Palpitaciones: a qué se deben, cómo tratarlas

Yamila Papa Pintor·
20 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Mario Benedetti Arzuza al
20 Julio, 2020
Para prevenir las palpitaciones es muy importante eliminar el consumo de aquellos elementos que puedan influir en su aparición. Dos muy significativos son el tabaco y el alcohol, que tienden a acelerar las pulsaciones.

Las palpitaciones del corazón son muy comunes. Y aunque generalmente no se les presta atención, algunas personas las experimentan de forma desagradable y por ello se preocupan.

Sin embargo, experimentarlas no necesariamente implica que se tenga un problema de salud grave. De hecho, la sensación de los latidos acelerados no se suele deber a una enfermedad cardíaca. No obstante, hay que estar atentos. En este artículo, te contaremos más al respecto.

Recuerda que si experimentas palpitaciones con mucha frecuencia y otras molestias, debes consultar al médico para que te haga un chequeo. Así será posible determinar qué está ocurriendo y cómo darle un tratamiento adecuado.

¿Qué saber sobre las palpitaciones?

Como veníamos comentando a anteriormente, el hecho de sentir palpitaciones no siempre es malo, así lo confirman los doctores Thompson y Shea. Algunas personas las encuentran desagradables y alarmantes, pero rara vez indican un trastorno cardíaco potencialmente mortal. Muchas personas sin enfermedad cardíaca también tienen palpitaciones en momentos puntuales.

los antiarrítmicos

Por otra parte, los doctores comentan que, en ocasiones, las personas pueden sentir los latidos con más fuerza o rapidez de lo habitual y esto puede obedecer a diversas razones, entre ellas:

También puede deberse a cuestiones tales como:

  • Consumo excesivo de café.
  • Consumo de drogas y alcohol.
  • Ansiedad, estrés, miedo, entre otros estados emocionales intensos.

Hay que tener en cuenta que, en principio, las palpitaciones son una consecuencia de la liberación de la hormona adrenalina. Por esta razón, es normal que aparezcan ante una situación de miedo o de mucha emoción.

También es habitual que se desencadenen por un ataque de pánico o por la presencia de un peligro inminente. En algunas personas con hipertiroidismo, las palpitaciones son recurrentes.

Descubre: El dolor en el pecho por ansiedad

¿Son peligrosas las palpitaciones?

Las palpitaciones no son una señal riesgo para la salud si tienen lugar de vez en cuando, o en situaciones específicas, como al hacer ejercicio intenso, por ejemplo. Sin embargo, si se presentan con regularidad y cada vez molestan más, es hora de acudir al médico para un chequeo.

Es importante precisar la periodicidad de los episodios y detectar si van en aumento, cuándo constituyen un acontecimiento regular y no una excepción, etc.

Algunas de las molestias que pueden acompañar las palpitaciones son: mareos, náuseas, cansancio, sudor frío, debilidad, dificultad para respirar, sensación de falta de aire, sensación de que el corazón late muy fuerte, dolor en el pecho y, en casos más agudos, desmayo.

Si sientes como si el corazón “se saliese del pecho y subiese por la garganta” y que te duele el tórax, pide una cita con tu médico para ver qué puede estar pasando y salir de dudas.

¿Cómo evitar las palpitaciones?

No fumar.

Los buenos hábitos o la manera en la que se afrontan los problemas y las diversas situaciones de la vida pueden ayudar a minimizar las palpitaciones. Algunos de los consejos para reducirlas o prevenirlas son los siguientes:

  • No fumar.
  • Comer sano.
  • Evitar los excesos.
  • Dejar de beber alcohol.
  • Moderar el consumo de café.
  • Realizar ejercicio de baja intensidad a diario.
  • Reducir los niveles de estrés o ansiedad mediante técnicas de relajación como el yoga, la meditación o la respiración profunda.

También sería conveniente:

  • Analizar los medicamentos que se están consumiendo.
  • Precisar antecedentes familiares de enfermedades cardíacas, hipertensión arterial o derrames.

¿Qué hacer ante un episodio de palpitaciones por estrés?

En el mismo instante en el que el ritmo cardíaco comience a ser irregular, tienes que sentarte y apoyar los pies en el suelo. El siguiente paso es respirar lento y profundo para que el abdomen se expanda cada vez que el aire ingrese a los pulmones. De esta forma, los latidos irán volviendo a la normalidad, poco a poco.

Desde luego, también se recomienda mantener la calma y no entrar en pánico. Otras técnicas útiles pueden ser las siguientes.

Maniobra de Valsalva

Consiste taparse la nariz, cerrar la boca y exhalar, aunque no puedas sacar el aire por ninguno de los dos sitios. Esto aumentará la presión en el tórax y permitirá que se reestablezca el ritmo cardíaco. Un artículo publicado en la revista SEMERGEN así lo corrobora.

Toser

Se cree que este procedimiento sirve para aumentar la presión en el pecho. A veces se emplea en personas con síntomas de preinfarto y hay quienes aseguran que es eficaz para reducir las palpitaciones. Sin embargo, este tipo de maniobras no son respaldadas por los médicos.

Beber agua fría

Quienes creen en la efectividad de esta técnica sostienen que al recibir agua fría el esófago ejerce una presión mayor sobre el corazón. También hay personas que mojan su rostro con agua helada. No se encontró ninguna evidencia científica de que estas acciones tengan alguna eficacia o inocuidad sobre las palpitaciones.

No olvides…

Antes de finalizar, vale la pena remarcar que las palpitaciones frecuentes siempre deberían ser analizadas por un médico, para que sea él quien determine las causas que las desencadenan y cuál es el tratamiento más adecuado.

  • García Rubira, J. C. (2009). Fisiología cardíacaLibro de la salud cardiovascular (pp. 41–47). Elsevier Espa8#241;a, S.L.U. https://doi.org/10.1016/B978-84-9022-927-9/00020-2
  • Brodkin, K. (2012). Hipertensión Arterial, Diagnostico y Tratamiento. Organización Panamericana de La Salud, 12. Retrieved from http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/gericuba/guia20.pdf
  • Martín Ruiz, A., Rodríguez Gómez, I., Rubio, C., Revert, C., & Hardisson, A. (2004). Efectos tóxicos del tabaco. Rev. Toxicol21(2–3), 64–71. https://doi.org/10.1670/183-03A
  • Estrés, E. D. E. L., & Merino, G. (2007). Efectos del estrés laboral. In Efectos del estres laboral (pp. 1–33). Retrieved from http://148.245.4.14/ControlMedico/Difusion/Documents/Estres Laboral.pdf
  • Gómez Moraga, A., & ELSEVIER. (2016, octubre 26). Maniobra de Valsalva para la reversión de taquicardia supraventricular . Recuperado 10 de abril de 2020, de https://www.elsevier.es/es-revista-medicina-familia-semergen-40-congresos-38-congreso-nacional-semergen-45-sesion-area-urgencias-2950-comunicacion-maniobra-valsalva-reversion-taquicardia-supraventricular-32304
  • Vilar, D. D. A., Vilar, M. S. D. A., Brandão, M. P., Anjos, C. J. F. D., & Silva, A. E. (2019). Plantas medicinais: um guia prático.
  • Magaldi, L., & Universidad Central de Venezuela. (2009, septiembre 1). “INFORMACIÓN  SOBRE  LOS  POSIBLES  EFECTOS  TÓXICOS  DE  LA  MANZANILLA  Y  EL  ANIS  ESTRELLADO  QUE      PROPORCIONA  EL  PROFESIONAL DE ENFERMERÍA A LAS MADRES DE MENORES DE UN AÑO  EN  EL    CENTRO  DE  ASESORAMIENTO  TOXICOLÓGICO  (CATOX)  DE  LA  CIUDAD  HOSPITALARIA  DR.  ENRIQUE  TEJERA  DURANTE  EL  SEGUNDO  SEMESTRE DEL 2008 Y EL PRIMER SEMESTRE  DEL 2009”. Recuperado 10 de abril de 2020, de http://docs.bvsalud.org/biblioref/2018/01/877969/informacion-sobre-los-posibles-efectos-toxicos-de-la-manzanilla_b3KahWq.pdf
  • Vásquez Vásquez, S. S., & Leon Quispe, S. N. (2019). Facultad de ciencias farmacéuticas y bioquímica estudio del extracto acuoso del mesocarpio de cucurbita ficifolia b.(calabaza) y su efecto antioxidante en la lipoperoxidación inducida por paracetamol en hígado de ratas holtzman.
  • Antúnez, M. (2020). Effects of grapes products on cardiovascular disease risk factors. Archivos Latinoamericanos de Nutrición, 70(2).
  • Siedentopp, U. (2010, enero 1). La miel: producto alimenticio y medicinal eficaz contra la inflamación, la tos y la ronquera | Revista Internacional de Acupuntura. Recuperado 10 de abril de 2020, de https://www.elsevier.es/es-revista-revista-internacional-acupuntura-279-articulo-la-miel-producto-alimenticio-medicinal-S1887836910700132