Opciones para tomar en casa un agua de calidad

Francisco María García · 3 marzo, 2018
Hay opciones para tomar agua de calidad en casa que ayudarán a mantener el cuerpo sano así como contrarrestar la acción de agentes infecciosos externos.

Todos los seres vivos la necesitan para vivir. Estas opciones para tomar en casa un agua de calidad ayudarán a mantener el cuerpo sano; también a contrarrestar riesgos de enfermedades por ingerir un líquido contaminado.

Para que el agua sea considerada apta para el consumo humano debe cumplir ciertos requerimientos. El Ministerio de Sanidad de España ha determinado que debe estar libre de microorganismos, parásitos o sustancias en concentraciones que puedan suponer un riesgo para la salud.

¿Cómo llega el agua a las casas?

El agua llega a los hogares a través de redes de distribución públicas o privadas, cisternas y depósitos. En el trayecto, agentes infecciosos pueden contaminarla; por ello purificarla antes de su consumo pasa a ser una necesidad.

Antes de tomarla, utilizarla para cocinar o para la higiene personal, el agua debe ser sometida a procesos que garanticen su calidad. En España, muchos hogares reciben aguas duras, mineralizadas o con exceso de productos químicos.

El agua de consumo humano no debe superar las 10 bacterias intestinales por litro, debe estar libre de impurezas químicas y carecer de sabor, olor y turbiedad.

Ver también: 4 razones para beber agua tibia en lugar de fría

Agua dura y agua blanda

beber-agua

En algunas zonas residenciales, el agua que llega por tuberías suele tener cal. A esta se le conoce como agua dura por el alto nivel de minerales, como magnesio y calcio, y sedimentos.

Este tipo de agua puede utilizarse para regar los jardines o para desechar residuos orgánicos mas no para el consumo humano. En contraste, el agua blanda registra cantidades mínimas de sales minerales.

Agua mineral y corriente

Hay quienes atribuyen al agua mineral propiedades nutricionales con la finalidad de magnificar el producto, a diferencia del agua potable que llega a las casas.

Esto no es del todo cierto, puesto que la contaminación ha atacado al agua mineral a través de las máquinas embotelladoras, como también ocurre con las tuberías.

El agua mineral proviene de manantiales y aguas subterráneas. No se somete a ningún tipo de tratamiento y se le considera potable desde su origen; pasa por varios procesos de desinfección para hacerla apta para el consumo humano.

¿El agua corriente es apta para el consumo humano?

El agua corriente es apta para el consumo humano

En las casas, los consumidores deben estar atentos a posibles olores extraños que emanen del líquido. Para asegurarnos de que el agua es apta para el consumo, se puede llevar a cabo un truco de verificación.

Dicho truco consiste en llenar un vaso de vidrio con el agua y colocarlo ante la luz. Así se podrá observar si está limpia o turbia, si tiene partículas flotando o asentadas en el fondo. Si no es transparente o tiene mal olor (por muy ligero que sea) esto indica que hay contaminación.

¿Qué hacer para tener agua de calidad?

Lo primero es desechar el agua contaminada o turbia. Mientras se adquiere un filtro casero, comprar la embotellada. No basta hervir el agua; esto elimina bacterias y otros patógenos, pero a menudo concentra contaminantes, como el arsénico y el nitrato.

Comprar un kit de evaluación de pureza del agua es otra opción para tomar en casa un agua de calidad. Permiten medir el grado de cloro, nitratos y nitritos, minerales como el hierro, cobre y plomo, y la dureza del agua.

Para salir de dudas sobre la calidad del agua que tomamos en casa, se puede contratar un laboratorio certificado. Los resultados del análisis de una muestra del agua determinarán qué hacer.

Otra buena opción para tomar agua de calidad en casa es adquirir un sistema de filtrado, para un tratamiento adecuado.

Visita este artículo: Beneficios de tomar agua con vinagre y bicarbonato antes de las comidas

Métodos de purificación

Métodos de purificación

La descalcificación es uno de los métodos de purificación del agua dura.  Las resinas intercambiadoras de iones de los descalcificadores sustituyen el calcio y magnesio por sodio.

Aportan un agua de más calidad, sin sabor, que además mantiene en buen estado electrodomésticos como calderas, lavavajillas o lavadoras.

El tratamiento de filtración separa los componentes minerales que deben ser retirados del agua a través de un elemento poroso.

Se presentan en forma de jarras de filtros, aunque también son colocados en la toma del agua y eliminan el exceso de cal y sedimentos.

El tratamiento por ósmosis inversa utiliza una membrana semipermeable que elimina las impurezas del agua. Es el más eficaz, pues desaliniza el agua y elimina bacterias, olor y sabor; evita daños a las tuberías por acumulación de sedimentos.

Otros productos para tener agua de calidad

  • Las aguas blandas o medias se tratan con una jarra filtrante, que elimina el cloro y los sedimentos.
  • El filtro en el grifo minimiza el sabor del cloro y la cal.
  • El dispensador se coloca a la salida de la tubería y provee agua filtrada de manera continua.
  • Para el agua dura o cargada de minerales, lo ideal es aplicar métodos de descalcificación o de ósmosis inversa.