Pan armenio

Para que esta receta nos salga bien es fundamental respetar los tiempos de fermentación y cocción de la masa. Si queremos que quede blanda deberemos envolverla en un paño húmedo antes de cocerla

El pan armenio, también conocido como Lavash, es un pan plano y suave similar a una tortilla. En general, existen dos formas de prepararlo, uno que adquiere una contextura flexible, que usamos frecuentemente como ingrediente de envoltura (por ejemplo en los Wraps); el otro tiene una contextura dura, seca y quebradiza.

En general, se utiliza más el pan flexible, pues cuenta con mayor número de usos, al igual que conserva mejor los sabores. El pan duro se usa casi exclusivamente para los momentos en que la ocasión lo demande, por ejemplo dentro de los usos rituales de las eucaristías de la iglesia apostólica armenia. Sin importar el uso que le des, te enseñamos a prepararlo para que empieces a explorar nuevas recetas:

Ingredientes

  • 25 gramos de levadura de cerveza
  • 600 centímetros cúbicos de agua tibia
  • 1 kilo de harina
  • 1 cucharada de sal
  • 1 cucharada pequeña de azúcar

Levadura-de-cerveza

Preparación

La preparación de este pan es realmente sencilla. Ten en cuenta los tiempos de reposo de la masa, son importantes para la receta. El tiempo de preparación es largo, así que no la consideres si necesitas una receta rápida.

Empieza por poner la levadura en un bol grande y disolverla en un poco de agua tibia. Una vez se haya disuelto, adiciona lo que queda del agua junto con la sal y el azúcar. Mezcla hasta que todo esté bien integrado.

Cuando tengas todo bien incorporado, empieza a adicionar la harina tamizándola previamente. Amasa hasta que obtengas una masa compacta. Haz una bola con la masa, déjala reposando en el bol cubierto con un paño para que fermente. Esto tomará cerca de 1 hora.

Pasado ese tiempo, reamasa para darle suavidad y deja que se fermente durante otras 2 horas. Precalienta el horno a 200ºC y divide la masa en porciones del tamaño de una pelota de tenis, espolvorea una superficie en la que puedas trabajar la masa con harina, para evitar que se pegue y empieza a aplanar cada una de las bolitas con un rodillo de cocina. La idea es lograr una masa plana, de no más de 2 milímetros de grosor, cada bolita te dará para un pan de unos 20 centímetros de diámetro.

Pincha la masa con un tenedor para evitar que se infle o le salgan burbujas y coloca las planchas sobre una bandeja para hornear y llévala al horno durante 3 minutos, solo hasta que se doren un poco.

En la medida en que se vayan horneando, apílalos en una bandeja para que conserven el calor. Puedes servirlos inmediatamente o guardarlos en el refrigerador dentro de una bolsita de plástico, suele conservarse bien durante semanas.

tortitas panqueques

Consejos adicionales

  • En caso de que te haga falta, puedes agregar más agua, pero no agregues mucha, puedes dañar la consistencia del pan, aunque se soluciona con un poco más de harina.
  • En algunas regiones le añaden semillas de sésamo tostadas, después de que la masa ha fermentado.
  • Si quieres que tu pan quede blando, envuélvelo en un paño húmedo antes de ponerlo en el horno.