Pan blanco o integral: ¿Cuál es la mejor opción?

Si bien el pan integral contiene más fibra y es más beneficioso para nuestro tracto gastrointestinal, lo importante es cuidar de los alimentos con los que lo acompañamos

Uno de los debates alimenticios más polémicos que existen en la actualidad tiene que ver con el tipo de pan que consumimos a diario.

Lo curioso es que muchas personas hacen su elección sin conocer a fondo la diferencia entre ambos productos… ¿Es mejor el pan blanco o el integral?

Ciertamente, el pan es más saludable en sus variedades integrales, pero la mayoría no entiende el verdadero porqué. Sorprende la cantidad de dudas y mitos que se ciernen sobre uno de los alimentos más conocidos de todo el planeta.

¿Realmente el pan nos hace subir de peso y es perjudicial para nuestra salud? ¿Es mejor el de color marrón? Hay cosas que debemos ponderar antes de sacar conclusiones al respecto.

El pan integral es más… ¿nutritivo?

Bajo su mezcla tradicional, el pan está constituido por tres partes después de ser horneado: el salvado, el germen y el almidón. Esta estructura es clave para comprender la diferencia entre los panes blancos y los de coloración marrón.

Mientras que la harina del pan blanco solo se compone de almidón, en los productos integrales se mantienen tanto el salvado como el germen.

Esto permite la conservación de los nutrientes más valiosos de la semilla de trigo.

  • En consecuencia, es un grave error creer que su presentación integral tiene los mismos efectos que un producto dietético.
  • A lo sumo, este será capaz de aportar un mayor número de nutrientes bajo el consumo de cantidades más pequeñas.

¿Quieres conocer más? Lee: Arroz integral y té verde: dos alimentos clave en tu alimentación

¿Todos los panes marrones son integrales?

Todos los panes marrones son integrales

El hecho de que sea marrón no siempre significa que sea integral. A decir verdad, existen algunas presentaciones refinadas a las cuales se les agrega un complemento de salvado para obtener tal coloración.

Además, algunas masas suelen ser enriquecida con diversas vitaminas B y, aunque puede ser muy convincente, esto sería similar a consumir pan blanco.

Muchas personas creen que están comprando un alimento integral basados simplemente en la coloración del producto.

Lo peor es que las tiendas los venden como si estos fueran productos naturales.

Entonces… ¿Por qué el pan blanco es menos sano?

Básicamente, el problema está en los procesos de refinado que se utilizan para darle una coloración, aspecto y textura mucho más “comerciales”.

En ellos, cada pieza pierde fibra, minerales y grasas naturales útiles.

Al tener un menor contenido en fibras, nos perdemos de una propiedad maravillosa que sí mantiene el pan integral: se trata de la facilidad de producir heces y desechar los alimentos con mayor rapidez del tracto intestinal.

Por otro lado, es probable que necesitemos mayores cantidades de la versión blanca para sentirnos realmente saciados.

En busca del bollo ideal

En busca del bollo ideal

Todo lo dicho anteriormente demuestra que la cantidad de calorías no representa una diferencia entre ambos productos. Lo aconsejable es consumir la mezcla que sea más saludable, natural y rica en fibras.

¿Y cuál es la mejor opción? Lo más aconsejable es un producto hecho a base de harina integral, elaborado a partir de granos enteros.

De esta forma, aseguramos una masa con mayor cantidad de fibra, vitaminas y nutrientes más enteros.

Por otra parte, se deben evitar las mezclas con un elevado contenido de azúcares y gluten. En resumen, lo dañino o no que sea este alimento dependerá siempre de los componentes que integren la masa.

Beneficios del pan blanco o integral

Lejos de lo que se piensa, consumir pan de forma moderada genera notables beneficios en la salud.

  • Las fibras facilitan la limpieza del tracto intestinal, facilitando la expulsión de los desechos por medio de las heces fecales.

El consumo de pan también podría ayudarnos a cuidar de nuestra salud cardiovascular. Para ello, debemos comer al menos 2 o 3 porciones pequeñas equivalentes a 70 gramos al día.

  • A las personas con diabetes se les recomienda la ingestión moderada de panes integrales.
  • Esto es debido a que estos generan menos alteraciones en el índice glucémico que la mayoría de los productos refinados.

Visita este artículo: 6 aspectos de la diabetes que debes conocer

Consumo moderado de pan blanco o integral

pan integral

Desde esta perspectiva, lo dañino del pan blanco o integral tiene que ver con las salsas o mezclas con que lo tomemos, más que con el pan mismo.

  • Otro inconveniente está en los productos utilizados para untar o rellenar el pan.
  • Mezclarlo recurrentemente con mantequilla, embutidos y demás acompañantes con alto contenido calórico representa un grave peligro para nuestra salud a futuro.

Lo aconsejable es alternar esta gran fuente de carbohidratos con otras opciones como la pasta, arroz, avena o quinoa, entre otros.

Si los ingredientes son de alta calidad y se consumen de forma moderada, lo único que obtendremos del pan son beneficios para el mantenimiento de nuestra salud.

Te puede gustar