Pan de higo: conoce la mejor receta

Jose Popoff · 26 diciembre, 2018
Esta receta es muy ligera, ya que no cuenta con leche animal, mantequilla ni huevos. Descubre más acerca de esta deliciosa receta a continuación.

El pan de higo es un alimento con una textura muy suave, esponjoso y muy sustancioso. Los higos son los que le brindan la jugosidad. 

Resulta muy fácil de elaborar y es un exquisito acompañante para muchas comidas (tanto saldas como dulces) durante la temporada de otoño e, incluso, en invierno.

Biológicamente no se le considera un fruto en sí, sino más bien una infrutescencia, es decir un conjunto de frutos.

En este aspecto es similar a las fresas y a las piñas. Las primeras cosechas de higuero están constituidas por brevas.

En la antigua Grecia el higo era parte importante de la nutrición de los atletas y soldados, y era conocido como el “fruto de los filosofos”.

Los higos son frutos característicos del otoño. En el hemisferio norte, las brevas ocurren entre los meses de junio y julio y las segundas cosechas de higos se recogen a finales de agosto y durante el mes de septiembre.

En el hemisferio sur, las brevas se recogen en diciembre y los higos en marzo.

Propiedades nutricionales del higo

Pan de higo.

  • Los higos tienen un porcentaje de agua que se encuentra entre un 70 y un 80%.
  • Tienen entre un 12 y 19% de carbohidratos, específicamente fructosa, glucosa y sacarosa.
  • Son ricos en vitaminas y minerales como ser el potasio, el magnesio, calcio, fósforo, betacarotenos, vitamina C. Algunos de estos nutrientes tienen funciones antioxidantes.
  • Tienen un importante aporte de fibra.
  • Este alimento se puede consumir fresco o seco. Es importante notar entonces que su valor nutricional varía considerablemente.
  • El fruto fresco está compuesto de 80% de agua y 12% de azúcar aproximadamente. Cuando está seco tiene solamente un 20% de agua y un 48% de azúcares.
  • Al estar los higos secos, el efecto del potasio se intensifica y también aumenta la cantidad de fibra.
  • Los higos secos también aportan más magnesio, calcio, fósfore e incorporan además sodio, yodo y zinc, así como vitaminas A, C, D, E y del complejo B.

 El pan de higo es una receta original de la sierra cordobesa, España, con un aroma y sabor exquisitos. Tradicionalmente se come en Septiembre.

Beneficios del Higo

Varios estudios demuestran la capacidad antioxidante de los higos, lo que los covierte en un alimento muy beneficioso para la salud.

Adicionalmente, otras investigaciones han encontrado que el higo puede ser de ayuda en tratamientos de salud y cosméticos.

  • Ayuda a nivelar los niveles de insulina y grasa de los diabétricos.
  • Se usa en tratamientos de piel como eczema, vitiligio y psoriasis.
  • Ayuda a humectar y fortalecer el cabello.

Visita este artículo: Higos: energía natural. Dulces, pero adecuados para tus huesos

Ingredientes para preparar el pan de higo

Ingredientes para receta higos y nueces.

  • 1 litro de agua.
  • 1 kg de higos secos.
  • 2 tazas de nueces (200 g)
  • Pizca de clavo molido.
  • 1 manojo de hinojo (250 g).
  • 1 cucharadita de canela molida (3 g).
  • 2 cucharadas de ajonjolí tostado (10 g).
  • 2 tazas + 1/4 de almendras tostadas (250 g).

Preparación del pan de higo

  1. Retira el rabo de los higos y pártelos en trozos pequeños.
  2. Parte el hinojo en pedazos muy pequeños.
  3. Pon a hervir el agua en una olla y deposita ahí los trozos de hinojo. Déjalos hervir durante 10 min y luego cuela el hinojo.  No tires el agua hervida.
  4. Coloca el agua hervida de nuevo en una cacerola más grande que la anterior y agrega agua suficiente para poder escaldar los higos.
  5. Vuelve a hervir el agua. Cuando esté en ebullición, coloca los higos en trozos y hierve durante 4 minutos.
  6. Retira los higos con un tamiz o colador.
  7. Parte las almendras y las nueces. Luego escaldéalas en agua un poco.
  8. Pela las almendras y tuéstalas un poco removiendo constantemente para evitar que se quemen.
  9. Pon a tostar el ajonjolí en una sartén.
  10. Muele las almendras y las nueces tostadas.
  11. Pon los hígados de nuevo en la cacerola y añade los frutos secos tostados, el clavo molido, la canela y el ajonjolí en polvo.  Remueve todo muy bien.
  12. En un molde para hornear, coloca un film para evitar que la torta se adhiera al mismo a menos que estés utilizando un molde desmontable.
  13. Añade la pasta de higos, poco a poco, y aprieta con una cuchara para asegurarte que se adhiera bien al molde.
  14. Cierra el film cuando hayas alcanzado una altura de 3 a 4 centímetros y presiona con la base del molde para que quede plano. Puedes de hecho utilizar varios moldes pequeños en lugar de solamente uno.
  15. Retira el film y ponlos sobre una superficie cubierta con papel aluminio. Tápalos con una gasa y añade algo de peso encima.
  16. Déjalos reposar durante un día para que se aireen.
  17. Luego de un día, remueve el peso pero deja la gasa durante por lo menos dos días más.

Después de estos dos días, estarán listos tus panes de higos para que los puedas disfrutar.

Puedes comerlo al natural o puedes acompañarlos con alguna mermelada de frutos del bosque. Hay quienes también acompañan el pan de higo con una rica taza de café con leche.

Descubre más sobre: Los frutos secos, aportes para una dieta saludable

Debido a que los ingredientes se prestan para una alimentación balanceada, el pan de higo se puede degustar sin ningún tipo de remordimientos. Además, disfrutaremos del contenido nutricional de los frutos secos.