Palpitaciones: a qué se deben, cómo tratarlas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Mario Benedetti Arzuza el 24 diciembre, 2018
Yamila Papa Pintor · 27 febrero, 2016
Para evitar las palpitaciones, es muy importante desterrar el consumo de todos aquellos elementos que puedan influir en su aparición. Dos muy significativos son el tabaco y el alcohol, que tienden a acelerar las pulsaciones.

Las palpitaciones del corazón son una sensación desagradable y más común de lo que se cree. Experimentarlas no implica que se tenga un problema de salud grave; un gran porcentaje de los latidos acelerados no se deben a una enfermedad cardíaca. No obstante, hay que estar atentos. En este artículo, te contaremos más al respecto.

¿Qué saber sobre las palpitaciones?

La definición médica indica que se trata de una irregularidad o una anormalidad en los latidos del corazón. En estos casos, la frecuencia es más rápida que lo habitual y puede deberse a diversas razones, entre ellas:

  • Tipos de actividades cotidianas.
  • Exceso de ejercicio.
  • Fumar.
  • Consumir alcohol.
  • Beber mucho café.
  • Consumir drogas.
  • Ingerir ciertos medicamentos.
  • Estados de ansiedad o estrés.
  • Problemas congénitos.

Síntomas

Al padecer palpitaciones, los síntomas más frecuentes son:

  • Falta de aire.
  • Mareos.
  • Sentir que el corazón late muy fuerte.
  • Debilidad.
  • Náuseas.
  • Desvanecimiento.
  • Cansancio.
  • Dolor en el pecho.
  • Desmayos.
  • Sudor frío.

La sensación que se experimenta es estresante, porque la mayoría piensa que está por tener un ataque cardíaco. Sin embargo, es preciso entender que las palpitaciones son una consecuencia de la liberación de la hormona adrenalina y que, por esta razón, aparecen cuando estamos ante una situación de miedo o de mucha emoción.

Asimismo, los latidos del corazón pueden aumentar cuando estamos muy ansiosos por una situación o incluso cuando pensamos en la persona amada.

Por otra parte, las causas pueden ser psicosomáticas y desencadenarse ante un ataque de pánico o un inminente peligro. En algunas personas con hipertiroidismo, las palpitaciones son recurrentes.

Lee también: Cómo disimular el cansancio en el rostro en 10 minutos

Corazón

¿Son peligrosas las palpitaciones?

Si bien no son un riesgo para nuestra salud si ocurren de vez en cuando o en situaciones específicas, es preciso tenerlas en cuenta si la periodicidad de los episodios va en aumento. Cuando constituyen un acontecimiento regular y no una excepción, es necesario consultar con un médico.

Aquellos individuos que padecen palpitaciones indican que sienten como si el corazón “se saliese del pecho y subiese por la garganta” y que les duele mucho el tórax. A continuación, hablaremos de las medidas preventivas para evitar este malestar.

Cómo evitar las palpitaciones

Los buenos hábitos o la manera en la que se afrontan los problemas y las diversas situaciones de la vida pueden minimizar las palpitaciones. Algunos de los consejos para reducirlas o prevenirlas son:

  • Analizar los medicamentos que se estén consumiendo.
  • Recordar antecedentes familiares de enfermedades cardíacas, hipertensión arterial o derrames.
  • No fumar.
  • Dejar de beber alcohol y café.
  • Llevar un diario en el que se indiquen los ritmos cardíacos y en qué momento se producen las palpitaciones.
  • Determinar en qué situación concreta el corazón late a mayor velocidad.
  • Realizar ejercicio de baja intensidad y bajo supervisión del médico.
  • Reducir la ansiedad mediante técnicas de relajación como el yoga o la meditación.
  • Respirar profundamente.
  • Llevar una vida saludable y una dieta equilibrada.

¿Qué hacer ante un episodio de palpitaciones?

En el mismo instante en el que el ritmo cardíaco comience a ser irregular, tienes que sentarte y apoyar los pies en el suelo. El siguiente paso es respirar lento y profundo para que el abdomen se expanda cada vez que el aire ingresa a tus pulmones. De esta forma, los latidos irán volviendo a la normalidad de a poco.

Desde luego, también se recomienda mantenerse calmo y no entrar en pánico. Otras técnicas interesantes pueden ser las siguientes:

Maniobra de Valsalva

Se trata de taparse la nariz, cerrar la boca y exhalar, aunque no puedas sacar el aire por ninguno de los dos sitios. Esto aumentará la presión en el tórax y permitirá que se reestablezca el ritmo cardíaco.

Toser

Este procedimiento sirve también para aumentar la presión en el pecho. Se emplea para personas con síntomas de un preinfarto y es muy bueno para reducir las palpitaciones.

Beber agua fría

Beber agua fría

Quienes ratifican la efectividad de esta técnica sostienen que el esófago, al recibir el agua fría, realiza una presión mayor sobre el corazón. También hay personas que mojan su rostro con agua helada.

Tratamientos naturales para las palpitaciones

Además de los trucos que mencionamos antes, es aconsejable el uso de los siguientes remedios naturales para reducir las palpitaciones.

Anís

Ayuda a tratar todo tipo de irregularidades cardíacas debido a sus propiedades calmantes. Se trata de una planta aromática usada en la gastronomía, pero que también sirve como medicina en caso de latidos acelerados. Se recomienda consumir dos tazas al día de té de anís; puedes conseguirlo en las dietéticas.

Hojas de calabaza

El zapallo o calabaza es un perfecto remedio casero para tratar las palpitaciones. Únicamente utilizarás las hojas, que tienen sustancias que calman el sistema nervioso. También puedes realizar un té de la siguiente manera.

Ingredientes

  • 1 puñado de hojas de planta.
  • 1 litro de agua.

Preparación

  • Calienta el agua con las hojas de calabaza.
  • Una vez que haya entrado en ebullición, cuela y deja que se entibie un poco.
  • Añade una cucharada de la infusión en medio vaso de agua y consume; se suele indicar un máximo de tres tomas al día.

Te puede interesar: Descubre las propiedades depurativas de la calabaza

Uvas

Palpitos

Las uvas conforman un remedio natural muy eficaz, que ayuda a prevenir cualquier problema cardíaco porque fluidifica la sangre y, al mismo tiempo, favorece el sistema circulatorio.

Es mejor que consumir una copa de vino tinto con las comidas, porque con las uvas se aprovechan todas sus propiedades de manera natural y sin el alcohol como protagonista.

Miel

No hay dudas de que la miel de abejas es un fantástico aliado para la salud. Este alimento medicinal, que se emplea desde la antigüedad, nos ofrece miles de virtudes; entre ellas, permite controlar el ritmo cardíaco y evitar los latidos acelerados. Se aconseja consumir una cucharada en ayunas. A la hora de dormir, podemos tomar la siguiente mezcla.

Ingredientes

  •  ½ taza de agua (125 ml).
  • Jugo de ½ limón.
  • 1 cucharada de miel (25 gr).

Preparación

  • Calienta media taza de agua.
  • Cuando esté tibia, añade el jugo de medio limón y una cucharada de miel.
  • Consúmelo antes de acostarte.

Antes de finalizar, cabe remarcar que las palpitaciones siempre deberían ser analizadas por un médico, para poder hallar el origen que las desencadena. Una vez que se descarten riesgos mayores, el cambio de hábitos y los remedios caseros aquí comentados pueden ayudar a calmar sus síntomas.

  • García Rubira, J. C. (2009). Fisiología cardíacaLibro de la salud cardiovascular (pp. 41–47). Elsevier Espa8#241;a, S.L.U. https://doi.org/10.1016/B978-84-9022-927-9/00020-2
  • Brodkin, K. (2012). Hipertensión Arterial, Diagnostico y Tratamiento. Organización Panamericana de La Salud, 12. Retrieved from http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/gericuba/guia20.pdf
  • Martín Ruiz, A., Rodríguez Gómez, I., Rubio, C., Revert, C., & Hardisson, A. (2004). Efectos tóxicos del tabaco. Rev. Toxicol21(2–3), 64–71. https://doi.org/10.1670/183-03A
  • Estrés, E. D. E. L., & Merino, G. (2007). Efectos del estrés laboral. In Efectos del estres laboral (pp. 1–33). Retrieved from http://148.245.4.14/ControlMedico/Difusion/Documents/Estres Laboral.pdf