Nubes caseras o marshmellows

Aunque podemos encontrarlas en cualquier establecimiento es más recomendable elaborar nuestras propias nubes en casa para así estar seguros de que no llevan conservantes ni añadidos perjudiciales para nuestra salud

Las nubes son esas “chucherías” blanditas y que las tiendas de caramelos han hecho de color rosa por fuera y blanco por dentro, pero no es su color original.

Además de usarse para decorar postres o incluso como ingrediente clave en algunos de ellos, las nubes caseras pueden comerse quemadas en el fuego, por lo que son ideales para una velada con chimenea o cuando nos vamos de acampada.

Al estar hechas fundamentalmente de azúcar, la nube al fuego queda como una especie de caramelo que está buenísimo. Aquí te enseñamos a hacer nubes caseras o marshmallows para que sorprendas a tus hijos la próxima vez que tengáis una excursión.

Receta de las nubes caseras o marshmallows

Ingredientes:

Para las nubes:

  • 20 g de gelatina neutra en polvo
  • 240 ml de agua fría
  • 300 g de azúcar blanco
  • 240 ml de glucosa líquida o sirope de maíz
  • 1 cucharadita y ½ de extracto de vainilla
  • ¼ cucharadita de sal

Para la cobertura:

Reducir-el-consumo-de-azucar

  • 170 g de azúcar glas
  • 55 g de maicena
  • 1 cucharadita de colorante alimenticio en polvo (opcional)

Utensilios:

  • 1 cazo
  • 1 peso para alimentos
  • 1 jarra medidora
  • 1 batidora eléctrica, de pie o de varillas
  • 1 colador o tamiz
  • 1 bol
  • Cortapastas de la forma que se quiera o un chuchillo
  • 1 molde para horno

Preparación:

  • Lo primero que se debe hacer es preparar la cobertura de azúcar. Para ello, mezclar el azúcar glas, la maicena y el colorante (si se quiere) en un bol. Tamizarlo todo junto y reservar.
  • Engrasar con mantequilla un molde para horno y espolvorearlo con la cobertura de azúcar y maicena, de forma que quede bien adherido al fondo y a los laterales del recipiente. Retirar el exceso de polvo y reservar.
  • Tapar con papel transparente el bol con lo que sobra de la mezcla de azúcar glas y maicena y reservar.
  • En un bol pequeño, disolver la gelatina en 120 ml de agua fría y dejar reposar durante unos 15 minutos.
  • Mientras tanto, poner a calentar en un cazo a fuego lento el azúcar blanco, la glucosa o sirope de maíz, la sal y el agua restante.
  • Batir bien con las varillas hasta que el azúcar se haya disuelto por completo.
  • Para que el azúcar no cristalice con el calor, ir limpiando regularmente los bordes del cazo con un pincel de cocina húmedo.
  • Cocinar la mezcla durante unos 5 o 6 minutos hasta que se forme una crema pringosa. En cuanto se llegue a este punto, retirar el cazo del fuego.
  • Con la batidora de pie, o la de varillas, a velocidad baja, añadir muy despacio pero continuamente, el sirope caliente a la gelatina disuelta en agua.
  • Cuando se haya añadido todo el sirope a la gelatina, subir la velocidad de la batidora al máximo y seguir batiendo durante unos 15 minutos, hasta que la mezcla se torne densa y blanca y triplique su volumen.
  • Añadir el extracto de vainilla y remover hasta que se integre por completo.
  • Rápidamente verter la mezcla en el molde con ayuda de una espátula, sin pringarse demasiado, ya que la mezcla es pegajosa.
  • Alisar la superficie con una espátula engrasada con un poco de aceite vegetal.
  • Con ayuda de un tamiz o un colador, espolvorear toda la superficie con la mezcla de azúcar glas y maicena preparada al principio.
  • Esperar un poco a que se solidifique la masa y cortar las formas de las nubes con un cortapastas. Si se corta con un cuchillo, lo mejor es hacerlo en tiras paralelas, primero de forma longitudinal y luego transversal, de forma que quede dividido en cuadrados o en pequeños rectángulos.
  • Rebozar las nubes con la mezcla de azúcar glas y maicena, retirando la cobertura que quede suelta.
  • Guardarlas dentro de un recipiente hermético en un lugar fresco y seco.
chocolate Moyan_Brenn (2)

Datos de interés:

  • Dificultad: media
  • Tiempo de preparación: 60 minutos
  • Si se desea, se puede sustituir el extracto de vainilla por cualquier otro: fresa, almendra, menta, limón…
  • Si se quieren cubrir las nubes de chocolate, hay que fundir 225 g de chocolate negro (o con leche, según el gusto) y sumergir las nubes de una en una en el chocolate. Después se debe dejar escurrir el exceso y dejar reposar las nubes hasta que se solidifique el chocolate.