¿En qué nos afecta el desequilibrio de las glándulas tiroides?

Yamila Papa · 7 septiembre, 2015
Si ganamos o perdemos peso sin motivo, padecemos dolores musculares frecuentes, nos cuesta concentrarnos y tenemos problemas de ansiedad o excesiva tristeza, es probable que tengamos algún problema relacionado con la tiroides

Por si no lo sabías, esta glándula tiene un papel fundamental en nuestro organismo y metabolismo. La tiroides tiene forma de mariposa y está ubicada en el cuello, encima de la clavícula.

Si está desequilibrada puede ocasionar muchos problemas. Entérate de cuáles en el siguiente artículo.

La glándula tiroidea: importante y olvidada

No somos conscientes de la incidencia que tiene esta glándula en nuestro día a día hasta que nos “da problemas”. Es la encargada de producir muchas de las hormonas que controlan nuestras actividades.

Los dos trastornos más frecuentes de la glándula tiroides son:

  • Hipertiroidismo: Cuando produce más hormonas de las que nuestro organismo necesita.
  • Hipotiroidismo: Cuando no crea la cantidad suficiente de hormonas.

En cuánto a las enfermedades relacionadas a los problemas de tiroides encontramos:

  • Bocio: Agrandamiento de la glándula en el cuello.
  • Cáncer de tiroides
  • Nódulos tiroideos
  • Tiroiditis: Inflamación de la glándula.

Cerca del 12% de la población padece un problema de tiroides en la actualidad y un alto porcentaje también desarrollará un desequilibrio de este tipo a lo largo de su vida.

No olvides leer: 8 productos para el hogar que afectan la tiroides

Señales que indican un problema en las tiroides

El cuerpo nos da sus alertas todo el tiempo y no siempre lo escuchamos. Es bueno prestar atención a las señales que nos indican un posible desequilibrio en la glándula tiroidea:

Fatiga y trastornos del sueño

Es el síntoma principal de los problemas de esta glándula. Si notas que quieres dormir todo el tiempo, si por más que descanses 10 horas seguidas continúas con sueño o si sientes que te faltan las fuerzas o las energías, puede que estés padeciendo hipotiroidismo.

En el caso de que no puedas conciliar el sueño fácilmente o te sientas demasiado ansioso o despabilado, puede deberse al hipertiroidismo, que acelera el pulso y los latidos del corazón.

Trastornos-del-sueño

Cambios en el peso

Si tienes hipotiroidismo aumentarás de peso o te será muy difícil reducirlo. De lo contrario, si no logras subir kilos sin importar lo que comas, entonces tu problema puede estar relacionado al hipertiroidismo.

Estado de ánimo

Los cambios a nivel mental son muy frecuentes en personas con desequilibrios en la glándula tiroides. En el caso del “hiper” se relaciona con la ansiedad, los ataques de pánico, estar siempre a mil por hora y tener dificultades para concentrarse.

En lo que se refiere al “hipo” la depresión, la tristeza y la fatiga son el pan de cada día. Esto se debe a que los niveles de serotonina son elevados. También puede haber casos de falta de concentración o mala memoria.

Problemas intestinales

Los que tienen hipotiroidismo presentan graves problemas de estreñimiento (porque los cambios en la producción hormonal generan desaceleración en los procesos digestivos).

Aquellas personas que padecen hipertiroidismo pueden sufrir diarrea o colon irritable.

Músculos y articulaciones

Dolores musculares

Si se te entumecen los músculos de manera repentina, te duelen las extremidades o sientes que se te duermen los pies o manos puede deberse a una producción insuficiente de la hormona tiroidea. También se puede experimentar:

Si en los últimos tiempos estás teniendo dificultades para sostener objetos con tus manos, subir por las escaleras o llegar a los armarios altos, entonces tu problema puede ser el hipertiroidismo.

Aparato reproductor

Las mujeres con hipotiroidismo tienen períodos menstruales más extensos, pesados y dolorosos. También pueden sufrir infertilidad y desequilibrios hormonales (como el síndrome premenstrual). En ambos sexos se produce una disminución en la libido (apetito sexual).

Las mujeres con hipertiroidismo presentan períodos menstruales más cortos y con posibles retrasos. También puede verse afectada la fertilidad.

Cabello y piel

10 Tips caseros para potenciar el crecimiento del cabello

Si tu cabello está muy seco, quebradizo y se cae demasiado puede deberse a que la hormona tiroidea está funcionando mal. Si, además, tu piel está seca y tus uñas frágiles, el diagnóstico más acertado es el hipotiroidismo.

En el caso del hipertiroidismo, también se cae el cabello, pero solo de la cabeza, y la piel se ve frágil o delicada.

Temperatura corporal

Los que sufren de manos y pies fríos, escalofríos o temperatura menor a 37 °C pueden tener hipotiroidismo.

Aquellos que sienten mucho calor o transpiran en exceso aun en invierno, es posible que padezcan de hipertiroidismo.

Colesterol

En el caso del hipotiroidismo, os niveles de LDL o HDL son elevados aun al hacer dieta. En el del hipertiroidismo, las personas tienen porcentajes inusualmente bajos de colesterol.

Presión arterial

remedios-naturales-para-controlar-la-hipertensión

Son varias las investigaciones que indican que las personas con hipotiroidismo tienen más riesgos de padecer presión alta. Todo lo contrario ocurre con los que tienen hipertiroidismo ya que, si bien la presión sistólica aumenta, la diastólica se reduce.

¿Quieres conocer más? Lee: 3 smoothies beneficiosos para reducir la presión arterial alta

Corazón

En el hipotiroidismo, los pacientes tienen ritmo cardíaco más lento (unos 20 latidos menos por minuto que lo normal).

En el hipertiroidismo, el corazón puede latir muy deprisa y sentirse palpitaciones.

Cuello

El bocio es una de las causas más frecuentes de los problemas de tiroides. Esta ampliación de la glándula se traduce en una hinchazón o protuberancia en la zona del cuello y también en voz ronca. Puede aparecer tanto en el hiper como en el hipotiroidismo.

¿Existe la propensión a tener problemas de tiroides?

hipotiroidismo

Son 3 los factores de riesgo que aumentan las posibilidades de sufrir desequilibrios en la glándula tiroidea:

  • Antecedentes familiares.
  • Sexo y edad (más frecuente en las mujeres y en mayores de 40 años).
  • Tabaquismo (el cigarrillo contiene componentes tóxicos y nocivos para la glándula).