Obesidad infantil: ¿qué dieta puede hacer un niño con sobrepeso?

La obesidad infantil es un problema que cada vez afecta a más niños. Debemos ser nosotros, los padres, quienes les ayuden y eviten que esto pueda ocurrir.

Cuando un niño se encuentra excedido de peso, se trata de un problema familiar, en el que es necesario el compromiso de todos sus integrantes con las dietas que se le indiquen. En la medida en que se cuide la alimentación de los niños obesos, se evitará no solo el sobrepeso y la obesidad infantil, sino también graves consecuencias en la edad adulta.

Causas de la obesidad infantil

La obesidad no es un problema exclusivo de los adultos, ya que cada vez más niños se encuentran en estado de sobrepeso. Esta situación se debe a múltiples factores:

  • Comidas rápidas: la elaboración de comidas rápidas, ricas en grasas, debido a su fácil y rápida preparación.
  • Comer fuera de casa: mayor tiempo fuera de casa, lo que implica comer rápido y lo primero que se encuentra.
  • Comer distraídos: mayor tiempo frente al televisor, consola de juegos, computadora, hacen que los niños coman sin prestar atención a lo que comen.
  • Falta de ejercicios: una vida cada vez más sedentaria, sin la práctica de deporte o actividad física.
Obesidad infantil.

Estos factores influyen no solo en la aparición cada vez más temprana de obesidad, sino también en la de complicaciones como diabetes, hipercolesterolemia, problemas cardiovasculares e insuficiencias respiratorias que perjudican la calidad de vida del futuro adulto.

Alimentos no permitidos para niños con obesidad infantil

A la hora de tratar de corregir los hábitos es necesario poner énfasis en la alimentación para el sobrepeso y para la obesidad infantil. Para ello, se elaboran dietas para niños obesos, que se basan en una selección de alimentos no permitidos y alimentos permitidos. Estos alimentos deben ser los adecuados para garantizar el buen crecimiento y desarrollo del niño, sin sumar calorías extras.

Entre los alimentos permitidos, podemos encontrar:

  • Leche entera y yogur entero
  • Quesos grasos o maduros
  • Carne con grasa
  • Galletas dulces
  • Productos de pastelería
  • Mantequilla
  • Azúcar
  • Bebidas carbonatadas
  • Evitar el exceso de sal: dentro de esta categoría pueden entrar los snacks fritos
Evitar dulces contra la obesidad infantil.

Leer también: Recetas con legumbres para niños

Alimentos recomendados para niños con obesidad infantil

Por otro lado, para combatir la obesidad infantil debemos incentivar al niño a consumir estos alimentos en su justa medida:

  • Leche desnatada: 2 o 3 vasos diarios.
  • Yogur desnatado: con cereales sin azúcar, con frutas, una unidad o en reemplazo de la leche.
  • Queso dietético: un trozo pequeño, o 4 cucharadas de queso de untar desnatado.
  • Carne magra: pescado, pollo sin piel, carne de ternera sin grasa, con una o dos porciones diarias.
  • Huevos: 3 unidades por semana.
  • Vegetales: todos son válidos, con un de mínimo tres unidades al día.
  • Frutas: también son válidas todas, consumiendo 3 frutas.
  • Pan integral: consumir 2 rebanadas en el desayuno y 2 en la merienda, evitando el pan blanco.
  • Cereales integrales: (avena, arroz, pastas), pueden reemplazar a la patata. Consumir 3 cucharadas de cereal cocido.
  • Levadura de cerveza: se puede agregar 2 cditas distribuidas en el día. Se puede incorporar en sopa, yogur, zumos o en el agua.
  • Edulcorante natural: como la stevia. Utilizar para realizar un postre o para endulzar la leche, zumos.
  • Gaseosas o bebidas carbonatadas dietéticas: solo sin azúcares.
  • Agua mineral sin gas: por lo menos 6 vasos por día.
  • Caldo de verduras casero.
  • Aceites de girasol o de oliva, con 4 cucharaditas de té por día.
  • Condimentos: orégano, nuez moscada, laurel.

Te interesa leer: 10 interesantes beneficios para la salud que te brinda el orégano

Otras recomendaciones contra la obesidad infantil

Obesidad infantil.

Cualquiera que sea el peso del niño, será importante una alimentación sana y la práctica habitual de ejercicio físico. La mala alimentación de los niños es, en la gran mayoría de los casos, culpa de sus familias, que no les enseñan a comer bien. Para que cumpla con los principios adecuados para su dieta, podemos seguir estas recomendaciones:

  • Preparar versiones saludables de los platos favoritos de los niños, sustituyendo los productos menos saludables por otros con más propiedades beneficiosas.
  • Incentivar a los niños a hacer ejercicio. Sencillas actividades como jugar en el jardín o en el parque ayudará a que los niños puedan seguir un estilo de vida mucho más sano. Por el contrario, el sedentarismo debido a las largas horas que muchos niños pasan delante de la televisión es una de las principales causas de la obesidad infantil.

En definitiva, no es muy difícil hacer que los niños sigan un estilo de vida saludable, pero debido a la falta de responsabilidad propia de su edad, deben ser los padres quienes sepan cómo guiarles para que mantengan una alimentación adecuada.