¿No puedes bajar de peso? Conoce por qué puede pasar esto…

Para hallar una solución es muy importante determinar si tu problema tiene origen genético, o bien es fruto de una alimentación incorrecta. En ocasiones también puede deberse a una cuestión hormonal

Puede que hayas hecho diferentes dietas, acudido a un nutricionista o practicado distintos tipos de ejercicios. Es posible que nada de esto haya dado el resultado que esperabas. Seguro que te preguntarás el por qué de estas dificultades para bajar de peso. ¿A qué se deben y qué puedo hacer para revertir la situación? Entérate de más en el siguiente artículo.

El problema para bajar de peso puede tener sus causas detrás de la genética, de ciertos hábitos poco saludables o quizás tus hormonas sean las culpables de no permitirte adelgazar. Es momento de encontrar una solución para no seguir probando dietas o ejercicios que no te sirvan, lo que se traduce en frustración, depresión, ira, angustia y varios sentimientos negativos más.

Determina cuál es el problema para no bajar de peso

Pero antes de ello, debes saber si realmente tienes un problema. Evalúa las características personales con el fin de conocer mejor tu metabolismo, otro que puede estar “apuñalándote por la espalda”. Una buena manera es responder un breve pero muy revelador cuestionario:

  • ¿Te cuesta perder peso a pesar de hacer dieta y combinarla con ejercicio regular?
  • ¿Consumes algún medicamento como THS, antidepresivos, antidiabéticos, antihipertensivos, esteroides, antiepilépticos?
  • ¿Has experimentado recientemente intolerancia al frío o a los cambios de temperatura bruscos, estreñimiento, fatiga, piel seca o pálida, mala memoria, cabello debilitado o dificultad para concentrarte?
hay varias razones que impiden bajar de peso

  • Mide tu cintura a nivel de la ingle. ¿Es mayor a 88 cm (en mujeres) o a 98 cm (en hombres)?
  • ¿Tienes alguna de estas patologías/condiciones: presión alta, azúcar en sangre elevado, niveles de triglicéridos superiores a lo normal?
  • ¿Acumulas más grasa o peso en tus caderas y muslos?
  • ¿Has experimentado cambios en el estado de ánimo, menstruación irregular, sensibilidad en los pechos, calores, sudoración excesiva o resequedad en la zona genital?

Si has respondido de manera afirmativa al menos a dos preguntas, es probable que tengas resistencia a perder peso. También puede suceder que te sea más difícil que a otras personas.

Analizando las causas de por qué no se puede adelgazar

Los medicamentos que se han citado antes pueden estar favoreciendo un aumento de peso o no permitiendo que pierdas kilos. Según el ejercicio o la dieta que sigas, consulta con el médico especialista para que te indique un tratamiento alternativo.

Problemas de tiroides

Por otra parte, hay que tener en cuenta la tan conocida y a la vez problemática glándula tiroides. Muchas personas se dan cuenta que tienen un problema en esta glándula porque no pueden bajar de peso. También puede ocurrirles que bajen demasiado de peso sin hacer nada.

Si tu tiroides se encuentra desequilibrada, puede entonces que experimentes otros síntomas tales como intolerancia al frío, fatiga, estreñimiento, cabello fino y mala memoria. Si sospechas que esa puede ser la causa de tu problema para adelgazar, o existen antecedentes en tu familia, es recomendable realizar una revisión rutinaria (análisis de sangre) para evaluar esta condición.

medir-pantorrilla-dieta-adelgazamiento

Problemas de síndrome metabólico

Por otra parte, existe lo que se denomina el síndrome metabólico. Es algo muy frecuente en nuestra población e interfiere en la capacidad del cuerpo para mejorar o manejar los niveles de azúcar en sangre. En consecuencia, se almacena más grasa de la prevista.

Y no sólo este es el síntoma a tener en cuenta, también si se tiene más grasa en el abdomen que en otra parte del cuerpo o si los triglicéridos están muy elevados. Presta atención a la presión arterial. La genética tiene mucho que ver en estos temas, no dejes de consultar con el médico. Y, además, recuerda que una mala alimentación, el sedentarismo, el consumo de alcohol o el cigarrillo pueden agravar la situación.

Problemas con niveles de estrógenos

Una de las preguntas del cuestionario era exclusiva para mujeres. La razón es que existe una condición que impide a los pacientes femeninos bajar de peso por sus niveles de estrógenos (hormonas). Si has consumido anticonceptivos o recibido terapia hormonal sustitutiva, puede que tu cuerpo haya producido más estrógenos. Consecuentemente, se produce una facilidad para acumular grasas en las caderas y los muslos.

Otros síntomas: cambios en el estado de ánimo, sudoración excesiva, resequedad en la zona vaginal o sensibilidad en los pechos. Puedes consultar con el ginecólogo. Obsérvate en el espejo para ver si tu cuerpo tiene forma de pera. Si es delgado por el torso y más ancho en las caderas, es indicativo de queejercicios-para-adelgazar-muslos tus estrógenos están altos. Esa podría ser la razón por la que te cuesta tanto adelgazar las piernas.

 

Para cada problema, una solución

Cuando sepas la razón que te impide bajar de peso, es momento de adoptar un plan para revertir esta situación.

Solución para problemas de tiroides

Además de consumir los medicamentos adecuados, recetados por el médico, es vital que:

  • disminuyas el consumo calórico
  • comas más fibra
  • evites los alimentos refinados y procesados
  • elijas carnes magras
  • ingieras alimentos ricos en yodo
  • aumentes la actividad física y controles tu estrés.

Solución para el síndrome metabólico

Disminuye la ingesta de productos refinados o procesados, consume más cantidad de fibras, haz media hora de ejercicio físico cada día (de lunes a viernes), deja de fumar, controla tu consumo de alcohol, reduce el estrés y toma los medicamentos prescritos por el médico. Deberás controlar periódicamente tu presión arterial y los niveles de colesterol, triglicéridos y azúcar en sangre.

Solución para inconvenientes con los estrógenos

Aumenta el consumo de fibras, consume soja y derivados (orgánicos), ingiere un multivitamínico natural cada día y realiza ejercicio aeróbico de moderado a intenso, al menos dos veces por semana. También puedes complementar con levantamiento de pesas para tonificar los músculos.