Oncosaludómetro: todo lo que debes saber

17 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
El oncosaludómetro es una herramienta web que permite valorar si nuestros hábitos nos ayudan a prevenir el cáncer. Se fundamenta en evidencia científica y está disponible gratuitamente para quien quiera realizarlo. Te contamos todo sobre este test.

La fundación de investigación CRIS contra el cáncer se encuentra detrás de la elaboración del oncosaludómetro. Esta fundación es una organización sin ánimo de lucro que se dedica en exclusiva a la problemática oncológica.

A través del oncosaludómetro pretenden acercar a la población una herramienta rápida de testeo sobre los hábitos saludables. Este cuestionario online permite al usuario evaluar si sus costumbres lo ponen en mayor o menor riesgo de padecer un cáncer.

El oncosaludómetro se compone de 10 preguntas sobre constitución física, adicciones, ejercicio físico y alimentación. La elección de estos aspectos se basó en las directrices de la World Cancer Research Fund International (WCRF) sobre prevención.

Cada vez que el usuario completa una de las preguntas, el sistema le otorga una recomendación a seguir para su vida. Al finalizar, el puntaje obtenido se muestra como un resumen que posiciona a la persona en algún punto de la escala de riesgo, felicitándolo por sus buenos hábitos o instándolo a cambiar.

Te vamos a contar los aspectos que evalúa el oncosaludómetro y por qué resultan fundamentales en la prevención del cáncer. Si quieres realizar el test, el mismo está disponible de manera gratuita.

1. Peso, talla e IMC

El primer punto del oncosaludómetro es la evaluación ponderal. El usuario debe ingresar su talla y su peso para que el sistema calcule el índice de masa corporal (IMC). Este índice mide la constitución corporal para catalogarnos como bajo peso, normopeso, sobrepeso u obesos.

La obesidad es un factor de riesgo para varios cánceres. En las mujeres, la asociación entre sobrepeso y sedentarismo se ha vinculado a las patologías oncológicas más frecuentes, como el cáncer de mama.

obesidad como factor de riesgo en el oncosaludómetro
La obesidad es un factor de riesgo para múltiples cánceres.

2. Adicciones

El tabaco y el alcohol representan drogas lícitas que afectan la salud. El oncosaludómetro evalúa el consumo de ambas en su cuestionario, para posicionar a la persona en alguna situación, de riesgo o no.

El tabaco es el factor de riesgo por excelencia para el cáncer de pulmón. No hay un punto intermedio para recomendar su uso. Todas las organizaciones sanitarias lo prohíben tajantemente por sus efectos nocivos.

Con el alcohol es diferente porque se encuentra más difundido y más legalizado en el planeta. De todas maneras, no existe una cantidad que se considere segura y sin efectos en el organismo. Las investigaciones científicas han vinculado hasta 5 tipos de cánceres con el alcohol, siendo el hepático uno de los principales.

Sigue leyendo: ¿Cómo se desarrolla el cáncer?

3. Actividad física

Realizar deportes es beneficioso para la salud en casi todos los sentidos. Las enfermedades metabólicas mejoran los valores sanguíneos con el ejercicio, y el riesgo cardiovascular es menor en los deportistas.

Para la prevención del cáncer también es una ventaja la práctica de actividad física. En algunas investigaciones con grupos comparados, se percibió una menor incidencia de patologías oncológicas en las personas que realizaban deporte regularmente.

El oncosaludómetro evalúa los minutos semanales de ejercicio para determinar si es suficiente o no. En caso de no serlo, insta al usuario a aumentar la cantidad para acercarse al mínimo recomendado.

4. Alimentación

Dentro del acápite de alimentación, el oncosaludómetro evalúa varios aspectos, dividiendo las preguntas según el grupo alimenticio. Hay una parte del cuestionario sobre frutas y verduras, otra sobre cereales, carnes, bebidas y procesados.

La dieta es clave en muchos cánceres. Se han encontrado vínculos entre la alimentación y el cáncer de colon, mama, próstata y estómago. El aumento del consumo de frutas y verduras, así como de cereales integrales es preventivo de cáncer.

La recomendación media es de, por lo menos, 400 gramos al día de frutas y verduras. Por el contrario, a las carnes rojas se les impone un límite de 200 gramos a la semana como factor protector.

Entre los procesados, las organizaciones sanitarias son tajantes en lo referente a la carne industrializada, recomendando no consumirla. Para los otros procesados, como puede ser la bollería, se indica limitar las raciones.

Oncosaludómetro y dieta
El oncosaludómetro también revisa nuestros patrones dietéticos para determinar si contribuyen o no a la prevención del cáncer.

Descubre más: 5 consecuencias del exceso de ultraprocesados

Los resultados del oncosaludómetro

Una vez finalizado el test en la página web, el sistema lanza una clasificación del puntaje obtenido, como si se tratase de un semáforo. El usuario puede estar en color verde, naranja o rojo.

Si su puntaje es de color verde significa que sus hábitos, en general, son de protección. No tiene muchos factores de riesgo para patologías oncológicas, y debería reforzar su estilo de vida en la misma línea que lo viene haciendo.

El color naranja es una advertencia. Significa que algunos hábitos de vida son protectores, pero otros no, y deberían modificarse para disminuir el riesgo de cáncer. Finalmente, el color rojo es la peor clasificación; el usuario tiene un estilo de vida riesgoso para las enfermedades oncológicas y sería menester que implemente cambios rotundos.

La importancia del estilo de vida para prevenir el cáncer

Lo que revela el oncosaludómetro es la importancia que tiene el estilo de vida en la prevención oncológica. Se calcula que hasta el 30 % de las neoplasias son prevenibles con hábitos saludables, lo que nos pone frente a una oportunidad única para cambiar y mejorar lo que hacemos a diario.

  • Sánchez, César, Carolina Ibáñez, and Julieta Klaassen. "Obesidad y cáncer: la tormenta perfecta." Revista médica de Chile 142.2 (2014): 211-221.
  • Botell, Miguel Lugones, et al. "Las consecuencias del tabaquismo." Revista Cubana de Higiene y Epidemiología 44.3 (2006).
  • Boffetta, Paolo, and Mia Hashibe. "Alcohol and cancer." The lancet oncology 7.2 (2006): 149-156.
  • Francisco, López-Köstner, and C. Zarate Alejandro. "El deporte y la actividad física en la prevención del cáncer." Revista Médica Clínica Las Condes 23.3 (2012): 262-265.
  • Hernández-Ramírez, Raúl U., and Lizbeth López-Carrillo. "Dieta y cáncer gástrico en México y en el mundo." salud pública de méxico 56 (2014): 555-560.
  • Romero Cagigal, I., A. Ferruelo Alonso, and A. Berenguer Sánchez. "Dieta y cáncer de próstata." Actas Urológicas Españolas 27.6 (2003): 399-409.
  • Torres-Sánchez, Luisa, et al. "Dieta y cáncer de mama en Latinoamérica." salud pública de méxico 51 (2009): s181-s190.
  • Rodrigo, L., and Sabino Riestra. "Dieta y cáncer de colon." Revista española de enfermedades digestivas 99.4 (2007): 183-189.