6 características de los padres ausentes

Se cree que por estar presente en el hogar no se es un padre ausente. Falso. Si no hay conexión emocional con los hijos, aunque estés presente eres un padre ausente.

Los padres ausentes son aquellos que son incapaces de conectarse afectiva y emocionalmente con sus hijos. Las razones para ello son muchas y es psicológicamente complejo determinarlas.

Un padre puede dar el necesario sustento alimenticio, proveer la vestimenta que requiere su hijo, brindar una vivienda segura, pagar las cuentas de la atención médica o de la escuela, dar todos los juguetes que pida su niño, y aún así, ser un padre ausente. El vínculo de amor y respeto que lo debería unir a su hijo no se ha dado o se rompió.

Características de los padres ausentes

Se define como padre ausente al que no puede o no quiere involucrarse con su hijo. La ausencia del rol del padre deja profundas heridas y un vacío emocional en el hijo. Aunque generalmente se refiere al padre, cada vez es más frecuente encontrar a madres ausentes.

Los padres ausentes pueden presentar una, o más de una, de las condiciones que explicaremos a continuación. Si te ves retratado en alguna de ellas, es tiempo de hacer una reflexión. Busca la ayuda que consideres pertinente para restaurar el vínculo con tus hijos, antes de que las consecuencias sean irreversibles.

1. Impone su juicio

Suele ser un padre físicamente presente. Su desconexión emocional se expresa a través de la imposición de su voluntad y su punto de vista a sus hijos, sin escuchar las razones de su familia.

No le interesa, desconoce o no valora lo que piensa su hijo, aunque quizás no sea capaz de reconocerlo. Exige y obliga el logro de altas metas, pero no reconoce el esfuerzo ni sabe como reforzar las acciones positivas. Impone castigos desproporcionados a la edad de los hijos.

Padre controlador.

2. Es indolente

Aunque sea un seguro proveedor económico, no está vinculado con los intereses, ni las particularidades de sus hijos. No se involucra en las normas ni establece límites. No tiene la disposición de generar espacios para compartir con los hijos.

Debes leer: Tipos de familias tóxicas y características que las definen.

Es incapaz de brindar un elogio o de ofrecer una reprimenda a tiempo. Generalmente, deja todo el peso de la educación de los hijos a la madre. Es poco comunicativo, se limita a abastecer.

3. Inmaduro emocional

Es el tipo de padre que se niega a crecer, quiere ser un eterno adolescente. Los hijos implican una carga para su estilo de vida. No tienen la madurez para tomar las decisiones y precisar los límites que necesitan los hijos.

Tener hijos es fácil, porque no se comprometen con la responsabilidad de la crianza. Dedican más tiempo a si mismos que a los hijos. Son incapaces de ser un modelo positivo para sus hijos, ya que demandan la prioritaria satisfacción de sus propias necesidades y de no lograrlo, se enfadan.

Padre inmaduro emocional.

4. No tiene tiempo

Es el padre que por razones laborales no está en el hogar. Quizás no quiere ser un padre ausente, quizás hasta proviene de un hogar que contó con un padre positivo y amoroso, delega el rol de padre porque tiene que cumplir un exigente horario laboral para proveer el sustento del hogar.

Aunque la tecnología ofrezca opciones para “compartir” una mayor cercanía e interés en el crecimiento de los hijos, no es suficiente. El niño necesita compartir tiempo junto con su padre. El amor que expresa vía redes sociales o aplicaciones como Whatsapp no es suficiente, necesita contar con una manifestación física, con abrazos y presencia.

5. Es irresponsable

No está involucrado ni en el sostén emocional ni afectivo ni económico de los hijos. Por mucho que la madre presione, para que el padre asuma la manutención de los hijos, no lo logra.

Detrás de un padre irresponsable es posible que haya un niño que fue criado por un padre ausente, pero ello no justifica su comportamiento. Es el que niega la paternidad de un niño, o desaparece después de una separación o divorcio.

Ver también: Padres tóxicos: descubre si eres uno de ellos

6. Hay una madre absorbente o vengativa

Habría que preguntar a las madres que se quejan de que sus parejas sean padres ausentes, si ellas han permitido su presencia. Sí, efectivamente detrás de algunos padres ausentes hay madres absorbentes.

Además de las que asumen todas las responsabilidades de crianza y educación, también están las que niegan a los padres toda posibilidad de estar presentes.

La disolución de la pareja lleva a algunas mujeres a arremeter contra el padre de los hijos, es una suerte de venganza no siempre consciente, pero no por ello menos negativa para los hijos. Aunque el padre quiere estar presente e involucrarse de alguna forma con sus hijos, la mujer niega toda posibilidad.

Madre acaparadora.

¿Qué consecuencias genera el padre ausente?

Ser criados por un padre ausente tiene consecuencias serias en los hijos:

  • Problemas para relacionarse con los demás.
  • Dificultad para conectarse con las propias emociones.
  • Incapacidad de seguir normas y respetar la autoridad.
  • Incapacidad para ejercer roles de autoridad.
  • Falta de voluntad o incapacidad para estructurar y materializar los propios sueños o proyectos.

La paternidad responsable, amorosa y positiva no solamente es esencial para que los niños crezcan sanos, seguros de si mismos y con buena autoestima, sino que también brinda la posibilidad de sanar las propias heridas si fuiste criado por un padre inconsecuente.