Nutrición y curación a través de los Frutos Secos

Gracias a su contenido de vitaminas, minerales y otros compuestos los frutos secos pueden ayudarnos a prevenir y combatir diferentes dolencias, que van desde las enfermedades cardiovasculares a la anemia

Los piñones, las nueces, las avellanas y demás frutos secos, son alimentos que brindan energía y además aportan a nuestro organismo su grasa saludable. Ahora bien, la ingesta excesiva de los frutos secos en tu dieta puede ser negativa, sobre todo si deseas adelgazar, ya que si abusas, lo que lograrás será aumentar de peso de forma rápida.

Te invitamos a que conozcas algunas de las propiedades curativas y nutricionales de estos frutos para que puedas saber cómo administrar su consumo, es decir qué cantidad comer y con qué frecuencia.

Para que los frutos secos no resulten indigestos, en necesario que cuando se coman, sean bien masticados. Además debes saber que si quieres llevar una alimentación equilibrada, consumir cinco raciones por semana de frutos secos es lo recomendado (una ración equivale a un puñado).

Propiedades curativas de los frutos secos

Cuando consumes frutos secos, tu organismo se ve beneficiado en cuanto a sus funciones. Además, estos ayudan a aliviar ciertas dolencias que puedes estar padeciendo y al mismo tiempo ayudan a prevenirlas en el futuro.

Un ejemplo muy claro de las propiedades curativas de los frutos secos son las nueces. Estas, como son una fuente de fitoestrógenos, reducen considerablemente los efectos de la menopausia, sobre todos los sofocos que las mujeres suelen padecer. Asimismo, la presencia de fitoesteroles (sustancias de origen vegetal, similares al colesterol) logra disminuir los niveles de colesterol en sangre y esto hace que el sistema cardiovascular se vea altamente beneficiado.

Por otra parte, el consumo de 30 gramos diarios de avellanas reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas, así como arteriosclerosis. La razón de estos beneficios se debe a la notable presencia de oligoelementos en las avellanas.

Quienes sufren de estreñimiento deben consumir almendras, ya que es el fruto seco que tiene más fibra. Pero además, disminuye el colesterol malo, beneficiando a quienes padecen afecciones cardíacas, pues posee ácidos grasos monoinsaturados.

Si sufres de anemia, los piñones al natural son ideales para ayudarte, ya que ofrecen un aporte significativo de hierro.

Propiedades nutritivas de los frutos secos

El contenido general de los frutos secos se compone de ácidos grasos mono y polinsaturados (grasas) que fácilmente se metabolizan. Son una fuente de carbohidratos complejos y además poseen vitamina E, un antioxidante que ayuda a eliminar los radicales libres.

Si tienes niños, te recomendamos ofrecerles con frecuencia una mezcla de frutos secos con cereales, ya que esta combinación les brindará un alimento proteico de alta calidad que los ayudará en el proceso de crecimiento que están transitando.

¿Cuánto consumir?

Almendras: el consumo de tres o cuatro almendras en la dieta diaria es muy positivo porque tiene muchos nutrientes: fósforo, vitamina E, potasio, hierro, fósforo y calcio. Se recomienda que adultos mayores y niños las consuman.

Cacahuates (Maní): como son muy calóricos y algunas personas son algo alérgicas a ellos, hay que consumirlos con moderación. Contienen ácido fólico y vitamina B3. Ten en cuenta que 50 gramos cubren la cuarta parte de las necesidades diarias de proteínas.

Nueces: poseen 510 calorías por cada 100 gramos. Son ricos en vitamina E, ácidos grasos omega 3 y omega 6.

Avellanas: 100 gramos de avellanas crudas equivalen a 650 kcal. Tienen granas mono insaturadas en mayor cantidad que el aceite de oliva. Como tienen manganeso son ideales para los momentos en que es necesario hacer esfuerzo mental y físico. La leche de avellana (obtenida al moler avellanas) es una buena opción para quienes sufren intolerancia a la lactosa, además de ser muy nutritiva.

Piñones: 100 gramos crudos equivalen a 678 kcal. Son ricos en magnesio y calcio. Son ideales como complemento o alternativa de los lácteos.

¿Qué te ha parecido este informe sobre los frutos secos? ¿No son un alimento formidable?

Imagen cortesía de Chris LeCroy