Pan de pita con pollo

Además de poder adaptar el nivel de cocción del pan de pita a nuestros gustos, al prepararlo en casa nos aseguramos de que todos sus ingredientes son naturales

Vamos a aprender a preparar un delicioso pan de pita con pollo. Estos famosos panes son planos y se consiguen a base de enriquecer la masa del pan con aceite de oliva. Luego se hornean a temperaturas muy altas, por lo que se obtiene un pan hueco en el centro y con una corteza dura. Perfecto para rellenar.

Por su parte, el pollo es un ingrediente muy versátil, que permite preparaciones que van desde lo dulce, hasta lo salado, pasando por lo amargo, lo picante y lo ácido. Además, se puede acompañar de frutas, verduras o tubérculos. El pollo será un aliado perfecto en muchas de tus preparaciones. Y es nutritivo y saludable.

Así que presta mucha atención, pues te enseñaremos a preparar esta receta tan equilibrada como exquisita. No es demasiado complicada de hacer y sorprenderás a tu familia e invitados.

Cómo preparar el pan de pita

Pan de pita

Vamos a explicar, primero, cómo hacer el pan de pita. Luego mostraremos en detalle cómo hacer el relleno para conseguir esta rica receta.

Ingredientes

  • 375 ml de agua (aproximadamente taza y media)
  • 560 g de harina de fuerza (la que tenga mayor contenido de gluten)
  • 1 cucharada de sal (5 g)
  • 1 sobre de levadura seca granulada de panadería.
  • 25 ml de aceite de oliva

Preparación

La elaboración del pan de pita no es muy difícil, pero tiene algunos detalles que debes tener en cuenta una vez inicies la preparación. Estos son los pasos:

  1. Lo primero es disolver la levadura en un poco de agua y mezclarla con el aceite de oliva.
  2. Después deberás realizar un volcán con la harina y en el hueco, le agregas la mezcla que acabas de preparar.
  3. Amasa con las manos hasta integrar todos los ingredientes y conseguir una masa homogénea y elástica.
  4. Utilizando una tabla grande, espolvorea un poco de harina encima y refina la masa.
  5. Aceita un cuenco hondo e introdúcela allí. Sella el borde con un film transparente y déjalo en la cocina a temperatura ambiente.
  6. Verás cómo en la medida en que la masa fermente empezará a subir como un pastel al horno, aunque esto puede tomar unas 2 horas.
  7. Pasado este tiempo, cortamos la masa en 4 porciones. Hacemos bolitas con cada porción, si quedan muy grandes puedes sacar más.
  8. Las amasamos con el rodillo hasta que tengan un grosor de 4 o 5 milímetros.
  9. Ahora déjalas reposando en una bandeja y espera que suba durante aproximadamente 15 minutos.
  10. Pon a calentar el horno en su nivel máximo, junto a una bandeja con un poco de aceite de oliva. Pasados 10 minutos saca la bandeja y pon la masa, métela en el  horno y déjala hasta que el pan empiece a dorarse
  11. Una vez esté dorado, saca el pan de pita del horno y deja reposar.

¿Quieres sorprender?  Prepara unas deliciosas mini hamburguesas de cordero

Cómo preparar el relleno

Relleno para el pan de pita

Vamos a hora con el relleno para dar el toque final al pan de pita. También es muy fácil de preparar.

Ingredientes

  • ½ cebolla
  • 2 tomates
  • 1 cucharada de perejil (15 g)
  • 8 cucharadas de mayonesa
  • 1 cucharada de zumo de limón (15 ml)
  • 2 pechugas de pollo
  • Pimienta
  • 8 hojas de lechuga
  • Aceite vegetal

Preparación

  1. Filetea las pechugas con un corte mariposa y pon la sal y la pimienta.
  2. Calienta un poco de aceite de oliva y dora las pechugas. Ahora puedes cortarlas en dados.
  3. Si no te gusta el sabor de la cebolla cruda, sofríela en un poco de aceite.
  4. Mezcla en un bol la cebolla, el pollo, la mayonesa y el resto de ingredientes.

Ahora, ya solo queda rellenar el pan de pita. Para ello, haz un corte por un lado, verás que han quedado huecos en el interior. Introduce un pedazo mediano de lechuga, que le dará textura y agrega el relleno. Sirve con una ensalada verde o con un puré de papas.

Aprende cómo hacer burritos veganos en simples pasos

Consejos adicionales

La levadura seca es mucho más resistente que la levadura fresca. Sin embargo, debes cuidar de que no guarde humedad. Cierra bien el sobre después de usarla.

Para refinar la masa, lo que tienes que hacer es estirarla mientras la retuerces en tus manos. Después une los extremos y amasa con la palma de la mano. Debes repetir este proceso por lo menos 10 minutos. Recuerda añadir harina a cada tanto, para que la masa no se pegue, pero no pongas demasiada o se pondrá dura.