Por qué no se puede obligar a los niños a dar besos

Daniela Colmenares 2 junio, 2018
Si tu hijo no quiere dar besos, no debes obligarle a hacerlo y te explicamos por qué.

Para los niños pequeños, un beso es significado de cariño. Normalmente, besan a sus padres, hermanos o abuelos como un acto para expresar amor. Por lo tanto, ante un desconocido, esta acción puede ponerlos incómodos e incluso, se pueden negar a hacerlo. No debemos obligar a los niños a dar besos.

Antes de hacerlo, es necesario preguntarles si se sienten cómodos saludando con un beso. El niño debe tener la posibilidad de escoger cómo saludar a las personas. Si desea hacerlo con un beso o con su mano.

El conocer y establecer límites es una de las bases del crecimiento de los niños. Esto también tiene que ver con los límites afectivos. Cualquier niño puede escoger si desea o no ser cercano con una persona.

Algunos padres creen que sus hijos son maleducados por no dar un beso. Pero son muchas las maneras en las cuales los niños pueden demostrar sus modales. Estrechar la mano, saludar al llegar o una palmada en la espalda son señales de buena educación.

Razones para no obligar a los niños a dar besos

Es saludable que los padres mantengan una conversación abierta con sus hijos sobre el cariño y la educación. Las expresiones de cariño deben ser entendidas como una manera espontánea de expresar amor. Mientras que los buenos modales y educación demuestran respeto a otras personas.

Bebé dándole un beso a su madre.

Aunque los niños deben ser amables con los adultos, no hay que obligarlos a dar besos. De esta forma ellos son capaces de establecer sus propios límites ante lo desconocido.
Es importante no obligar a los niños a dar besos, ya que esto puede volverlos vulnerables. Los infantes pueden asumir una actitud muy complaciente al demostrar educación y cariño. Eso los puede exponer a una situación de acoso o abuso.

Los abusos suelen ocurrir con personas cercanas al menor de edad. Y puede darse como resultado al querer demostrar afecto. Terminan siendo obligados a complacer y no saben decir que no al contacto físico.

Leer también: Toma en cuenta estos consejos para mejorar la relación con tus hijos

Respeta la voluntad de tu hijo

A partir de cierta edad, algunos niños dejan de dar besos o lo hacen con menos frecuencia que antes. Tal vez sea por timidez, porque no le agrada la persona o simplemente, no está de humor para hacerlo.

Pero, ¿si el pequeño no quiere demostrar cariño hay que insistir? No, hay que evitar obligar a los niños a dar besos. Ponte en su lugar y trata de imaginar lo incómodo que sería para ti besar a alguien cuando no quieres hacerlo, ¿cómo te sentirías?

Los besos no deben ser señal de buenos modales

Aunque para los adultos un beso es una señal de buenos modales y una forma de saludar, para los más pequeños un beso es una forma de demostrar cariño a sus seres queridos.

Niño chocando la mano con un adulto.

Los modales son normas de comportamiento y cortesía que debes enseñarle a tu hijo a incorporar en su día día. En vez de obligar a los niños a dar besos, procura que al llegar a un sitio salude con un “buenos días”, “buenas tardes” o “buenas noches”.

Los besos tienen significado

Un beso es una norma social. Es costumbre que el saludar o despedirse se haga con un beso. Para los niños es una muestra de amor, por lo tanto no está bien que besen de manera forzada.

No se debe obligar a los niños a hacer algo que no desean. Y mucho menos, hacerlos sentir mal consigo mismos por negarse. No tomes su negación como una ofensa, interprétalo como su punto de vista.

Te interesa leer: Conoce los grandes beneficios de las mascotas para la familia

Tu hijo no se volverá distante

A veces los niños pasan por etapas en las que se niegan a dar besos, incluso a sus padres o familiares cercanos. Esto no significa que se vaya a volver más cerrado con respecto a sus sentimientos. Dará los besos cuando realmente lo desee y tenga ganas. Si obligas a un niño a dar besos solo conseguirás alejarlo de ti.

Puede volverse más vulnerable al abuso

Aunque suene exagerado, si obligas a un niño a dar besos cuando no quiere hacerlo, está más propenso a acercarse a personas desconocidas. Si no aprenden a negarse al contacto físico con otras personas desde temprana edad, pueden desarrollar la idea de que ser cariñosos con extraños es sinónimo de educación.

Niña enfadada.

Forzando a un infante a besar se le puede transmitir la idea de que no son dueños de su cuerpo. Es importante enseñarles que ellos tienen el control sobre su cuerpo, de lo contrario, pueden volverse más complacientes y pasivos.

Conclusión

Para que un niño salude y se despida con besos, es importante preguntarle directamente si desea hacerlo. No se debe insistir en que lo haga y se debe dejar claro que es porque él quiere, y es solo una forma de saludar. “¿Quieres saludar a tu prima con un beso?” si responde que no, es necesario dejarlo tranquilo.

Por lo general, los infantes cuando crecen comienzan a diferenciar los besos de amor, de los de cortesía. La forma más rápida para que aprendan esto es que observen a sus padres saludando y despidiéndose con besos. De esta manera, ellos terminarán imitando ese comportamiento y adaptándose a las normas sociales.

Finalmente, es necesario que los padres mantengan una conversación abierta con sus hijos sobre la diferencia entre ser educado y ser cariñoso. El afecto debe nacer de forma natural, no debe ser una forma de agradar a los demás.

Te puede gustar