¿Cuál es el origen de las toxinas que llegan a nuestro organismo? - Mejor con Salud

¿Cuál es el origen de las toxinas que llegan a nuestro organismo?

En nuestro espacio te hablamos muy a menudo sobre la importancia de “depurar toxinas”. Solemos ofrecerte remedios y consejos para depurar adecuadamente tu organismo, pero pocas veces te hemos indicado cuáles son las fuentes de todos esos elementos nocivos que llegan a nuestro cuerpo.

Hoy queremos hablarte sobre ello, sobre esas toxinas que llegan hasta nosotros de las forma más insospechadas y que, tarde o temprano, bajan nuestras defensas, nos hacen sentir más cansadas o nos enferman. No te pierdas esta información, estamos seguros de que te va ser de gran utilidad.

¿De dónde llegan esas toxinas que enferman o intoxican nuestro cuerpo?

1. Toxinas ambientales

has-dejado-de-fumar

  • Una de las fuentes de intoxicación más habitual es, sin duda, la contaminación procedente de los coches y de nuestras industrias, residuos respirables que quedan suspendidos en la atmósfera de nuestras ciudades y que inhalamos continuamente.
  • Toxinas procedentes de nuestros productos de limpieza como, por ejemplo, todos aquellos que contienen cloro o amoníaco. Piensa que todo lo que utilizamos para limpiar y que tiene un “olor fuerte” contiene toxinas que acabamos inhalando.
  • Fertilizantes o pesticidas que solemos utilizar para nuestras plantas o para el jardín.
  • Las pinturas y los barnices. Puede parecerte asombroso pero, en ocasiones, la pintura que se desprende de las paredes de nuestras casas, de nuestros centros de trabajo (en especial si son fábricas o naves de metal) o, incluso, de nuestros coches, son toxinas altamente peligrosas que respiramos sin darnos cuenta, porque son imperceptibles. Ocurre lo mismo con la ropa que vestimos. Las pinturas con las que están hechos los tintes, son también muy peligrosas. Aunque, obviamente, las cantidades que “absorbemos” son mínimas, a largo plazo sí que pueden ocasionar problemas.
  • Los gases de los aires acondicionados.
  • El moho de nuestros hogares.
  • Hemos de ir con cuidado también con los aerosoles. Esos productos que utilizamos para la limpieza del hogar e incluso para nuestro cabello son muy tóxicos.
  • Vale la pena recordar así mismo que muchos de los tratamientos de belleza que usamos diariamente también contienen elementos nocivos, tóxicos que nuestra piel absorbe y que llegan directamente a nuestro organismo. ¿Quieres un ejemplo muy claro? El aluminio presente en gran parte de los desodorantes.

Toxinas de los alimentos y medicamentos

Medicamentos para dejar de fumar

  • Según nos explican los expertos, las toxinas más preocupantes vienen de los medicamentos. ¿La razón? Cuesta más eliminarlas y, por lo general, son metales pesados que se quedan en nuestro hígado o riñones, enfermándonos. Son situaciones algo complejas porque, si necesitamos un determinado tratamiento, no podemos dejar de tomarlo por los efectos secundarios, por esas toxinas que se acumularán en nuestro cuerpo. Lo recomendable es que consumamos solo medicamentos prescritos por nuestros médicos y en las cantidades exactas, conociendo siempre los efectos adversos.
  • Los alimentos. Como ya sabes, en los últimos tiempos la industria alimenticia está siendo muy criticada por el excesivo uso de químicos, de conservantes y de elementos cargados de toxinas que, en ocasiones, tanto riesgo suponen para nuestra salud. Muchas de nuestras frutas y verduras, como ya sabes, se cultivan con pesticidas, elementos nocivos que consumimos casi a diario.

Cómo defendernos del mayor número de toxinas posible

planta rabi w

Sabemos que no es fácil. No podemos ir con una mascarilla por la calle ni cultivar nuestro propio huerto para alimentarnos exclusivamente de él. Lo más importante es, sin duda, ser conscientes de que estamos rodeados de pequeños enemigos a los que debemos hacer frente a través de medidas que, aunque no lo creamos, pueden ser muy efectivas.

Toma nota de las siguientes propuestas:

  • Compra siempre alimentos cultivados de modo orgánico. Si bien es cierto que son algo más caros, siempre vale la pena. Por tu salud y por la de tu familia.
  • Limpia bien todas las frutas y verduras que vayas a consumir.
  • Evita, en la medida que puedas, los productos de limpieza que contengan muchos químicos. Ya sabes que existen opciones más adecuadas y efectivas como, por ejemplo, el bicarbonato de sodio, el vinagre blanco o incluso el limón.
  • Nunca te automediques ni tomes más medicamentos de los necesarios.
  • Busca productos de belleza lo más naturales posibles. Sabes que existen empresas dedicadas a ello, firmas que utilizan exclusivamente ingredientes naturales y que además, no testan con animales.
  • Evita los ambientadores del hogar. Suelen ser bastante nocivos, lo más recomendable sin duda es usar aceites esenciales.

Decora tu casa con plantas que purifiquen el ambiente. Las hay realmente bonitas y efectivas como, por ejemplo:

    • La hiedra.
    • El potos.
    • El spathiphyllum.
    • La aglaonema.
    • La chamaedorea.
    • La sansevieria.
    • El philodendron.
  • Recuerda además beber agua baja en mineralización. Usa un depurador en tu ducha para que el agua con la que te bañes sea más saludable.
  • No olvides tampoco beber cada día jugos depurativos o empezar el día, por ejemplo, con un vaso de agua tibia con limón.
  • Existen además infusiones depurativas muy efectivas, como es el caso de la cola de caballo o el tomillo. Si recuerdas tomarlas cada día después de tu almuerzo, tu salud lo agradecerá.