No renuncies al amor, renuncia solo a las personas que no supieron amarte

No renuncies al amor, renuncia solo a las personas que no supieron amarte

En lugar de renunciar al amor aprende a quererte a ti en primer lugar para no tener que mendigar cariño a los demás y no hacer así elecciones desacertadas
no renuncies al amor

El amor es un sentimiento muy hermoso que todas las personas se merecen vivir. No obstante, seguro que durante esa experiencia has sufrido, te han hecho daño.

Sin embargo, no renuncies al amor, esto sería un grave error.

Mejor renuncia a todas esas personas que no han sabido amarte como te merecías o, tal vez, renuncia a cometer los mismos errores dejándote llevar por expectativas e ideales que terminaban cayéndose con el tiempo.

Lee: Las diferencias entre el amor y la obsesión

El amor puede doler muchísimo cuando lo llenamos de dependencia, de celos, de maltrato o de posesión e inseguridades.

Por eso, es importante que no renuncies al amor, sino a lo que hasta ahora creías que era.

No renuncies al amor por entrar en relaciones tóxicas

mujer-mordiéndose-el-labio

En ocasiones, las personas que menos nos convienen son las que parecen agarrar nuestro corazón con fuerza.

Las idealizamos desde un primero momento, pero ¿qué ocurre con el tiempo? Todo cambia, ya nada es lo mismo o ¿tal vez antes no lo veíamos?

A veces, cuando sentimos algo muy fuerte por alguien podemos volvernos ciegos. De repente, todo el mundo a nuestro alrededor nos dice que no nos conviene, pero nosotros nos empecinamos en que están en un error.

Nos ponemos una venda en los ojos para que ese “vivieron felices y comieron perdices” se haga realidad. Porque encontrar el príncipe azul o la princesa delicada y hermosa aún es hoy día un objetivo real.

No obstante, encontrarse con personas con las que terminamos formando un vínculo tóxico, cubriendo de dolor la palabra “amor”, no significa que esto sea así.

Descubre: Señales de que tu pareja es “tóxica”

Tenemos que aprender a dejarnos de expectativas y de sueños que tan solo se hacen reales en las películas.

Esta es la vida real y aquí no hay príncipes ni princesas. Lo que sí encontraremos serán muchas personas que pueden hacernos mucho daño si desde un primer momento, en vez de abrir los ojos, los cerramos.

¿Qué consideras tú que es el amor?

mujeres-abrazadas

Hablábamos de príncipes y princesas, pero ¿qué hay de la media naranja? o de ¿encontrar a tu otra mitad? Son conceptos más modernos, pero no dejan de ser sumamente dañinos.

La sociedad nos inculca la necesidad de encontrar una pareja, pues eso es sinónimo de éxito en las relaciones. Sin embargo, denominar al otro como “tu otra mitad” puede hacerte ver el amor como en realidad no es.

Muchas son las personas que lidian cada día de su vida con la dependencia emocional. Un problema en el que es muy fácil entrar, pero muy difícil salir.

Te abandonas a la otra persona, crees que sin ella no eres nadie. ¿Perdona? ¿Entonces quién eras antes, incluso, de tener por primera vez pareja?

Atarse a alguien no es amor, depender de alguien tampoco. El amor es libre y tiene que permitirte crecer. Cuando este agota, cansa, te hace sufrir, te agobia… No es amor, créenos, es otra cosa.

Son tus miedos los que hablan, tus inseguridades, tu pavor a la soledad.

En ocasiones, no entras en las relaciones porque ames a la otra persona, sino porque te sientes aliviado por encontrar a alguien que se haya fijado en ti, que te quiere y desea estar a tu lado.

Lee: El amor como cárcel emocional

Cuidado con esto. Tarde o temprano sufrirás y puede que, si no te das cuenta, termines enganchando unas relaciones con otras.

Cada una de ellas será el doble de dolorosa que la anterior. No estamos en esta vida para sufrir. ¿Empezamos a soltar el dolor que provoca una desacertada creencia de lo que es el amor?

El amor no implica lucha y mucho menos sufrimiento

amor real

No renuncies al amor real, renuncia a aquel que te hace sufrir y llorar cada noche por alguien que en realidad no vale la pena.

Tú crees que es así porque has hecho de esa persona el centro de tu mundo.

Sin embargo, cuando abras los ojos y veas la situación con perspectiva, te darás cuenta de que no era para tanto, de que el otro no se merecía tanto sufrir y dar por tu parte.

Así que no renuncies al amor, renuncia solo a esas personas con las que no puedes forjar una relación sana, ya sea porque en tu propia persona hay cosas que sanar o porque no son capaces de aportarte nada.

Antes de irte no te pierdas: Claves y consejos para amar sin sufrir

Hay personas cuya idea equivocada del amor provoca que no sepan amar y quizás te hayas encontrado con muchas de ellas.

Sea cual sea tu situación, jamás renuncies al amor.

Ilustraciones cortesía de Elodie Nadreau.