Origen genético del sexo: los cromosomas sexuales X e Y

En el ser humano uno de los cromosomas X en las hembras es inactivado y, por tanto, no se expresa. La lionización es una consecuencia directa de este fenómeno.

Las hormonas sexuales son las encargadas de conceder a una persona las características físicas de su sexo genético y su regulación difiere en función de los cromosomas sexuales del individuo.

En vista de lo anterior, los hombres y las mujeres se diferencian en el número y tipo de cromosomas sexuales. XY para ellos y XX para ellas. Estos cromosomas contienen las claves que desencadenan la regulación de las hormonas sexuales en hombres y mujeres, de las que van a depender los caracteres sexuales.

En los organismos en donde las hembras y los machos difieren en el número de cromosomas sexuales, se ha desarrollado un proceso que elimina la diferencia en el número de dosis de los genes ligados al cromosoma X. Es decir, debido a que las hembras presentan dos copias del cromosoma X, los genes ligados a éste se expresarán por duplicado a menos que una de las copias sea inactivada.

Compensación de la dosis génica

Compensación de la dosis génica

El objetivo es mantener unos niveles de expresión de los genes ligados a este cromosoma similares en machos y hembras. Este proceso recibe el nombre de compensación de la dosis génica.

La compensación de la dosis génica ha sido estudiada en distintos organismos modelo, como en la mosca de la fruta (Drosophila melanogaster) o en el ratón común (Mus musculus), habiéndose descubierto que los mecanismos que median el proceso de compensación en unos y otros es distinto.

En el caso de mamíferos, la determinación sexual tiene como base el cromosoma Y; es decir, un individuo desarrollará las características típicas del género masculino en caso de presentar este cromosoma. Un ejemplo claro de lo mencionado anteriormente es el síndrome de Klinefelter.

Las personas que padecen este síndrome presentan 47 cromosomas: 22 pares de cromosomas autosómicos y 3 cromosomas sexuales (XXY); es decir, un cromosoma sexual más de lo normal. Estas personas desarrollan con normalidad las características típicas de un varón, lo que sustenta la teoría de que el cromosoma Y es el que marca el proceso de determinación sexual.

De hecho, en muchas ocasiones las personas afectadas no son conscientes de que padecen este síndrome hasta llegar a la edad adulta y presentarse los síntomas típicos de esta patología (infertilidad, excesivo desarrollo de las mamas, etcétera). El síndrome de Klinefelter es la enfermedad genética más común en varones.

Ver también: 4 consejos para potencializar tu fertilidad

¿Cómo ocurre el proceso de inactivación del cromosoma X?

Cómo ocurre el proceso de inactivación del cromosoma X

En teoría durante la inactivación cromosómica del cromosoma X habría dos posibles mecanismos a seguir: o bien la elección del cromosoma X que va a permanecer activo o bien la elección del cromosoma X que será inactivado.

Esta incógnita fue resuelta al estudiar el síndrome de la superhembra, una enfermedad genética que se caracteriza por la presencia de un cromosoma X extra (XXX). En estos individuos son inactivados de forma aleatoria dos de sus cromosomas X, lo que sustenta la teoría de que el mecanismo que rige el proceso de inactivación cromosómica es la elección del cromosoma X que va a permanecer activo.

El silenciamiento del cromosoma X se trata de un fenómeno epigenético que ha intrigado a los científicos durante décadas. La inmensa mayoría de los genes se expresan en las dos copias cromosómicas (recordad que el ser humano posee 22 pares de autosomas), sin embargo, como mencionamos anteriormente, esto no es posible en los cromosomas sexuales debido a que el número de cromosomas X e Y difiere entre los dos sexos.

De interés: Enfermedades genéticas más comunes

Las consecuencias visibles de la inactivación cromosómica

Las consecuencias visibles de la inactivación cromosómica

Murray Barr y Ewart Bertram, dos científicos canadienses, descubrieron en 1949 que es posible determinar el sexo de un individuo en función de la presencia o ausencia de un corpúsculo condensado que aparece en las células de las hembras.

Se trataba del ahora llamado corpúsculo de Barr, que no es más que la inactivación de una de las dos copias del cromosoma X en hembras: hipermetilación cromosómica que vuelve visible al microscopio al cromosoma al que afecta.

Según la hipótesis de Lyon, una genetista británica especializada en estos fenómenos, el proceso de inactivación en mamíferos es aleatorio: en unas células será inactivado un cromosoma X y en otras otro. La aleatoriedad de este proceso contribuye a la variabilidad genética y por tanto se interpreta como un aspecto positivo.

Lyon observó que los gatos que presentaban un pelaje con manchas de distinto color eran en su mayoría hembras. Los distintos colores se debían a la inactivación aleatoria de uno de sus cromosomas X. En honor a esta genetista, a este fenómeno se le llamó lionización.

Alejandro Duarte

Biotecnólogo, divulgador y curioso por excelencia. Mi especialidad es la biomedicina molecular y dedico gran parte de mi tiempo a explicar a la gente lo que es, porque ¿por qué no?

Ver perfil
Te puede gustar