Onicomicosis: cuando los hongos están en las uñas

Algunos remedios caseros pueden ayudarte a eliminar los hongos de las uñas. Los aceites esenciales, usados con precaución, pueden ser muy útiles. Sin embargo, es la buena higiene y sequedad en los pies, lo que más nos ayudará a prevenir su aparición y eleiminarlos.

Si bien se conoce simplemente como hongos en las uñas, el nombre científico o médico de esta afeccion es onicomicosis. Esta infección cambia la apariencia de la uña, afectando al color y al grosor. Conoce más sobre este problema en el siguiente artículo.

¿Qué es la onicomicosis?

Tener hongos en las uñas es una afección muy frecuente en la población de todo el mundo, que comienza en un sólo dedo (de los pies o de las manos). Suele extenderse hacia el resto debido a la falta de tratamiento. Algunos también pueden presentar pie de atleta debido a que es el mismo hongo que afecta la piel.

La onicomicosis sólo se puede observar por los cambios en la uña, ya sea el color, la forma o el grosor. Por otra parte, no presenta síntomas como dolores o molestias. Muchas personas tardan bastante tiempo en tratarse los hongos en las uñas, y es por ello que necesitan varios meses o hasta años para curarse completamente.

Si bien lo habitual es tratar a los hongos en las uñas como una alteración estética, en casos muy avanzados puede causar dolores crónicos, de difícil solución. El diagnóstico temprano es ideal para erradicar el hongo de manera permanente.

Los hongos de las uñas deben tratarse para evitar un problema crónico

Causas de la onicomicosis

Entre las causas de la onicomicosis encontramos tres tipos de hongos diferentes. El más conocido de ellos es Candida albicans. Se transmiten por contacto directo y pueden convivir en nuestro cuerpo sin producir infección. Sin embargo, cuando se dan ciertas condiciones o factores que debilitan nuestro sistema inmune, se eleva el riesgo de desarrollar esta patología.

El envejecimiento es una de las razones, por ejemplo, ya que con la edad se van acumulando los hongos que colonizan el pie, además de que las defensas del cuerpo son más débiles.

Otra posible causa es tener los pies húmedos frecuentemente. Este es el caso de los nadadores o personas que utilizan calzado inapropiado (de goma, calcetines de nylon, etc). También incrementa el riesgo sufrir de otras enfermedades de la piel como la psoriasis o el pie de atleta.

La diabetes también está relacionada a la onicomicosis ya que afecta a las defensas del cuerpo. Si se tienen familiares con onicomicosis es más probable padecer el problema, ya sea por predisposición genética o por la transmisión del hongo al usar las mismas toallas, ducha, calzado, etc. Por último, la inmunosupresión o el uso de fármacos también pueden ser la causa de los hongos en las uñas.

No puedes perderte: Hongos comestibles y su poderío medicinal

 

Puedes prevenir la aparición de hongos en las uñas con una buena higiene y sequedad en los pies

¿Cómo prevenir los hongos en las uñas?

El principal problema, según se cree, es la estética, por las alteraciones en el aspecto de la uña. Podemos distinguir cinco tipos de modificaciones:

  • El borde de la uña se pone amarillo y se engruesa, la superficie es rugosa y se fragmenta.
  • Se daña la matriz de la uña (la raíz), con zonas blancas o amarillas.
  • Se ven pequeños puntos o manchas blancas en la superficie de la uña.
  • La uña es de color marrón (casos raros de melanoniquia).
  • La uña se deforma totalmente, está curvada, engrosada y endurecida, se deshace fácilmente en fragmentos.

Para prevenir la aparición de onicomicosis es preciso mantener una buena higiene, evitando así la proliferación de los hongos o de las bacterias. Lavarse las manos y los pies y secarlos bien cada vez. Usar calcetines adecuados de algodón y calzado no demasiado ajustado que permita al pie respirar y transpirar.

Es importante evitar bañarse descalzo en vestuarios o gimnasios, así como compartir toallas con personas infectadas.

Cuando se tiene onicomicosis, es necesario mantener bien cortas las uñas, para que no sobresalgan del dedo. Después de usar las herramientas, desinfectarlas. No usar uñas postizas ni pintar las uñas.

El aceite esencial de árbol de té puede ayudarte a erradicar los hongos en las uñas

Remedios caseros para los hongos en las uñas

Aceite esencial de árbol de té

El aceite de árbol de té es uno de los tratamientos naturales para la onicomicosis más conocidos.  Sirve para casos leves o moderados, ya que es un potente fungicida y antiséptico.

Recuerda que los aceites esenciales son increíblemente concentrados, condensando toda la potencia de las propiedades de la planta en muy poca cantidad. Por esta razón, no deben ingerirse ni entrar en contacto con zonas delicadas como los ojos. Y siempre deben aplicarse tópicamente y extremadamente diluidos en otros aceites no esenciales. Adquiere siempre aceites esenciales de grado terapéutico en tu herbolario. No deben emplearse en niños y las mujeres embarazadas deberán informarse sobre el tipo, dosis y recomendaciones.

  • Corta la uña intentando remover en la medida de lo posible, toda la zona afectada.
  • Lava la uña para retirar restos, y sécala.
  • Mezcla 2-3 gotas de aceite esencial de árbol de té en una cuchara sopera del aceite que elijas (coco, oliva, almendras, etc.). Es importante mantener una dilución no superior al 2%.
  • Aplica la mezcla sobre las uñas con algodón.
  • Deja actuar 15 minutos para que se absorba.
  • Repite 2-3 veces al día.

Vinagre de sidra de manzana

El segundo tratamiento conocido por su eficacia para eliminar los hongos en las uñas es el vinagre de sidra de manzana. Es antifúngico y afecta al pH de la zona, acidificándola, y convirtiéndola en menos idónea para el crecimiento de los hongos en las uñas.

Asegúrate de adquirir vinagre de sidra de manzana concentrado al 100%, sin filtrar y orgánico para obtener resultados.

  • Corta la uña intentando remover en la medida de lo posible, toda la zona afectada.
  • Lava la uña para retirar restos, y sécala.
  • Prepara un baño de pies con vinagre y agua tibia en partes iguales.
  • Sumerge las zonas afectadas durante 20 minutos.
  • Seca bien con una toalla limpia, haciendo énfasis en la uña afectada pero también entre los dedos.
  • No vuelvas a usar la toalla antes de volverla a lavar.
  • Repite 2 veces al día para obtener resultados más rápidamente.
EL vinagre de sidra de manzana es un remedio eficaz contra los hongos en las uñas.

Otra opción también usando vinagre es preparar una mezcla con dos cucharadas a las que le sumarás dos cucharadas de harina de arroz gruesa molida. Colocar sobre la uña, dejar actuar unos 15 minutos y enjuagar (repetir el proceso de secado indicado anteriormente).

Otros remedios con aceites esenciales

  • Coloca en un cazo dos tazas de agua y tres cucharadas de tomillo. Hierve por cinco minutos. Apaga el fuego, tapa y deja refrescar. Embebe un algodón o hisopo y coloca en las uñas con onicomicosis. Para mejorar la efectividad, también puedes emplear aceite esencial de tomillo de la misma manera que te hemos recomendado para usar el de árbol de té.
  • Hierve un litro de agua con 10 ramitas de canela partidas. Baja al mínimo el fuego y cocina cinco minutos. Deja reposar 45 minutos y aún estando tibio, vierte en un recipiente donde puedas sumergir las uñas. Como en el caso anterior, también puedes usar aceite esencial de canela de forma segura y diluída, como ya te hemos explicado.

Otros remedios con ingredientes de tu cocina

  • Mezcla bicarbonato de sodio en agua y forma una pasta. Pasa esta preparación por un algodón y luego esparce por toda la uña, tratando de que ingrese también a la piel por debajo de la uña afectada. Deja unos minutos, enjuaga y seca.
  • Extrae el zumo de una cebolla y moja un algodón. Frota sobre los hongos de las uñas. También puedes pasar directamente la cebolla cortada por la mitad.
  • Mezcla una cucharada de zumo de limón, cinco gotas de agua oxigenada y dos cucharadas de gel de aloe vera. Coloca sobre la uña afectada y deja que se seque solo.
  • Hierve cinco dientes de ajo en una taza de agua. Vierte en un recipiente con agua fría e introduce los pies allí, dejando reposar 15 minutos. Repetir todos los días durante un mes completo.

Toma apuntes: 5 maneras de utilizar bicarbonato de sodio y limón en la limpieza del hogar

Recomendaciones finales

Recuerda comprar siempre los productos de la mayor calidad posible y seguir las indicaciones al pie de la letra si vas a emplear aceites esenciales. Estos son muy concentrados y pueden causarnos reacciones si no los empleamos bien. En tu herbolario habitual te pueden dar toda la información que necesites y proveerte con los mejores aceites.

Haz una prueba para ver tu reacción frente a los aceites esenciales: diluye 2-3 gotas del aceite elegido en aceite de oliva y aplica en la cara interna del codo con un algodón. Si tras 24 horas no has tenido ninguna reacción, es seguro emplear el aceite esencial siempre diluido sobre tu piel.

La clave de estos remedios naturales es la consistencia. Debes hacer el tratamiento todos los días para obtener resultados. Si no consigues mejorar el problema deberás acudir al médico para que no empeore.

  • Cox, S. D., Mann, C. M., Markham, J. L., Bell, H. C., Gustafson, J. E., Warmington, J. R., & Wyllie, S. G. (2000). The mode of antimicrobial action of the essential oil of Melaleuca alternifolia (Tea tree oil). Journal of Applied Microbiology. https://doi.org/10.1046/j.1365-2672.2000.00943.x
  • Kalemba, D., & Kunicka, A. (2003). Antibacterial and Antifungal Properties of Essential Oils. Current Medicinal Chemistry. https://doi.org/10.2174/0929867033457719
  • Pazyar, N., Yaghoobi, R., Bagherani, N., & Kazerouni, A. (2013). A review of applications of tea tree oil in dermatology. International Journal of Dermatology. https://doi.org/10.1111/j.1365-4632.2012.05654.x