No trates como prioridad a quienes te tratan como una opción

Nuestras propias carencias afectivas son las que hacen que tratemos como prioridad a aquellas personas que nos menosprecian. Debemos ser conscientes de nuestro valor y aprender a exigir el respeto que merecemos

No trates como prioridad a quienes no te valoran lo suficiente. Debes darte la importancia que mereces y ofrecer tu afecto a quienes realmente te quieren en cada momento sin intereses ni egoísmos.

Porque, habitualmente, el egoísmo no se torna en agradecimiento a pesar de que mantenemos nuestras esperanzas y expectativas en ello. Hay que tenerlo en cuenta porque debemos evitar hipotecar nuestro bienestar y subyugarlo a lo que los demás desean.

Cuando una relación es sana y significativa es fácil que la balanza se equilibre. Sin embargo, con frecuencia nos tapamos los ojos y nos dejamos llevar, viviendo en la inopia y no escuchando nuestras necesidades afectivas.

Presos del egoísmo nos convertimos en el segundo plato

hombre-mariposa

Es frecuente que, en algún momento, seamos objeto del egoísmo ajeno y nos acabemos convirtiendo en un segundo plato o, dicho de otra forma, en una opción dependiente de los intereses de los demás.

Habitualmente tardamos en darnos cuenta de esto, pues nos dejamos llevar por la inercia de la relación. Sin embargo, poco a poco, vamos arruinando nuestro presente alimentando esperanzas sobre un cambio que es probable que no llegue.

Es decir, quien no profesa un cariño sincero en un tiempo determinado, es muy difícil que lo profese más tarde “por arte de magia”. En este sentido, como ya hemos destacado, nos abraza el recuerdo de un pasado que ya no tiene futuro.

Así, el interés y el cariño intermitentes nos indican que hay algo que no está funcionando bien aunque, como es natural, nos cuesta asumir que, con el tiempo, las personas mostramos nuestra cara menos amable y más interesada.

No olvides leer: Prefiero una soledad digna a una compañía de egoísmos

mujer-narcisista

El dolor psicológico derivado de la angustia relacional

El tiempo es el gran maestro que se encarga de abrirnos los ojos, de ayudarnos a tomar perspectiva y valorar los errores con los que convivimos. No es fácil, ni mucho menos. De hecho, el dolor que produce resulta a veces insoportable.

Este es el dolor emocional, un dolor que angustia a nuestro cerebro. La decepción, la traición, la mentira, el desamor o la pérdida provocan un gran sufrimiento que nos desgarra por dentro.

Este tipo de padecimiento lleva siglos plasmándose en poemas y canciones que nos hacen sumergirnos en un mundo en el que todos conectamos.

Hoy en día estas intuiciones poéticas han obtenido apoyo en los estudios neurofisiológicos, los cuales confirman que el dolor psicológico se refleja a nivel cerebral.

Curiosamente cuando nuestro “corazón” se rompe y nuestras emociones incendian nuestro cuerpo, se activan a nivel cerebral las mismas zonas que cuando sufrimos dolor físico. De ahí que podamos decir con determinación que el amor duele.

Nuestros neurotransmisores sufren un gran abatimiento en momentos en los que todo se complica y algo se nos rompe por dentro.

rama-a-contra-luz

Las áreas cerebrales del dolor físico comparten sendero con el dolor emocional, pues un daño en cualquiera de estas dos modalidades activa el córtex cingulado anterior y la corteza prefrontal.

Esta es una razón más para dejar de menospreciar nuestras heridas emocionales y evitar pensar que se curan al aire. Estamos tristemente acostumbrados a empeñarnos en enterrar nuestros problemas relacionales, lo que genera que el dolor se enquiste y se complique la resolución de los conflictos.

Escondernos no nos ayuda en nada sino. Por el contrario, refrena un alivio que hace más llevadero el dolor social que, como está evidenciado, atormenta a nuestro cerebro y, por ende, a nuestra mente.

“Cuando mantienes tu resentimiento estás amarrado a esa persona o a esa situación por un vínculo emocional que es más fuerte que el acero. Perdonar es la única forma de disolver ese vínculo y lograr la libertad”

-Catherine Ponder-

corazon

La dignidad no se pierde por nadie

Cuando alguien nos trata como una opción es bueno empezar a pensar en decir adiós. Es radicalmente distinto ser orgullosos que ser dignos. Si perdemos la dignidad, nos perdemos a nosotros mismos, dañamos nuestra identidad y nuestro amor propio.

¿Quieres conocer más? Lee: Mientras yo sepa quien soy, no tengo nada que demostrar

Las relaciones basadas en el respeto y en el equilibrio de necesidades son las más auténticas, libres, sólidas y enriquecedoras.

A veces perdemos nuestra dignidad porque consideramos que nos compensa o porque nos bloqueamos y no sabemos responder ante situaciones complicados de manipulación o sometimiento.

Es deecir, nos acostumbramos a tratar con prioridad a quienes nos tratan como opción porque nos encontramos “alienados” por una relación asimétrica.

El amor, la atención y el cariño no se mendigan. Por eso tenemos que tener claro que merece formar parte de nuestra vida quien demuestra que nos hace bien, que no se aprovecha de nuestras vulnerabilidades y que nos quiere de manera limpia y sincera.

Te puede gustar