Nunca renuncies a estas 4 dimensiones en tu relación de pareja

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 18 abril, 2019
Valeria Sabater · 26 agosto, 2014
Para poder ser feliz y crecer en la relación de pareja es fundamental que cada uno conserve su espacio personal y mantenga sus prioridades individuales, combinadas con las comunes.

¿Has dejado algo atrás desde que tienes pareja? ¿Has renunciado a algo que era importante para ti? ¡Cuidado!. Hay personas que confunden amor con sumisión, con la obligación de darlo todo por la pareja.

Nuestra salud emocional puede ir rompiéndose poco a poco si mantenemos esta idea. Te explicamos por qué.

Aspectos que no debes dejar atrás en tu relación emocional

Existe una concepción bastante común que mantiene esa idea que nos dice aquello de «En el amor todo vale». «Debes hacer cualquier cosa por la persona que amas».

Estos enunciados resultan muy románticos, y, estamos seguros de que todos hemos sentido alguna vez la sensación de que lo daríamos todo por otra persona.

Pero llegará un momento en que estos costes tan altos traerán sus consecuencias: La frustración al haber renunciado a algo que era importante para nosotros: trabajo, familia, amigos, crecimiento personal… .

A continuación te contamos las peores cosas que puedes llegar a sacrificar cuando te invade la sensación o el deseo de darlo todo.

Puedes ver también: Los efectos beneficiosos de tener amigos

1. Decide siempre por ti mismo

Nunca dejes que tu voz, o tu felicidad esté en el bolsillo de tu pareja. Si notas que tus palabras, tu voz y tu opinión no son tenidas en cuenta, reacciona ante ello.

Si poco a poco vamos relegando nuestras necesidades por la otra persona llegará un momento en que te sientas no solo vacío, sino con una autoestima tan baja que tu salud física y emocional se resentirá.

Autoconfianza

Desarrolla tu asertividad, pon voz a tus pensamientos y tus opiniones, porque el amor es también libertad. Es respeto, compromiso y comunicación. No dejes que te silencien, ya que silenciarán también tu persona.

2. Tienes derecho a ser feliz en pareja

Tener pareja debe suponer un crecimiento personal, una nueva etapa en la cual compartir un proyecto en común donde encontrar esa felicidad cotidiana tan especial. Si hace tiempo que no te despiertas con una sonrisa, empieza a preguntarte qué es lo que ocurre para que no te sientas bien.

Valora qué es lo que te hace infeliz. La vida merece ser vivida con tranquilidad y comodidad, evitando sufrimientos y egoísmos. Huye ante todo de las relaciones tóxicas, esas donde la otra pareja antepone sus necesidades sobre todas las cosas, ahí donde lo que obtenemos diariamente es solo tristeza e insatisfacción.

3. No renuncies a aquello y aquellos que son importantes para ti

Autonomia Hijos

Puede ocurrir que nuestras parejas no vean con buenos ojos algunas de nuestras amistades.

Puede incluso que no quieran que vayas tantas veces a ver a tus padres, hermanos… si notas que poco a poco te están relegando a una especie de burbuja sin ventanas, reacciona.

Lee también: La autoeficacia, descubre todos sus beneficios para el crecimiento personal

No renuncies a aquello que es importante para ti: tu trabajo, tus aficiones, ese café de las tardes con tus amigas, ese paseo de los domingos, esa cena con los compañeros de trabajo.

4. No renuncies a tu crecimiento personal

Las personas solemos tener necesidades intelectuales y personales. Hay relaciones de pareja complicadas donde uno de los dos acaba siempre renunciando a algo, profesional o emocional.

Puedes vivir bien durante un tiempo, pero siempre llegará un instante en que acabe apareciendo la sombra de la frustración. Frustración por no haber madurado profesionalmente en tu disciplina, por no disponer de ese espacio personal donde nutrirnos.

Las relaciones de pareja más saludables son aquellas en las que el amor se basa en el compromiso pero también en el crecimiento personal.

Esto sería sin duda lo más importante, desear en todo momento lo mejor para la persona que amamos, pero manteniendo siempre el compromiso, el cariño y el respeto.

Es esencial que desarrollemos una comunicación adecuada con nuestra pareja. Pon en voz alta tus necesidades, tus aspiraciones. No te calles por ceder al otro la palabra, o al final, tus palabras dejarán de tener importancia.

Mantén tu autoestima y no dejes únicamente en manos del otro tu propia felicidad, no renuncies a todo lo que es importante para ti.