Odaxelagnia: el placer que sentimos cuando nos muerden

Alejandro Puertas 30 marzo, 2018
Las personas que solo se excitan mordiendo o siendo mordidas sufren de Odaxelagnia. Practicar esta técnica erótica puede ser, para algunas parejas, una experiencia placentera. Te contamos todo acerca de esta particular conducta.

Dentro del mundo de las relaciones sexuales, cada uno de nosotros tiene unos gustos y unas preferencias. Algunos fetiches son más comunes que otros; por ejemplo, todo el mundo ha oído hablar de las personas a las que les gusta que las aten, o de los que sienten una especial atracción por los pies. Sin embargo, existen algunas parafilias mucho más raras.

Dentro del grupo de las filias menos conocidas, está la odaxelagnia, o el placer que sienten algunas personas al morder o ser mordidas. Aunque no es muy común que se convierta en una obsesión, para algunas personas es un componente fundamental del sexo. En este artículo te contamos todo lo que tienes que saber sobre este fetiche tan particular.

Odaxelagnia: ¿parafilia o deseo sexual normal?

Consideraciones antes de practicar sexo oral

A pesar de que la odaxelagnia es una conducta sexual basada en provocar o recibir dolor, lo cierto es que los comportamientos a los que está asociado no son demasiado extremos. Por ello, los expertos no se ponen de acuerdo sobre si se trata de algo fuera de lo normal. ¿Hasta qué punto es habitual excitarse mordiendo o siendo mordido por la pareja?

Para determinar si un comportamiento sexual es normal y no se trata de una parafilia, este tiene que cumplir algunos criterios:

  • La práctica sexual no puede ser la única forma que tiene la persona de sentir placer o de alcanzar un orgasmo. En este sentido, la odaxelagnia no cumple este criterio en la mayoría de los casos, ya que se trata de un comportamiento voluntario que solo añade placer a los encuentros sexuales. Por ello, se trata de algo que tan solo sirve como complemento a la relación.
  • No deben provocar ningún tipo de daño físico o psicológico a las personas que practican el fetiche. Por supuesto, este punto se refiere a daños graves o descontrolados, como los que podría ocasionar un sádico que realiza prácticas peligrosas sin el consentimiento de sus víctimas. La odaxelagnia, al ser un comportamiento inofensivo, tampoco podría ser considerada como una filia según este criterio, a pesar de derivar placer de cierto dolor.
  • Por último, los comportamientos sexuales deben practicarse de forma consciente y voluntaria por todas las personas involucradas en ellos. Este punto tampoco se cumpliría en la odaxelagnia: se entiende que los mordiscos placenteros se dan en el contexto de una relación sexual consensuada.

Por otra parte, también hay que tener en cuenta cuánta gente siente placer al morder o ser mordida. Cuando un comportamiento sexual no cumple ninguno de los tres criterios anteriores y, además, se trata de una práctica extendida, se considera que forma parte de las conductas sexuales normales.

Visita este artículo: ¿El sexo anal duele?

¿Por qué sentimos placer al morder o ser mordidos?

Quién recibe más placer durante el sexo oral

Ya desde los tiempos del Kamasutra se sabía que los mordiscos son una parte fundamental del sexo. Pero, ¿por qué algo que a priori provoca dolor puede convertirse en una práctica tan placentera?

Según las investigaciones más recientes sobre nuestro cerebro, al sentir un dolor moderado liberamos endorfinas. Estas son las sustancias responsables de todo tipo de placer, no solo del sexual; también se encargan de que nos sintamos alegres, del placer al comer o de beber cuando estamos sedientos, o de motivarnos a hacer ejercicio.

Pero es que, además, las endorfinas se encargan de que sintamos placer y conexión al mantener relaciones sexuales con otra persona. Por ello, todos aquellos comportamientos que liberen endorfinas en nuestro cerebro nos harán sentir mejor durante el sexo. Este es el motivo de que la odaxelagnia se haya convertido en una parte tan importante del erotismo para algunos.

¿Quieres conocer más? 5 mitos sobre el sexo

¿Forma parte la odaxelagnia del BDSM?

oido-sexo

Por último, algunas personas relacionan el placer de ser mordidos con el BDSM, es decir, con el conjunto de prácticas sexuales que se basan en la dominación, el bondage, el masoquismo o la sumisión. Algunos de los fetiches típicos del BDSM se han extendido mucho, como el spanking, pero otros son mucho más extremos.

Sin embargo, teniendo en cuenta la diversidad de las prácticas que engloba este término, ¿es la odaxelagnia exclusiva del BDSM? Los miembros de esta comunidad han rechazado esta idea, ya que para ellos el BDSM tiene más que ver con el tipo de relación que se establece entre las personas, y no con una práctica en concreto.

Te puede gustar