¿Cómo es la vida de un paciente con fallo cardíaco? Recomendaciones

La vida de los pacientes con fallo cardíaco no es sencilla. Hay muchas recomendaciones que deben tener en cuenta. Hoy descubriremos las más importantes.

La insuficiencia cardíaca es la incapacidad del corazón para bombear sangre en cantidades adecuadas al resto del cuerpo. Esto provoca cansancio y disnea ante el más mínimo esfuerzo. La pregunta que ahora nos compete es ¿cómo es la vida de un paciente con fallo cardíaco?

Para responder a esta cuestión, no solo veremos las circunstancias en las que se encuentra limitado un paciente con insuficiencia cardíaca, sino lo que debe tener en cuenta para mejorar su situación.

La vida de un paciente con fallo cardíaco

La vida de un paciente con fallo cardíaco está bastante limitada. Aunque esta enfermedad puede aparecer a cualquier edad, es más común que la sufran las personas mayores.

Subir escaleras, cargar con las bolsas de la compra o subir una cuesta son actividades en las que les falta el aliento y sienten que se ahogan. Lo que les ocurre es debido a su corazón que es incapaz de bombear sangre en los volúmenes adecuados para así satisfacer las demandas del metabolismo.

Cómo es la vida de un paciente con insuficiencia cardíaca

Las causas por las que se sufre esta condición pueden ser varias: tensión arterial alta, miocardiopatías o valvulopatías, entre muchas otras causas. Esta enfermedad, una vez aparece, es crónica.

Recomendaciones tras sufrir un fallo cardíaco

La vida de un paciente con fallo cardíaco no es sencilla. Puede que, incluso, uno se deprima debido a todo lo que supone sufrir de insuficiencia cardíaca toda su vida. No obstante, hay determinadas cosas que se pueden hacer para mejorar esta situación.

Aunque una persona diagnosticada con fallo cardíaco no pueda curarse, sí hay determinados hábitos que puede incorporar para ganar calidad de vida. Veamos cuáles son.

Mejorar la dieta

Aumentar el consumo de frutas y verduras puede mejorar la vida de un paciente con fallo cardíaco. Si la dieta se basa en alimentos procesados o comida basura su enfermedad puede empeorar.

Incorporar estos alimentos más pastas y pescados, evitará que aparezca el colesterol, lo que sería terrible para la insuficiencia cardíaca. También, es necesario reducir la sal y la grasa, y beber mucha agua.

Si el paciente con insuficiencia cardíaca tiende a beber alcohol puede continuar haciéndolo. Un vaso o dos de vino al día incluso podría beneficiarle, pero nunca debe pasarse de esta cantidad.

Hacer ejercicio

La vida de un paciente con fallo cardíaco no va a mejorar solo cambiando la dieta. Es necesario que esta se acompañe de dosis moderadas de ejercicio. Esto no quiere decir que haya que meterse al gimnasio.

Pareja representando vida de un paciente con fallo cardíaco

Caminar media hora al día a un paso relativamente ligero es suficiente. Con el tiempo, puede notar que no se cansa tanto, por lo que podrá aumentar el ritmo o, incluso, realizar otro tipo de actividades algo más intensas.

Control de peso y adiós al tabaco

Al adoptar nuevos hábitos alimentarios e incluir el ejercicio como parte de un hábito diario, nuestro peso disminuirá. Esto es muy importante ya que el paciente con insuficiencia cardíaca debe mantener un control exhaustivo del mismo. En caso de no hacerlo, los síntomas de fatiga y los riesgos de infarto aumentarán.

Si el paciente con fallo cardíaco es fumador habitual también deberá abandonar este hábito nocivo. La razón está en que el tabaco afecta a los pulmones y al corazón de manera directa. Por lo tanto, si se desea mejorar la calidad de vida, es mejor erradicarlo por completo.

Tomar la medicación

Tomar la medicación de la manera indicada por el médico también es imprescindible. Hacer una tabla y colgarla de la puerta de la nevera puede ser una buena opción para no olvidar las tomas.

También, se puede hacer uso de la tecnología y programar el móvil para que suene cada día a una determinada hora recordando el fármaco que se debe tomar. En caso de que surja algún problema (náuseas o mareos) hay que comentárselo al médico inmediatamente para que sustituya el fármaco.

Como hemos podido observar, aunque la vida de un paciente con fallo cardíaco no es fácil esta puede mejorar adquiriendo una serie de hábitos saludables. Estos le harán sentirse mucho mejor, más animado y ver progresos que aumentarán su bienestar. Pero, para que los hábitos surtan efecto deben llevarse a cabo de manera constante. Solo así, una persona con insuficiencia cardíaca será capaz de ver mejorías.

  • Forman DE, Sanderson BK, Josephson RA, Raikhelkar J, Bittner V; American College of Cardiology’s Prevention of Cardiovascular Disease Section. Heart Failure as a newly approved diagnosis for cardiac rehabilitation: challenges and opportunities. J Am Coll Cardiol. 2015;65(24):2652-2659. PMID: 26088305 ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26088305.
  • Goodlin SJ, Bonow RO. Care of patients with end-stage heart disease. In: Mann DL, Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 31.
  • Januzzi JL, Mann DL. Clinical assessment of heart failure. In: Mann DL, Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 23.
  • Braunwald, E. (2013). Heart failure. JACC: Heart Failure. https://doi.org/10.1016/j.jchf.2012.10.002