Organiza tu despensa con estos sencillos trucos

A continuación te brindamos algunos sencillos trucos para que organices tu despensa de la mejor manera y tengas acceso a todo lo que coloques en ella.

Una despensa es un lugar del hogar en donde se conservan los alimentos. Se trata de un sitio que reúne dos características imprescindibles para la conservación: oscuridad y sequedad. Por ende, una despensa puede ser toda una habitación o la sección de un mueble (generalmente de cocina).

Independientemente si se le denomina: despensa, alacena o fresquera, lo cierto es tener claro su fin. Un espacio fresco, que tenga cierta ventilación indirecta, con capacidad para almacenar varios artículos. Ahora bien, es muy importante tener claro que, la despensa debe estar organizada para poder aprovechar al máximo su capacidad y, por supuesto para poder visualizar qué cosas tenemos disponible para el uso que deseemos darle.

Para empezar, una despensa debe estar siempre bien aseada. No se puede permitir la acumulación de polvo, la presencia de insectos (como las moscas) y, muchos menos humedad.

¿Cómo se deben conservar los alimentos?

Para que puedas tener una idea clara acerca de cómo debes conservar tus alimentos, te mostramos la siguiente tabla. En ella podrás denotar con claridad qué puede conservarse bien a temperatura ambiente y qué no.

ALIMENTO DESPENSA REFRIGERADOR
Aceites  No
Pan  Sí
Tubérculos  Sí
Carne o pescado  No
Huevos
Quesos  No
Verduras y hortalizas

Organiza tu despensa

1. Limpieza y aprovechamiento del espacio

Tal y como lo mencionamos anteriormente, limpia bien tu despensa. Una vez lo hayas hecho, puedes colocar papel absorbente en cada tramo del mueble y sobre este, los distintos artículos que vayas a almacenar. También puedes colocar papel aluminio o un pequeño paño de tela. La finalidad de esto es que, si algo chorrea (aceite, mermelada, etcétera) la mayor parte quede en el papel o en el paño, lo cual facilitará mucho la limpieza.

Si no deseas colocar nada, también es válido, pero asegúrate de mantener las superficies siempre limpias. Como recomendación, sí te animamos a que, debajo de las botellas (de aceite o vinagre), al menos coloques una servilleta. 

Si tu despensa tiene varios tramos pero pocas secciones internas, te recomendamos que incluyas canastillas, o pequeñas cajas, para así poder almacenar más cosas. Si vas a instalar cajones, recuerda que la mejor opción vendrá a ser aquella que tenga bandejas que se puedan extraer con tan solo deslizarlas.

Lee también: Revitaliza tu hogar con estas 10 ideas para decorar con plantas

1 imagen

2. Disposición de los divisores

Los divisores más grandes se deben disponer en las partes más difíciles de alcanzar. Asimismo, colocaremos en estos recipientes los artículos repetidos y de uso menos frecuente. En cambio, en las secciones más cerca de la mano, debemos colocar los recipientes más pequeños, con divisiones internas y pondremos en ellos los artículos de uso más frecuente. Por ejemplo, en las secciones altas, se almacena la leche en polvo y la parte baja, los condimentos.

2 imagen

3. Uso de insecticidas

Es una buena idea colocar un par de puntos (en el caso de que sea en pasta) de insecticida para mantener el espacio completamente seguro y libre de plagas (especialmente de las cucarachas). Pero no se recomienda abusar, ya que el olor es desagradable.

Ver también: 9 separadores de ambientes para tu hogar

4. Fecha de vencimiento

Es muy importante que, antes de colocar los alimentos en sus respectivos lugares, revisemos su fecha de vencimiento. Así podremos tirar a la basura los que ya no estén en buenas condiciones, hacer inventario y saber qué conviene aprovechar cuanto antes. Cabe destacar que, no está de más hacer una lista de los artículos que te hacen falta y cuáles no.

lista-de-compra-iman-nevera

5. Agrupar alimentos

Puedes agrupar los alimentos por su tipo. Por ejemplo, puedes separar los salados de los dulces, los tarros de vidrio de los enlatados, etcétera. También puedes agruparlos por criterios de asociación (una sección de pastas, otra de arroz, otra de mermelada y así).

 

1206943

Consejos adicionales

  1. Seguir siempre la siguiente regla: “lo primero que se mete a la despensa es lo último que se saca o utiliza”.
  2. Lo más pesado en la parte inferior, para evitar subir o cargar elementos más densos; como lo son botellas o tarros.
  3. Los envases transparentes siempre son excelentes aliados, ya que te permiten visualizar todo con mucha facilidad.
  4. Si hay algún alimento que lleve meses sin usarse, pero se encuentra en buen estado, sácalo de la despensa y colócalo en un lugar donde puedas recordar darle más uso. Así realizarás un consumo eficiente.
  5. Preferiblemente compra, como máximo, dos unidades de cada alimento para evitar el desperdicio. Ten en cuenta que lo recién comprado siempre debe ir atrás.
  6. Limpiar la despensa una vez por semana.