No renunciaría a mis instantes a solas por nada del mundo

Valeria Sabater 25 abril, 2016
Al contrario de lo que muchos puedan pensar, pasar tiempo a solas no es perjudicial. De hecho, puede traernos muchos beneficios y es algo que todos deberíamos procurarnos

Nuestros instantes a solas son bocanadas de salud para el cuerpo y la mente a los que no deberíamos renunciar. El cerebro necesita de estos momentos de calma y equilibrio con los cuales conectar de nuevo con nosotros mismos.

La mayoría de la sociedad vive inmersa en un ritmo poco natural y poco respetuoso con nuestros ciclos biológicos. Factores como el estrés, el no dormir las horas suficientes o el reducir nuestros instantes de ocio y relajación afectan directamente a nuestra salud física y mental.

Ahora bien, en ocasiones, también hemos de hacer frente a algunas presiones de nuestro entorno. Para muchos, el acto de descansar o estar a solas, es “no hacer nada o perder el tiempo”, cuando, en realidad, nuestros momentos de relajación son modos estupendos de ganar tiempo, de ganar en calidad de vida.

Te invitamos a reflexionar sobre ello.

Nuestros instantes a solas, nuestras bocanadas de salud

Estar gran parte del día acompañado de gente es enriquecedor durante un tiempo, no hay duda, pero no todos los días y durante más de 8 horas seguidas.

La mente necesita desconectar del exterior para relajar nuestros sentidos y toda esa gran cantidad de estímulos que pueden llegar a sobrecargarnos claramente. Además, a ello le hemos de añadir también nuestro patrón de personalidad.

Las personas introvertidas, por ejemplo, necesitan de más instantes de calma, silencio y soledad. Por ello, es necesario que sepamos muy bien cuáles son nuestras necesidades psíquicas y emocionales, sin tener en cuenta las presiones ajenas.

Te recomendamos leer “en ocasiones la libertad es el precio de la libertad”

Vale la pena tener en cuenta la siguiente información.

chica-en-terraza

Nuestra corteza prefrontal necesita instantes de calma

La corteza prefrontal es, por así decirlo, el cuadro de mando de nuestro cerebro. Esta es una de las partes más desarrolladas de nuestro cerebro, ahí donde se establecen los planes, las decisiones…

  • Si nos sentimos sobrecargados, si el nivel de cortisol en sangre es muy elevado y el estrés activa en nosotros la sensación de huida, de ir deprisa y acelerados, la corteza prefrontal tiende a decaer en sus funciones.
  • Nos sentimos cansados, nos cuesta tomar decisiones y, de este modo, mientras la mente nos pide “reaccionar”, el cerebro y nuestra parte más racional nos recuerdan que no podemos, que estamos sobrecargados.

Los instantes a solas son “píldoras de energía”, de calma, de aire fresco y necesitado equilibrio para nuestra mente y nuestro cuerpo.

La conexión con la naturaleza

amanecer

Pocas cosas pueden llegar a ser más curativas que estar un tiempo a solas conectados con la calma de la naturaleza.

Frederick Law Olms, uno de los paisajistas y arquitectos urbanos más conocidos de nuestra historia (responsable, por ejemplo, del Central Park de Nueva York) ya lo dijo en su momento.

El ser humano necesita de ese contacto cotidiano con la naturaleza para sentirse bien, y recuperar esa libertad instintiva que las propias ciudades no suelen quitar con sus responsabilidades.

Lee también “solo respira, el corto que ayuda a niños y adultos a controlar la ansiedad”

Por ello, si te es posible, cada vez que tengas un momento a solas, busca un espacio verde, busca un bosque o una playa y aspira ese oxígeno puro y relajante que tanto bien puede hacerte en todos los sentidos.

Salud mental es poder alejarnos también de las personas que nos traen presiones y estrés

En ocasiones no nos es tan fácil encontrar ese instante a lo largo del día para estar a solas con nosotros mismos. Sobre todo, porque los demás no lo entienden o piensan que, con ello, descuidamos nuestras obligaciones.

  • No aplaces tus instantes de equilibrio, calma y disfrute a solas únicamente porque los demás lo ven mal o no lo entienden.
  • Si el único momento en soledad que tenemos es ese instante en que por fin nos vamos a la cama y cerramos los ojos, poco a poco acumularemos tanta tensión, estrés y malestar que acabaremos enfermando.
  • Salud mental es también saber alejarnos de quienes nos llenan de presión y ansiedad para poner distancia al menos durante unas horas o un tiempo.
picnic-naturaleza (Copy)

Nuestro cerebro necesita del silencio, de esa dimensión de deliciosa soledad con la cual permitirnos por fin hablar con nosotros mismos o, sencillamente, pensar en nada y todo a la vez.

No lo descuides, procura disfrutar de tu tiempo en soledad, al menos, durante dos horas al día.

Te puede gustar