Osteoporosis en la mujer: prevención y tratamiento

Valeria Sabater 3 febrero, 2015

Como ya sabes, la osteoporosis afecta en mayor grado a la mujer. Somos nosotras quienes solemos sufrir esta enfermedad crónica, ahí donde los huesos van perdiendo masa, se vuelven más frágiles, y pueden llegar a ocasionar deformaciones y alto sufrimiento cotidiano.

¿Hay alguna solución efectiva? Lamentablemente, de momento no la hay. Pero podemos seguir una serie de estrategias con las cuales aliviar su incidencia y así, obtener una mejor calidad de vida. Te invitamos a conocer más datos a continuación.

¿Cuáles son los factores de riesgo que determinan el que pueda padecer osteoporosis?

mujer-leyendo-en-silla

Como ya sabes, los huesos están formados por  tejidos vivos. Estructuras que van cambiando con el tiempo desde que nacemos, adquiriendo densidad y fortaleza a medida que crecemos, en nuestra infancia y adolescencia, hasta llegar hasta más o menos los 20 años. En ese momento solemos alcanzar el pico más elevado de masa ósea.

¿Qué significa esto? Que el desarrollo de una persona es esencial para poder disponer de una osamenta más firme, sana y resistente al paso del tiempo. Son básicos pues una alimentación y unos buenos hábitos de vida, que nos permitan mantenerlos fuertes y con una buena masa ósea.

Pero ya sabes, en ocasiones sufrimos algunas carencias. Carencias de calcio, flúor o vitamina D. No obstante, analicemos ahora con detalles qué factores son los que puedan determinar que suframos osteoporosis:

1. Factores de riesgo que escapan a nuestro control:

  • Ser mujer: Así es. Puede parecerte injusto, pero nuestra naturaleza, genética y los factores hormonales son los que van a determinar que podamos sufrir de esta enfermedad, que a largo plazo se vuelve crónica y con la cual hemos de aprender a vivir.
  • La edad: Cuestión de tiempo, inevitable también. A medida que nos vamos haciendo mayores, existen más probabilidades de  desarrollar osteoporosis. Es algo normal.
  • Genética: ¿Dispones de algún familiar que sufra de osteoporosis? ¿Tu madre, tu abuela quizá? Si es así, dispones de unas probabilidades mayores de sufrirla. Vale la pena tenerlo en cuenta para ir tomando medidas de afrontamiento desde edades más tempranas.
  • La menopausia: Los cambios hormonales que ocasiona la menopausia hacen que tengamos también mayor riesgo de sufrir osteoporosis. Cuidado también si experimentamos la menopausia antes de tiempo, sobre los 45 años.
  • Constitución física: Si eres algo menuda y de constitución más delgada, también existe cierto riesgo de padecer osteoporosis.

huesos

2. Factores de riesgo que podemos controlar:

  • Un riesgo que debemos tener muy en cuenta es que es esencial cuidar siempre nuestros niveles de calcio y vitamina D.
  • Evita el alcohol, e incluso bebidas dulces con gas. Esos refrescos que tanto nos gustan suelen ser altamente descalcificantes.
  • ¿Fumas? Entonces empieza a liberarte ya desde hoy mismo de ese hábito tan poco saludable.
  • Cuidado con lo trastornos alimenticios como la anorexia. Si la padecemos durante periodos muy largos, nuestros huesos lo van a notar.
  • Tener bajos niveles de estrógeno o testosterona determina también la aparición de osteoporosis. Y cuidado también con nuestra tiroides, esas irregularidades también ocasionan la disminución de la masa ósea.
  • Cuidado también con medicamentos como los corticosteroides, ya que esos tratamientos para la inflamación tomados a lo largo de muchos años pueden ocasionar muchos problemas. Ocurre lo mismo con las medicinas para la acidez estomacal. Lo que hacen también es reducir la absorción de calcio y causar la osteoporosis. ¡Tómalos con equilibrio, nunca abuses de ellos!

¿Cómo puedo tratar la osteoporosis?

semillas de calabaza Food Thinkers

Hemos de dejar claros primero algunos aspectos. La osteoporosis no se cura, se trata. Deberás siempre contar con el tratamiento que te prescriba el médico. Así pues, es esencial que en el momento en que te diagnostiquen esta realidad, sepas que tu vida no va a ser como antes. Pero que con algunos cambios, ánimo y voluntad puedes disponer de una alta calidad en el día a día.

No te limites por ejemplo a tomar sólo medicamentos para el dolor. Pon en práctica estos sencillos consejos y disfruta de la vida y de ti misma.

1. La natación: Ya sabes que el sedentarismo influye en la pérdida de densidad ósea. Así pues, si te han dicho que tienes esta enfermedad, no te rindas ni te quedes quieta. El hecho de hacer natación 3 veces por semana mejorará mucho tu situación. Evitarás el avance de la pérdida de masa ósea, te notarás más hábil, con mayor movilidad y con menos dolores.

2. Magnesio y vitamina D: Puedes recurrir a los suplementos que venden en las farmacias, o bien puedes hablar con tu médico para que te las recete. También puedes encontrar estos elementos indispensables en tu dieta, como por ejemplo en las espinacas, las semillas de calabaza, el arroz integral, el pescado, el aguacate, el yogur griego natural, el plátano, los higos secos, el chocolate amargo…

3. La cola de caballo y el diente de león: Son sencillamente maravillosas, ya que nos permiten cubrir las deficiencias de silicio que solemos sufrir las mujeres. Si tomamos estas infusiones cada día, sintetizaremos mucho mejor el calcio.

4. Las cerezas y el limón: Estas dos frutas son imprescindibles. Puede que las cerezas no te sean fáciles de conseguir, pero no dudes por ejemplo en consumir cada día un vaso de jugo de limón. ¿Por qué? Básicamente porque es rico en calcio y vitamina C. Nos ayudará a asentar a su vez la correcta calcificación de nuestros huesos.

¿Empezamos hoy mismo a ponerlo en práctica?

Te puede gustar