Sonreír tiene el poder de provocar bienestar

Raquel Lemos Rodríguez · 17 febrero, 2019
Sonreír tiene muchos beneficios para nuestro bienestar. Por eso, aún en situaciones difíciles mantener una sonrisa real te ayudará a tí y a tu entorno.

Sonreír es una de las cosas más bellas. Es algo tan poderoso que no solo provoca bienestar a quien sonríe, sino también a los demás. La sonrisa tiene un gran poder, pero en ocasiones no logramos sonreír. Los problemas, las críticas, las responsabilidades, y muchas cosas más pueden hacer que la sonrisa se vea empañada por una gran tristeza.

Sin rembargo, si lo pensamos un momento, esforzarnos por sonreír puede lograr aliviar o sobrellevar mejor un mal momento. Juntarnos con gente que nos haga sonreír pude ser muy sanador. 

También lee Las arrugas nos recuerdan dónde han estado las sonrisas

 

Sonrisas, felicidad o tristeza

Si nos encontramos en la situación de forzar una sonrisa, quizás la sonrisa no sea del todo real. El único objetivo de forzar una sonrisa es sentirnos mejor. Pero… ¿Y si no lo logramos?

Las únicas sonrisas que tendrán un efecto positivo serán aquellas reales. De hecho, sabemos que hay personas que sonríen mucho, pero no son felices. Hay personas carismáticas, amables, que siempre tienen una sonrisa en el rostro y palabras alentadoras para los demás. Sin embargo, a veces, una sonrisa grita tristeza.

En ocasiones, no queremos preocupar a los demás y, por eso, fingimos ser felices y estar siempre con una mentalidad positiva.

Debemos aprender a sacar nuestra sonrisa verdadera, porque este enmascaramiento solo nos hará sufrir más. Nunca dejes de sonreír, pero sonreír de verdad. Las sonrisas sinceras serán las que de verdad funcionen, las que te harán mostrar la felicidad que realmente te embriaga.

Lee también: Me gustan las personas que sonríen con los ojos

Sonreír tiene grandes beneficios

Hay quienes pueden criticar una sonrisa permanente. Quizás, pueden interpretar esa sonrisa como falsedad, otras lo tomarán como si te estuvieses riendo de ellos. Sin embargo, sonreír tiene muchos beneficios, ya no solo para la persona que lleva esa sonrisa, sino para su entorno.

Sonreír y bienestar

Es la mejor arma de seducción

Si alguna vez te has preocupado por cómo seducir o ser más sensual, prueba a incluir una sonrisa en tu rostro, observarás cómo resultas mucho más atractivo.

Sonreír

Ayuda a superar la ansiedad y la depresión

La ansiedad y la depresión son males de estos tiempos. Problemas que nos hacen ver todo sin esperanza, sin luz. ¿Dónde está la sonrisa? Una sonrisa, aunque sea forzada en un principio, te ayudará a abrirte camino en un mundo donde ves todo negro. Es el momento de acabar con esto, ¡te mereces ser feliz! Empieza con una sonrisa.

La sonrisa genera pensamientos creativos

Sonreír nos vuelve más creativos. En realidad, la creatividad viene de tu mente, de la misma que genera esa sonrisa, una mente más despierta y activa. No es la sonrisa o la risa misma la que genera creatividad, sino los pensamientos positivos que se reflejan al sonreír. En realidad la risa genera una catarta de efectos en el cerebro que pueden mejorar el estado de ánimo y lograr pensamientos positivo y creativos.

Al reír el cerebro libera endorfinas. La liberación de endorfinas es una de las responsables más importantes de la sensación de placer. Además, cuando nos reímos reducimos la liberación de cortisol, la hormona del estrés. Entonces, para compensarlo, el cerebro libera dopamina, una sustancia que se asocia con emociones positivas. En consecuencia logramos también liberar energía negativa del cuerpo. 

También lee ¿Cómo influye la buena compañía en la activación del cerebro?

Estarás más receptivo socialmente

Nuestras emociones influyen en nuestras circunstancias. Si estás triste, verás todo gris. Sin embargo, estar alegre y sonreír te hace ver las cosas diferente, e interactuar más con los demás.

La sonrisa tiene un efecto social. Proyecta una imagen de seguridad y estima, genera más confianza e invita a que los demás se acerquen. Así, al sonreír uno se siente más optimista y receptivo, y eso se transmite al entorno. La sonrisa tiene el poder de generar sonrisas en los demás. El cerebro conquista, copia, imita, siente y actúa. Esto lo genera el cerebro mediante las «neuronas espejo«.

Básicamente funcionan de la siguiente manera: cuando yo te veo sonreír, mis neuronas espejo crean una especie de frecuencia imitatoria y luego envían estas señales al sistema límbico para acabar sintiendo lo que tú sientes. Riendo o estando triste se puede influir en la mente. Las emociones son contagiosas. 

Sonreír no implica que no vayas a tener malos momentos. Pero, en ocasiones la sonrisa puede ayudarte a sobrellevar momentos en los que no ves salida hacia la felicidad. En definitiva, nuestra vida va en consonancia con nuestras emociones, así que ¡sonríe!

Empieza tu día sonriendo, interactúa sonriendo… Levántate cada día, ponte tu ropa favorita y ponte también una sonrisa. Este será el complemento más importante.