Operación de miopía: todo lo que debes saber

Andrea Flores 9 marzo, 2018
Los problemas en la vista son muy frecuentes debido a que se trata de factores hereditarios dominantes.

La miopía es un trastorno en el cual el sujeto es incapaz de enfocar correctamente objetos lejanos. Por tanto, los percibe de una manera borrosa e indefinida, produciendo incomodidad al paciente.

Normalmente la luz que recibimos debe atravesar una serie de capas que forman nuestros ojos hasta llegar al nervio óptico:

  • En primer lugar, atraviesa la córnea y un líquido denominado humor acuoso.
  • A continuación traspasa el cristalino y una sustancia líquida, el humor vítreo. Asimismo, se realiza la proyección de la imagen hacia la retina, la capa posterior del ojo. Por otra parte, la imagen que se envía está al revés, es el cerebro quien la procesa y voltea.
  • Finalmente, la luz es captada por las células fotosensibles de la retina y se transforma en un impulso nervioso para ser recibido por el nervio óptico.

Sin embargo, cuando la imagen no se proyecta sobre la retina correctamente, encontramos  alteraciones visuales. En el caso de la miopía la luz se proyecta justo delante de esta capa y cuanta más distancia haya, el paciente tendrá más dificultad para enfocar o más dioptrías.

Esta alteración puede deberse a que la córnea esté demasiado abombada o a que el globo ocular presente un tamaño más grande de lo habitual. Las causas más frecuentes son:

  • Herencia genética, se transmite el trastorno de forma dominante.
  • Patológico. Algunas enfermedades pueden provocar de manera temporal o permanente daños visuales. Por ejemplo, cataratas, queratoconos o diabetes 2.
  • Medioambiental o la condiciones del entorno de desarrollo.
  • Tóxico. El consumo o exposición a ciertas sustancias tóxicas también puede derivar en problemas en la visión.

El paciente puede también padecer dolores de cabeza y enrojecimiento de los ojos con frecuencia durante la miopía. Por norma general, la miopía se detecta en revisiones de agudeza visual periódicas o cuando el paciente empieza a sentir alteraciones visuales.

Por otra parte, el tratamiento dependerá de las características que presente su miopía. Podemos clasificarlos de acuerdo al siguiente criterio:

  • Paliativos. Contrarrestan la alteración de forma temporal. El uso de gafas o de lentes de contacto. En el caso de las lentes de contacto el tiempo de uso y las condiciones deben estar controladas a fin de evitar efectos secundarios.
  • Definitivos. Hablamos de intervenciones quirúrgicas, en especial la cirugía refractiva.

Uso de la cirugía refractiva

Uso de la cirugía refractiva

En función de la técnica y modificaciones a realizar podemos distinguir entre diversos tipos de intervención:

  • LASIK. Se secciona una pequeña parte de la capa exterior del ojo o córnea. A continuación de modifica con luz ultravioleta el tejido corneal para corregir la refracción de la luz. Finalmente se vuelve a colocar el tejido removido.
  • PRK. Con la ayuda de un microláser se secciona parte de la córnea a fin de conseguir su aplanación. Así, se corrige la proyección de luz sobre la retina.
  • Queratotomía radial. Se realiza una serie de pequeños cortes en la córnea que reducen su forma abombada. Actualmente se trata de una clase de intervenciones obsoletas.

Lee también: Prevenir la miopía con remedios naturales es posible

Efectos secundarios de la cirugía refractiva

Efectos secundarios de la cirugía refractiva

Asimismo, el paciente puede padecer una serie de efectos secundarios o no deseados tras la operación médica. Los más comunes son los siguientes:

  • Sequedad ocular.
  • Lagrimeo ocasional.
  • Incomodidad y sensibilidad a la luz. Asimismo el sujeto puede apreciar puntos o haces de luz en los extremos de su campo de visión.

Visita este artículo: Remedios naturales para la resequedad de los ojos

  • Perduración de la miopía. Sin embargo, se consigue una reducción del número de dioptrías que presentaba en paciente antes de la operación.
  • Perforación de la córnea. También se puede producir una infección de las lesiones creadas en esta capa.
  • Hipermetropía o proyección de la imagen por detrás de la retina.
  • Aumento de la presión intraocular. Esta alteración supone un factor de riesgo elevado a la hora de desarrollar glaucoma.

De cualquier modo, si usted experimenta alguno de estos efectos secundarios o sospecha que su agudeza visual ha disminuido, es recomendable que revise su vista lo antes posible.

Te puede gustar