¿Cómo hacer pan integral de espelta?

Maite Córdova · 23 junio, 2018
La espelta es una subespecie del trigo y cuenta con menos calorías. Aunque podemos encontrar pan de espelta en algunos mercados, también podemos elaborarlo nosotros mismos

Hoy en día, cuando vamos a una panadería, es muy común ver una sección especialmente dedicada al pan integral de espelta. El precio de este suele ser considerablemente elevado con respecto a los panes más comunes, por lo que, aunque la curiosidad nos llame, tendemos a no probarlo. Para solucionar esto, te proponemos que aprendas a preparar tu propio pan integral de espelta.

La espelta es un tipo de trigo (una subespecie, para ser específicos), con lo cual, se trata de un cereal. Tiene menos calorías que el trigo de uso común y, en cambio, tiene un alto contenido de lisina: un aminoácido difícil de encontrar en otros cereales y que, en líneas generales, complementa una buena nutrición. Se estima que por cada 100 gramos que se consuma, se obtiene 15 gramos de proteínas.

Los cereales integrales suponen un gran beneficio para la salud si se incluyen en la dieta con regularidad, principalmente debido al hecho de que ricos en fibra, ácidos grasos esenciales, vitaminas del grupo B, E, y minerales tales como el zinc, el hierro y el selenio. Dichos elementos ayudan a mantener un peso saludable, mantener el equilibrio hormonal, mejorar la respuesta de insulina y glucosa, gozar de una buena salud gastrointestinal.

Asimismo, mejoran la salud cardiovascular en los siguientes términos:

  • Ayudan a disminuir la presión arterial.
  • Reducen el riesgo de sufrir enfermedades coronarias.
  • Ayudan a reducir los niveles de colesterol malo (HDL).

Aprende a preparar un delicioso pan integral de espelta

Ingredientes

  • 1 pizca de sal
  • 1 vaso de agua tibia (200 ml)
  • 1 sobre de levadura  fresca (15 g)
  • 3 tazas de harina de espelta (300 g)
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra (15 ml)

Utensilios

  • 1 cuchara
  • 1 rodillo
  • 2 boles especiales para horno (preferiblemente de vidrio y con tapa)

Lee también: Pan integral casero

La fibra equilibra la alimentación diaria y evita el estreñimiento.

Preparación

  1. Llevamos las dos tazas de agua al microondas durante un par de minutos para que se caliente un poco.
  2. En un bol, vertemos el agua tibia y la mezclamos con la levadura. Removemos hasta que esta se disuelva por completo. Luego, añadimos una el aceite de oliva.
  3. A continuación, añadimos al líquido la harina de espelta, poco a poco, y removiendo constantemente para que se comience a formar una masa. La idea es amasar hasta que deje de ser pegajosa. Al final, hacemos una bola completa de masa.
  4. Aparte, engrasamos el otro bol de vidrio con apenas una ligera capa de aceite de oliva y colocamos allí la bola. Cubrimos el bol con la tapa y la dejamos reposar durante unos 15 o 20 minutos.
  5. Precalentamos el horno a 110 ºC.
  6. Una vez transcurridos los 20 minutos, llevamos el bol con la masa dentro al horno durante unos 40 minutos a una temperatura de 230 ºC.
  7. A los 40 minutos, apagamos el horno, quitamos la tapa del bol y lo colocamos boca abajo sobre una rejilla para que se enfríe. De esta manera, nos aseguraremos de que el pan no pierda su volumen. Lo dejamos allí hasta que el pan caiga por sí solo sobre la rejilla, ya que si lo forzamos, podemos hacer que se quiebre.

Ver también: Prepara colada de pan que tus hijos amarán

Preparación alternativa

  1. Disolvemos la levadura en el agua. Seguidamente, añadimos la harina de espelta junto con 3 tazas de harina de fuerza (lo cual equivale a 300 gramos). Añadimos la sal y dejamos un espacio en el medio del recipiente para verter el aceite de oliva.
  2. Mezclamos todos los ingredientes con ayuda de una cuchara y procedemos a amasar con las manos. Debemos conseguir una masa lo suficientemente elástica y fácil de manipular.
  3. Una vez tengamos lista la masa, hacemos una bola con ella y la dejamos reposar en un recipiente con tapa durante unos 45 minutos para que duplique su volumen. Una vez transcurrido este tiempo, podemos volver a amasar y a hacer la forma que deseemos para el pan (redonda, ovalada, etc.).
  4. Precalentamos el horno a 200 ºC.
  5. A continuación, espolvoreamos con un poco de harina una bandeja y colocamos encima la masa del pan. Llevamos la bandeja al horno durante unos 35 o 40 minutos. Sabremos que el pan está bien cocido si, al golpear la base, el sonido que produce es hueco.
  6. Retiramos del horno y dejamos enfriar a temperatura ambiente.

Como habrás podido comprobar, el pan integral de espelta es muy fácil de preparar y no toma mucho tiempo. El secreto para conseguir un buen pan a la primera, está en respetar los tiempos de amasado, cocción y reposo, con lo cual, no hace falta ninguna técnica especial ni un ingrediente imposible de encontrar en el supermercado.

Así que ya no tienes excusa para dejar pasar la oportunidad de preparar esta delicia. ¡Anímate! El resultado valdrá la pena.