.

Decir “no” nos hace sentir mal, no solo por el hecho de negarnos a algo, sino por el temor a cómo reaccionarán otras personas.

Porque esta falta de negación de nuestros deseos provoca que hayamos creado un mundo en el que sabemos que, pidamos lo que pidamos, la respuesta será siempre afirmativa.

Esto causa muchos problemas, pues ¿alguna vez han quedado contigo y, después, te han dicho que no podían? ¿Esto se ha repetido? ¿Te han cambiado por otro plan?

Lee: Ya no voy a perder más tiempo en lo que me hace daño

Si es así, seguro que te das cuenta de que una vez puede ser, dos también, pero, cuando ya es una constante, denota una gran falta de interés.

Esto te hace sentir mal, pero… ¿verdad que tú también lo haces? Ser consciente de esto te permitirá empezar a actuar de otra manera, no excusar con falta de tiempo tu poco interés en algo y empezar a manifestar lo que en verdad quieres y sientes.

Empieza a ser tú mismo

falta de interés

Empieza a mostrar tu falta de interés en un encuentro social, en una persona o en cualquier otro escenario que se te presente si así lo sientes.

No es necesario poner excusas, porque vas a tener que poner mucho cuidado en que esta no se haya repetido previamente. De lo contrario, ¡te pueden descubrir!

La de la falta de tiempo es muy recurrida, pero ¿no es acaso ya el momento de empezar a ser sinceros? Siempre estamos pidiendo que los demás lo sean con nosotros y, en cambio, hacemos todo lo contrario.

Di “no” si así lo sientes, niégate a hacer algo si no te apetece y, sobre todo, sé honesto con todas aquellas personas que pueden tener interés en quedar contigo o en ser tu pareja para así no hacerles daño.

Antes de irte no te pierdas: Saber decir NO, es bueno para tu salud

Nadie tiene por qué suponer que lo nuestro es falta de interés. Tampoco tenemos que mentirnos a nosotros mismos diciéndonos que no tenemos tiempo.

Es mejor que empecemos a ser tal y como somos, sin miedo.