No te enganches a quien te ignora

A veces nos encontramos tan cegados que no vemos como el resto de las personas pueden llegar a manipularnos y a aprovecharse de nosotros en su propio beneficio

Dicen que cuanto más ignora una persona a otra, más interesada estará la segunda. A veces, funciona. Quizás porque nos gusta ese juego de tira y afloja donde parece que uno es el gato y otro el ratón.

Sin embargo… ¿Qué ocurre cuando esto nos hace daño?

Lee: 9 verdades universales sobre las relaciones

Tendemos a “engancharnos” de quien no hace más que desaparecer. No da señales de vida. No muestra interés. Cuando aparece de nuevo, sientes alivio y lo que te ata se hace más fuerte.

¡Cuidado! Abre los ojos. Puede que estés frente a un manipulador emocional.

Deja de autoengañarte

autoengaño

Cuando alguien nos gusta, nos autoengañamos. De repente, empezamos a ver ciertas señales que interpretamos como nosotros queremos o necesitamos.

Esto alimenta nuestra creencia de que a la persona por la que nos sentimos atraídos le gustamos, se preocupa por nosotros, quiere formalizar la situación… A pesar de que nos ignora.

No te precipites. Esto es lo que quieres ver. No obstante, ¿por qué no intentas verlo desde otro punto de vista?

  • Solo se pone en contacto contigo cuando él quiere y cuando esto no es así, no da señales de vida. Por lo tanto, te está utilizando.
  • Ha pospuesto una cita que tenía contigo por quedar con sus amigos o hacer otro plan que le apetecía más, así que no le gustas tanto como piensas.
  • Alguna vez te ha dejado colgado en una conversación, por lo que no eres su prioridad, ya que ni siquiera se preocupa por dejarte una sencilla frase de despedida.

Descubre: Cuidado con las relaciones altamente peligrosas

Es posible que lo justifiques con frases tales como “es que necesita su propio espacio”, “no quiere sentirse agobiado”, “es muy independiente”…

Estos motivos no hacen más que dañar tu dignidad.

Quítate la venda: él te ignora

mujer-cubriéndose-con-un-paraguas

Es el momento de que te saques esa venda que te están impidiendo ver la realidad tal y como es. Aunque primero, verifica que no eres una persona dependiente.

Esa necesidad tuya de estar a su lado, de ser importante para alguien provoca que te sometas y aceptes actitudes que jamás le recomendarías soportar a un amigo.

Así que, es el momento de observar. Analízalo todo.

De esta manera, lograrás sacarte las vendas que te están tapando los ojos.

Sus palabras y actos te confunden

¿Alguna vez has intentado hablarle de tus sentimientos? Eso tan profundo que te carcomía por dentro o, sencillamente, querías expresarle a esa persona lo mucho que la quieres.

Es una situación que no se produce, ya que hace todo lo posible para encaminar la conversación hacia otros senderos.

Sin embargo, contrariamente, a veces sí que te lanza palabras o actúa de una manera que te deja boquiabierto.

Un “me gustas”, “eres el único”… Esto te confunde y te mantiene en ese tira y afloja que te engancha aún más.

No te pierdas: 6 tipos de relaciones tóxicas que deberías evitar

Los mimos cuando él quiere

Tú también necesitas cariño y, sin embargo, no lo recibes por su parte cuando lo requieres. Esto solo sucede cuando la otra persona así lo desea.

A pesar de esto, debes estar alerta. Si cuando te enfadas se pone muy, pero que muy cariñoso, puede que esté intentando manipularte para no perderte.

mujer-abrazando-hombre

Te provoca inseguridad

Las buenas personas nos provocan seguridad. Cuando sucede todo lo contrario puede que sea indispensable salir corriendo.

Seguro que tú te crees seguro. Cuando estás con esa persona estás bien, feliz, contento, alegre… Eso siempre y cuando no intentes manifestar tus sentimientos o pensar en lo confundido que te dejan muchas de las cosas que te dice.

No hablar claro, no comunicarse o no saber qué es lo que quiere provocará en ti una gran inseguridad.

No le gusta que tomes la iniciativa

Volvamos al tema de las citas y de quedar. Posiblemente, no te hayas dado cuenta de que cuando tú le dices de quedar, empiezan las excusas.

¿Qué ocurre cuando es él el que te dice de veros? Como seguramente ya te hayas dado cuenta, la situación no es la misma. A él no le gusta que tomes la iniciativa.

Antes de irte lee: 5 cosas que no debes permitir en tu relación de pareja

mujer-viendo-la-realidad

Estar en la cuerda floja es muy excitante, hasta que empieza a doler. Por eso, es preciso hablar claro y no permitir que las demás personas jueguen con nosotros.

A veces, esto es culpa nuestra. No quieres ver que te ignora, que no te hace caso, que te está utilizando.

Sin embargo, ahora la pregunta es… ¿Prefieres ver la realidad o darle la espalda?

Te puede gustar