¿Por qué nunca puedo llegar al orgasmo?

"No puedo llegar al orgasmo" es una frase que provoca frustraciones en un alto número de mujeres que a pesar de tener una vida activa no logran el clímax, causas más comunes de esta disfunción.

Algunas mujeres se atreven a hacer una consulta con su ginecólgo y plantean abiertamente su malestar: “nunca puedo llegar al orgasmo”. Otras, directamente, se quedan en su interior con las dudas que genera esta falencia. No entienden cuáles son los motivos por los que no logran el clímax con su pareja, en esos encuentros en los que sí se sienten excitadas.

Es importante aclarar que no se trata de mujeres asexuales o con falta de interés por el sexo. Todo lo contrario, ellas tienen deseos por otras personas y se entregan abiertamente a esos ratos de placer. El problema consiste en que, a pesar de las ganas, no se logra el clímax de ningún tipo.

Causas más comunes por las que nunca puedo llegar al orgasmo

  • Otras enfermedades clínicas

La presencia de ciertas enfermedades como la diabetes pueden causar anorgasmia, por lo que necesitan mayor trabajo previo por parte de la pareja para conseguir un mejor final del acto sexual.

  • Tratamientos con ciertos medicamentos

Cuando se ingieren algunos productos farmacológicos para tratar alergias, desequilibrios en la presión arterial o depresión, se arriesga a perder la posibilidad de llegar al clímax. De todos modos, es algo momentáneo que puede revertirse con el cambio de medicamentos.

Es imprescindible visitar a un profesional para buscar juntos alguna alternativa que no tenga tantas incidencias negativas. Existen para mismas enfermedades diferentes drogas, solamente se trata de utilizar las más adecuadas a cada organismo.

El estrés en las mujeres.

  • Monotonía en la sexualidad de la pareja

En algunas relaciones la rutina toma el mando y las consecuencias directas son el aburrimiento y el desinterés. Entonces, más allá de la atracción por ese compañero, inconscientemente saben que todo será igual. Y estos pensamientos forman una barrera que impide estallar en el momento indicado.

Es necesario comenzar a buscar nuevos juegos eróticos o posturas sexuales que les permitan salir de esa zona para volver a experimentar un orgasmo. Ser activas sexualmente es estar dispuestas a cambiar y también tomar la iniciativa.

  • Conflictos de pareja

Los enamorados que están pasando por un mal momento pierden la conexión emocional que necesitan para llegar al orgasmo. Las tensiones existentes fluyen en la unión de los cuerpos y es muy posible que no puedan concretar.

Los problemas de pareja se siempre se solucionan en la cama, la mayoría de las veces la base está en el diálogo. Y si no se conversan las cosas que molestan quedan atoradas y forman un bloque que aumenta inhibiendo otros aspectos.

  • Antecedentes de abuso sexual

“Nunca puedo llegar al orgasmo”: una frase que puede esconder un pasado duro de violación o abuso sexual. Las mujeres que han sido víctimas de este tipo de agresiones, generalmente tienen serias dificultades para disfrutar del sexo. Si bien tienen la confianza por su pareja y desean fervientemente compartir la intimidad, se bloquean.

Mujer anorgasmia femenina

Además de conversar abiertamente con el hombre, se aconseja también consultar con un terapeuta. Son ellos quienes brindan las herramientas para poder disfrutar del sexo. Es fundamental poder diferenciar el placer de aquella experiencia negativa que se vivió en algún momento.

  • Cambios hormonales

Las mujeres que están pasando por algunos cambios hormonales en su organismo, como es el caso de la menopausia, también pueden sufrir de anorgasmia. Algunos síntomas de estos desequilibrios, como la disminución en la lubricación natural o en los estados de ánimo, generan estrés y repercuten en las relaciones sexuales.

Tal vez haya que dedicarle más tiempo a las caricias, incorporar algunos lubricantes especiales y relajarse más. Lo importante es tener paciencia para no caer en el desinterés.

Dieta en la menopausia

La actitud positiva frente a estos inconvenientes es, siempre, una gran amiga para terminar felizmente con la situación que provoca este malestar.

Si a pesar de las entregas no ven mejores resultados, hay que dejar la vergüenza de lado y asistir a un control con el médico. Después de todo, para eso están ellos en su consultorio: para ayudar a los pacientes a sanar.

Nunca puedo llegar al orgasmo: ¿tiene cura?

La respuesta es ¡Sí!. Por lo que no hay que enfocar solamente en el momento del clímax  para no presionarse más de lo debido y que todo empeore.

Disfrutar de cada beso o penetración como si fuese la última. Acompañar con algunos tratamientos o cambiar su postura emocional frente a la relación, es otro gran consejo.