¿Por qué nos beneficia expresar las emociones?

Cuando aprendemos a expresar las emociones en el momento adecuado nos ayudará a evitar salidas de tono y esas explosiones de mal humor que se producen por reprimir lo que sentimos

¿Alguna vez has sufrido ansiedad? ¿Has explotado en alguna ocasión? Estos son tan solo dos ejemplos de lo que ocurre cuando, en vez de expresar las emociones, nos forzamos en reprimirlas.

Las emociones que tenemos todos los seres humanos no están ahí porque sí, sino que tienen una serie de funciones específicas: comunicar, regular el comportamiento propio y ajeno y mejorar nuestra interacción con los demás.

Sin embargo, a pesar de que, cuando crecemos, estas funciones están claras y las llevamos a cabo, a medida que avanzamos en edad, determinadas creencias van haciendo mella en todo esto.

Lee: Tus creencias no te hacen mejor persona, tus acciones sí

De repente, comprendemos que llorar en público debería darnos vergüenza, que es mejor no expresar lo que sentimos porque podemos hacer que alguien se sienta mal y que manifestar nuestras emociones puede provocar que los demás no nos aprueben.

No obstante, todo esto solo provoca que nos sintamos limitados, que nuestras reacciones sean descontroladas y que las emociones se nos vayan de las manos.

Por lo tanto, si optamos por expresar nuestras emociones, ¿qué ganamos?

1. Prevenimos y solucionamos conflictos

Jóvenes discutiendo

¿Recuerdas cuándo hablábamos de explotar? Esa situación concreta en la que ya no podemos aguantar más y toda una vorágine de emociones sale en tropel sin control alguno.

Todas esas emociones que han estado guardadas, silenciadas y reprimidas terminan saliendo y causando un mal mayor. Porque lo que creíamos que estábamos previniendo en un principio, genera un conflicto difícil de resolver en otra circunstancia.

Pongamos un ejemplo sencillo. Juan está harto de que su familia y sus amigos sean incoherentes.

No soporta que digan una cosa y, después, hagan otra. Sin embargo, nunca ha manifestado verbalmente esto. Tan solo frunce el ceño, se calla y silencia lo que siente.

Sin embargo, un día, en un debate sobre determinado tema con sus amigos, Juan explota ante una clara muestra de incoherencia por parte de uno de ellos. Sus amigos se quedan boquiabiertos.

Juan enrojece, tiembla de rabia y se desahoga.

Descubre: ¿Sabías que llorar es bueno para tu salud?

Para sus amigos, esta reacción es desproporcionada. Muchos dejarán de hablarle, otros se enemistarán y otros tanto creerán que está loco. Lo que desconocen es que Juan no sabía expresar sus emociones, sino reprimirlas hasta que no podía más.

Es importante que no nos comportemos como Juan. No es necesario ir acumulando emociones hasta explotar.

Expresar las emociones en su momento preciso, con educación y respeto, nos ayudará a evitar ese momento de descontrol en el que ya no podemos más.

2. Nos ayudan a conectar con nosotros mismos

Mujer observando sus emociones

Expresar las emociones no solo mejora nuestra interacción social, sino también la comunicación que mantenemos con nosotros mismos.

Quizás recordemos alguna situación en la que no hemos sabido cómo actuar. Incluso alguna otra en la que no hemos sabido reconocer e identificar lo que sentíamos.

Las emociones nos ayudan a saber qué es lo que necesitamos en cada momento preciso. Siempre y cuando no intentemos reprimirlas y acallarlas. Muchos pueden llamar a esto intuición o sexto sentido.

Cuando nos permitimos expresar las emociones con los demás, esto nos ayudará también a saber qué nos gusta y qué no, cuándo queremos decir “no”, si la situación en la que nos encontramos y que aceptamos nos está beneficiando o perjudicando.

Lee: Inteligencia intuitiva: ¿te identificas?

Cuando nos liberamos de esas ataduras que reprimen nuestras emociones sucede algo mágico. Empezamos a escucharnos a nosotros mismos.

3. Nos permite tomar distancia de la emoción

Hombre respirando

¿Verdad que cuando estamos enfadados nos cuesta muchísimo pensar? Esto ocurre porque cuando la emoción está a flor de piel, nuestro cuerpo está preparado para actuar, no para detenerse a reflexionar.

Por eso, expresar las emociones es algo muy positivo en este aspecto, ya que nos ayuda a tomar cierta distancia de la emoción para permitirnos verla desde una perspectiva más alentadora.

Esto podemos entenderlo de una manera fácil. Por ejemplo, si nos enfadamos con nuestros padres de una manera excesiva y en el momento de contárselo a un amigo nuestro este nos hace ver que, en realidad, no es para tanto.

El punto de vista de esa otra persona nos ayuda a adoptar una posición distinta con respecto a esa emoción que tanto nos estaba haciendo sentir de manera incontrolada.

  • Algunas personas utilizan la respiración para tomarse un tiempo antes de reaccionar ante la emoción que sienten.
  • Otras, prefieren darse un tiempo (un día o una mañana, por ejemplo) antes de hablar, dar su punto de vista, debatir sobre lo que sienten…

Todas estas maneras de proceder son válidas, porque nos ayudan a alejarnos de esa emoción que puede nublar nuestra vista y hacer que causemos daño, que seamos injustos y que provoquemos conflictos innecesarios.

No es la primera vez que, recordando un suceso del pasado, hemos dicho “pues sí que no era para tanto”.

Antes de irte no te pierdas: Ejercicios de respiración para relajarse

¿Te cuesta expresar las emociones? Si es así, no dudes en pedir ayuda o en empezar a ser consciente de todo lo anterior para modificar tus hábitos con respecto a lo que sientes.

Expresar las emociones tiene múltiples beneficios y te ayudará en muchos aspectos de tu vida, liberándote de conflictos, problemas innecesarios y reacciones impulsivas.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar