Osteoporosis en la mujer: prevención y tratamiento

Valeria Sabater·
20 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli al
07 Febrero, 2019
Los niveles de calcio y vitamina D son claves en la prevención de patologías como la osteoporosis. No obstante, también hay otros factores, sobre los cuales profundizamos a continuación.

La osteoporosis en la mujer es más frecuente que en los hombres. No se trata de un capricho de la naturaleza, sino de una consecuencia del funcionamiento mismo del organismo. Te explicamos más en detalle a continuación.

En primer lugar, resulta pertinente comentar en qué consiste la osteoporosis. Esta es una enfermedad crónica en la que los huesos van perdiendo masa y se vuelven más frágiles. Con el tiempo, esta patología puede llegar a ocasionar deformaciones y molestias diarias.

¿Hay alguna solución efectiva? Lamentablemente, de momento no la hay. Sin embargo, es posible seguir algunas estrategias para aliviar su incidencia y obtener una mejor calidad de vida. Te invitamos a conocer más al respecto.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la osteoporosis?

Mujer leyendo en una silla.

Los huesos están formados por tejidos vivos. Estas son estructuras que van cambiando con el tiempo desde que la persona nace; de este modo, van adquiriendo densidad y fortaleza a medida que crecemos, en la infancia y adolescencia, hasta llegar hasta más o menos los 20 años. En ese momento, se suele llegar al pico más elevado de masa ósea.

¿Qué significa esto? Que el desarrollo de una persona es esencial para poder disponer de una osamenta más firme, sana y resistente al paso del tiempo. Para ello, son esenciales una alimentación equilibrada y los buenos hábitos de vida que nos permitan mantenerlos fuertes y con una buena masa ósea.

Sin embargo, en ocasiones el cuerpo experimenta algunas carencias, como en los niveles de calcio, flúor o vitamina D. A continuación, enumeramos algunos factores de riesgo que pueden determinar la aparición de osteoporosis en la mujer.

1. Factores de riesgo que no se pueden controlar

Hay ciertos eventos que se dan naturalmente y no se puede hacer nada para impedirlos. Estos son los que afectan la incidencia de la osteoporosis:

  • Ser mujer: puede parecerte injusto, pero la naturaleza, la genética y los factores hormonales de la mujer aumentan el riesgo de sufrir esta enfermedad, según detalla un estudio publicado por el European Journal of Rheumatology.
  • La edad: la misma fuente detalla que, a medida que una persona envejece, existen más probabilidades de desarrollar osteoporosis.
  • Genética: ¿tienes algún familiar que sufra de osteoporosis? Si es así, tus probabilidades de sufrirla son mayores, de acuerdo con lo que afirma un estudio publicado por el Journal of Endocrinology. Vale la pena tenerlo en cuenta para tomar medidas de prevención con anticipación.
  • Constitución física: si eres delgada, también existe cierto riesgo de padecer osteoporosis. Un estudio publicado por The American Journal of Clinical Nutrition explica que los niveles menores de grasa corporal potencian el riesgo de padecer osteoporosis en la mujer.
  • Menopausia: los cambios hormonales que ocasiona la menopausia aumentan las probabilidades de sufrir esta patología.

Te puede interesar: Osteoporosis posmenopáusica: causas y tratamiento

Huesos

2. Factores de riesgo que sí se pueden modificar

Contrariamente a los expresados con anterioridad, hay ciertos factores que sí pueden mejorarse y a los cuales hay que prestar atención para prevenir esta enfermedad ósea:

  • Cuidar siempre los niveles de calcio y vitamina D. Un estudio publicado por el Journal of Women’s Health concluye que se trata de un factor vital en la prevención de la osteoporosis en la mujer.
  • Evitar el alcohol: la misma investigación detalla que consumir más de tres vasos de bebidas alcohólicas por día perjudica la salud ósea.
  • Dejar el tabaco: por diversos motivos, un estudio que publicó Osteoporosis International indica que el cigarrillo aumenta el riesgo de sufrir afecciones de los huesos. La buena noticia es que son reversibles: ¡una buena razón para dejarlo!
  • Ser cautelosa con trastornos alimenticios como la anorexia. Estos problemas pueden conducir a carencias nutricionales que, como mencionamos, son una causa habitual de esta afección.
  • Tener bajos niveles de estrógeno o testosterona determina la aparición de osteoporosis, según The Journal of Clinical Investigation. Es por eso que la menopausia es una etapa crítica en este sentido.
  • Cuidado también con medicamentos como los corticosteroides, ya que esos tratamientos para la inflamación tomados a lo largo de muchos años pueden ocasionar problemas óseos, de acuerdo con una investigación que publicó Rheumatic and Musculoskeletal Diseases. Según esta fuente, esta es la causa más común de osteoporosis en personas jóvenes.

Lee también: Consejos de nutrición para pacientes con riesgos de osteoporosis

¿Cómo tratar la osteoporosis en la mujer?

7 hábitos que te ayudan a prevenir la osteoporosis

La osteoporosis no se cura, se trata. Por lo tanto, deberás siempre contar con el tratamiento que te prescriba el médico. con algunos cambios, ánimo y voluntad, puedes disponer de una calidad de vida alta en el día a día.

No te limites por ejemplo a tomar solo medicamentos para el dolor; pon en práctica estos sencillos consejos y disfruta de la vida y de ti misma.

Los beneficios de la natación

Una revisión publicada por Postgraduate Medicine Journal afirma que el sedentarismo influye en la pérdida de densidad ósea. Así pues, si te han dicho que tienes esta enfermedad, no te rindas ni te quedes quieta.

El hecho de hacer natación tres veces por semana podría mejorar tu situación. A diferencia de otras actividades, la natación no daña las articulaciones y los huesos, aunque tampoco produce demasiadas mejoras en la composición de los huesos.

De momento, según un estudio publicado por BioMed Research International, se ha detectado un incremento de la densidad ósea en la zona lumbar en nadadoras de edades previas a la menopausia. Para las demás partes del cuerpo, se señala que todavía faltan más estudios.

Magnesio y vitamina D para la osteoporosis en la mujer

Semillas de calabaza para eliminar parásitos intestinales

A las necesidades de vitamina D mencionadas con anterioridad, debemos sumar también la importancia del magnesio. Este mineral ha sido destacado por su impacto en la salud ósea en un estudio publicado por Nutrients en 2013.

Para consumir vitamina D y magnesio, puedes hablar con tu médico para que te recete los suplementos que venden en las farmacias. También puedes encontrar estos elementos indispensables en algunos alimentos, como por ejemplo:

  • Plátano.
  • Higos secos.
  • Chocolate amargo.

La cola de caballo y el diente de león

En cuanto a la cola de caballo, publicaciones médicas señalan que se han encontrado aumentos de la densidad ósea en mujeres posmenopáusicas que consumen extracto de esta hierba con calcio añadido. No obstante, los resultados de los estudios todavía no son concluyentes.

Por otra parte, el diente de león es relacionado con detenciones en el avance de la osteoporosis en un estudio que publicó The Review of Diabetic Studies. Esto se debería a su contenido de inulina, un carbohidrato complejo con diversos beneficios para la salud.

¿Se puede prevenir la osteoporosis en la mujer?

Debido a que esta enfermedad es causada por muchos factores, es difícil asegurar que pueda prevenirse totalmente. No obstante, como hemos comentado, sí hay muchos hábitos que puedes modificar y que disminuirán las probabilidades de que aparezca, o al menos reducirán su gravedad.

Para finalizar, te recomendamos que acudas a tus controles médicos y que incorpores nuevos hábitos saludables en tu vida según las indicaciones del profesional. De este modo, podrás llevar este problema —si te toca— sin ninguna limitación para tu vida diaria.

  • Sözen T, Özışık L, Başaran NÇ. An overview and management of osteoporosis. Eur J Rheumatol. 2017;4(1):46-56. doi:10.5152/eurjrheum.2016.048
  • Stewart TL, Ralston SH. Role of genetic factors in the pathogenesis of osteoporosis. J Endocrinol. 2000;166(2):235-245. doi:10.1677/joe.0.1660235
  • Wardlaw GM. Putting body weight and osteoporosis into perspective. Am J Clin Nutr. 1996;63(3 Suppl):433S-436S. doi:10.1093/ajcn/63.3.433
  • Kling, J. M., Clarke, B. L., & Sandhu, N. P. (2014). Osteoporosis prevention, screening, and treatment: a review. Journal of women's health (2002), 23(7), 563–572. https://doi.org/10.1089/jwh.2013.4611
  • Yoon, V., Maalouf, N.M. & Sakhaee, K. The effects of smoking on bone metabolism. Osteoporos Int 23, 2081–2092 (2012). https://doi.org/10.1007/s00198-012-1940-y
  • Weitzmann, M. N., & Pacifici, R. (2006). Estrogen deficiency and bone loss: an inflammatory tale. The Journal of clinical investigation, 116(5), 1186–1194. https://doi.org/10.1172/JCI28550
  • Briot, K., & Roux, C. (2015). Glucocorticoid-induced osteoporosis. RMD open, 1(1), e000014. https://doi.org/10.1136/rmdopen-2014-000014
  • J. A. Todd, R. J. Robinson. 2003. Osteoporosis and exercise. Postgraduate Medicine Journal. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1742726/pdf/v079p00320.pdf
  • Yanlin Su; Zhe Chen. 2020. Swimming as Treatment for Osteoporosis: A Systematic Review and Meta-analysis. BioMed Research International. https://www.hindawi.com/journals/bmri/2020/6210201/
  • Castiglioni, S., Cazzaniga, A., Albisetti, W., & Maier, J. A. (2013). Magnesium and osteoporosis: current state of knowledge and future research directions. Nutrients, 5(8), 3022–3033. https://doi.org/10.3390/nu5083022
  • Wirngo, F. E., Lambert, M. N., & Jeppesen, P. B. (2016). The Physiological Effects of Dandelion (Taraxacum Officinale) in Type 2 Diabetes. The review of diabetic studies : RDS, 13(2-3), 113–131. https://doi.org/10.1900/RDS.2016.13.113