Nutrición energética para la salud de tu hígado

Valeria Sabater 29 octubre, 2014

La necesidad de fortalecer nuestro hígado y de aportarle la máxima energía es clave para poder disfrutar de una vida saludable. Te explicamos cómo mejorar tu nutrición para evitar enfermedades asociadas y dotar de energía a este órgano indispensable.

La nutrición energética y la salud de nuestro hígado

Mujer Higado

Puede que la simple palabra “energética” te haya sorprendido. Pero al fin y al cabo es lo que hacemos las personas cada día, obtener energía a partir de nuestros alimentos. Aunque en ocasiones, esta energía no es la más adecuada, sino la más dañina. Mediante unos hábitos de nutrición incorrectos lo que provocamos poco a poco es que nuestro hígado enferme.

¿Y qué ocurre cuando el hígado enferma? Lo notaremos de inmediato en nuestra salud en general, al contraer más infecciones, al subir o bajar de peso, al sentirnos hinchados, débiles o mareados, al tener fuertes dolores de cabeza, o incluso un tono de piel amarillento… hemos de ir con mucho cuidado y atender todos estos síntomas para ponerlo en evidencia de nuestros médicos.

La nutrición energética y adecuada es pues un elemento clave para su salud, en especial por un aspecto en concreto: debemos recordar que el hígado es precisamente ese órgano donde se almacena nuestra energía, él es quien nos defiende frente a enfermedades, él quien depura nuestro organismo, quién nos desintoxica, quien se encarga de sintetizar muchas enzimas y vitaminas… ¿cómo no ofrecerle entonces una nutrición adecuada y energética? Te lo explicamos a continuación.

¿Qué nutrición puede ofrecerme una energía adecuada para mi hígado?

Para mejorar la salud de tu hígado, debes ser consciente de un aspecto: de que necesitas un cambio. De que para encontrarte mejor debes cambiar y mejorar algunas dimensiones de tu vida. Y ello requiere voluntad y perseverancia. Te damos las siguientes claves:

1. Consumir avena

avena-y-fresas

Una forma excelente de empezar el día con un rico y adecuado alimento. ¿Sabías que la avena está considerada como uno de los mejores alimentos que existen? Así es, es energética, sana, nos ayuda a depurar y cuida de nuestro hígado y colon. Lo que hace la avena es aportar esa fibra necesaria con la cual la materia fecal es más blanda, recoge más toxinas y las expulsamos con mayor facilidad. El disponer de un colon limpio y unos intestinos limpios favorece enormemente la salud del hígado, no lo dudes.

2. Mejor proteínas vegetales

Como reducir el colesterol de manera natural

El organismo procesa mucho mejor las proteínas vegetales, pero eso no quiere decir que debamos dejar de comer carne, solo evita las carnes rojas y sustitúyelas por la carne de pavo o la pechuga de pollo, por ejemplo. Puedes encontrar ricas proteínas en verduras de hoja verde como las espinacas, también en las ricas crucíferas, ideales para aportar energía al hígado, tales como las coles de bruselas, por ejemplo. Intenta también que los vegetales sean orgánicos, libres de pesticidas, ya que estos elementos dañan enormemente nuestro hígado.

3. Las mejores bebidas naturales para obtener energía

Remolacha

  • Infusión de diente de león: magnífica para depurar y facilitar las digestiones.
  • Infusión de jengibre: depura, desinflama, hidrata y protege nuestra salud hepática y digestiva. Un remedio sencillo que podemos tomar cada día.
  • El cardo mariano: el cardo mariano y la salud hepática siempre han ido de la mano. Puedes encontrar esta hierba medicinal en cualquier tienda natural. Es muy saludable y vale la pena tenerla siempre en casa.
  • Jugo de betabel y limón: muy terapéutico y adecuado. Puedes prepararlo para el almuerzo o para tu cena. No tienes más que coger una betabel mediana, pelarla, cortarla a trocitos e introducirla en tu licuadora. Añade además el jugo de medio limón y medio vaso de agua. Obtén una mezcla homogénea y bebe poco a poco.
  • Jugo de berros: los berros también son muy saludables para nuestro hígado. Lo curan, lo desintoxican y favorecen sus funciones básicas. Para ello, debes coger un puñado de berros, unos cinco o seis. Hervirlos en un vaso de agua hasta que lleguen a ebullición, para después, dejar que reposen. Cuela el contenido y bebe muy poco a poco cuando esté tibio. Una vez al día durante una semana al mes y verás qué bien te sienta.

4. Pautas alimenticias importantes

Comer-en-la-oficina-causa-depresión-y-afecta-productividad

  • Evita consumir alimentos procesados, con grasas o conservantes.
  • Evita consumir demasiados medicamentos, ya que el hígado no puede procesarlos bien.
  • Come cuando tengas hambre, nunca te obligues, pero eso sí, come siempre a las mismas horas sin picar demasiado entre horas.
  • Evita comer cuando estés muy nervioso o con un alto nivel de estrés. En esos instantes nuestra corriente sanguínea se concentra mucho en órganos como el estómago o el hígado, y los alimentos no se procesan bien. Intenta relajarte, solo entonces tu nutrición se llevará a cabo de modo óptimo.
  • Intenta llevar unos hábitos de vida saludables, evitando las emociones negativas y el estrés. Todo ello quieras o no va a dañar también la salud de tu hígado. Se trata en esencia de mantener un equilibrio entre nuestra alimentación y nuestras emociones. De este modo, encontraremos siempre una energía óptima y adecuada capaz de protegernos frente a determinadas enfermedades. No lo olvides.
Te puede gustar