Mi novio no me acaricia como antes

He descubierto que los hombres también pierden el deseo sexual a través de una experiencia personal, mi novio no me acaricia como antes. Te contamos cuáles pueden ser las causas.

Cuando se inicia un romance, las manifestaciones de cariño son la principal característica. Besos, caricias, detalles románticos y tensión sexual inundan la relación.

Con el transcurrir del tiempo esos deseos suelen disminuir en algunas personas. La idea generalizada es que son las mujeres las que pierden interés más temprano en el sexo. Pero lo cierto es que los hombres también por algún motivo cambian sus actitudes. Y la duda es porqué no acaricia como antes a la compañera que eligió para compartir sus proyectos de vida.

Posibles causas por las que un hombre no acaricia como antes a su mujer

Para ser realistas algunos motivos pueden estar relacionados con un estado anímico o de salud. Pero existen muchos otros que podrían ser más dolorosos para la mujer, como la infidelidad.

Leer también: ¿Qué hacer ante el desamor?

  • Problemas de salud

Depresión.

Algunas enfermedades crónicas traen como consecuencia la disminución en el apetito sexual. La diabetes, la obesidad y otras cambian las prioridades del hombre. Conversar sobre el tema puede ayudar a la pareja a retomar a ciertas demostraciones amorosas. Si persiste, se aconseja iniciar una terapia.

  • Depresión

Un hombre que esté atravesando un cuadro depresivo, posiblemente, evite las relaciones íntimas. Ya no tiene ganas de prácticamente nada. Si él no la acaricia como antes luego de una pérdida afectiva o una modificación importante en su desarrollo profesional, esa es la causa. Hay que tener paciencia, acompañar a atravesar ese momento. Un profesional es la mejor opción para que vuelva a recuperar su ánimo.

  • Tratamientos farmacológicos

Las drogas que contienen algunos medicamentos disminuyen el deseo. Asimismo, provocan cansancio, alteran el ánimo y lo sexual pasa a otro plano.

  • Insomnio

Pétalos-de-rosa-para-el-insomnio

No tener un descanso saludable altera al organismo completamente. Cuerpo y mente se encuentran en un estado fatal. Debilitados e irritables, lo único que desean es conciliar el sueño. Las hormonas relacionadas con la excitación disminuyen y no existe ninguna atracción posible.

Visita este artículo: Acaba con el insomnio con estos jugos caseros

  • Está aburrido de la rutina

Cuando la pareja tiene los mismos hábitos sexuales corren el riesgo de caer en el aburrimiento. La monotonía de repetir cada encuentro termina cansando. Ya no hay nada excitante en los encuentros sexuales y no saben cómo plantearlo. Algunas parejas logran revertir esta situación si tienen la confianza suficiente para conversar y buscar alternativas. Comenzar a ser creativos y entregarse a las fantasías puede revivir la pasión.

  • Quiere romper con la relación

Algunos hombres no encuentran las palabras o el valor para expresar verbalmente que ya no quieren mantener una relación amorosa. Comprenden que no sienten lo mismo que al principio o que se equivocaron al tomar un compromiso. Intentan que su mujer sea la que tome la decisión de la separación provocándola con actitudes. Ya no la acaricia como antes, no hay besos ni llamadas dulces. Se limitan a ejercer actos desinteresados y a veces hasta crueles, pero no lo dicen. En definitiva, detestan cualquier acto sexual con ella.

  • Es infiel

Ser infiel.

Si no acaricia como antes, una de las causas más frecuentes es la infidelidad. Le gusta otra mujer y deposita en ella toda su energía y libido. Mantiene a escondidas las mejores relaciones sexuales que pueda brindar y en casa solo desea leer o dormir. No quiere el contacto físico con su novia porque solo le atrae el cuerpo de su amante.

  • Algo de la compañera lo pone de mal humor

Es probable que sin que su mujer se haya dado cuenta él esté enojado. Una actitud o un conflicto que afecta a ambos y no se resuelve a su gusto puede tenerlo irritado. Como un capricho o como castigo no acaricia como antes a su novia porque cree que ella no lo merece. Es necesario identificar cuál es el problema para quitarlo del medio sin que se agrave.

Es común que los futuros papás, especialmente los primerizos, sientan miedo al contacto sexual. Temen hacerle daño al bebé o a la embarazada. Pedirle que las acompañen a una consulta ginecológica para evacuar las dudas y tranquilizarlo es lo mejor. Incentivar poco a poco a retomar la actividad sexual y tener paciencia es parte del proceso.

Cuando el hombre no acaricia como antes a su pareja es porque algo anda mal. Detectar la causa y no dejar pasar demasiado tiempo es la única manera de revertir la situación.

Te puede gustar